lunes, 24 de noviembre de 2014

Rammstein – Rosenrot (2005)



Por causa de ciertos problemas, no pude publicar ayer mi segunda entrada del Top 100 de RYM. Así que, para que no me echéis mucho de menos, os voy a dejar esta breve crítica de un disco que considero bastante infravalorado.

Rosenrot no es lo mejor de Rammstein. Eso es un hecho bastante consensuado, aunque se podría discutir al respecto: sea como sea, el trabajo, que llegaba apenas un año después de Reise, Reise, es el disco (incluyendo directos y recopilatorio reciente) peor valorado del grupo alemán. Desde su publicación habrían de pasar cuatro años para el siguiente trabajo de estudio, Liebe Ist Für Alle Da, lo que demuestra que quizás no tenían las cosas tan claras como poco antes de este trabajo (aunque ahora llevamos ya cinco años de espera… eso da que pensar).

En muchos sentidos, Rosenrot es un disco atípico. Sí, es pesado, es industrial, es duro, tiene ese sello Rammstein… pero si hubiera de buscar una palabra que lo definiera sería la de “melancolía”, o “languidez”, una sensación que prevalece tras escuchar muchos de los temas y, por supuesto, en el conjunto general.

A pesar de ello, el disco se abre de manera bastante intensa, con ese “Benzin” en el que solo logro entender un buen puñado de nombres de cosas inflamables o combustibles. Casualidad o no, las baterías, los gritos desaforados y el sentir general de la canción recuerdan un tanto a “Feuer Frei!”. Y es el típico tema muy de tocar en directo, al igual que el siguiente corte, “Mann gegen Mann”, un tema que habla de las relaciones homosexuales desde un punto de vista bastante ácido y crítico (no de los homosexuales, por supuesto, sino de los comportamientos homófobos... el vídeo es muy explícito en ese sentido, creo).


El tema del amor es una constante en el disco, pero siempre tratado de manera “atípica”. Pasaba con la anterior y pasa también con el tema homónimo al trabajo, “Rosenrot”, una canción basada en un precioso poema de Goethe (y dice wiki que también en una historia de los hermanos Grimm, cosa que no sabía yo), donde una joven pide a su amado que recoja una flor para ella, y el otro escala y, básicamente, cae y la palma. Muy romántico todo. Los versos centrales del estribillo (“Tiefe Brunnen muß man graben / wenn man klares Wasser will. / Rosenrot, oh Rosenrot, / Tiefe Wasser sind nicht still”) no solo son preciosos, sino que me parecen uno de los fragmentos más geniales de su discografía.

Para mí, personalmente, y con respeto de los dos primeros temas (que son buenos, pero no terminan de encajar en la tónica general, opino), el verdadero núcleo del disco empieza en ese tercer corte, y se extiende hasta, por lo menos, “Stirb nicht vor mir (Don’t die before I do)”, una balada romántica muy poco al uso del grupo, donde lo único industrial es la voz de Till (e incluso esta está suavizada). Las baterías no son demasiado contundentes, el piano sustituye por completo a la guitarra (que no tiene distorsión, cosa notable) y el teclado tiene una presencia más bien discreta. La tónica de mezclar inglés y alemán en la canción, que ya probaran en el disco anterior con “Amerika”, funciona mejor aquí al abandonar la vis cómica en favor del sentimentalismo y la profundidad del tema (otra letra de un amor que, en mi opinión, tiene más de muerte que de vida), y al contar con la magnífica presencia de Sharleen Spiteri, la conocida cantante de Texas.

Los dos temas que preceden a este, “Spring” y “Wo bist du?”, se encuentran entre lo más granado del disco, aunque la idea en ambos es la misma, tanto en temática como en composición. En una, es un suicidio involuntario (por una confusión de una masa enfurecida y muy pa’ allá); en la segunda, del que ha perdido a su amada en brazos de la muerte. Ambas son baladas duras, muy corales, con guitarras y baterías contundentes, y estribillos llenos de repeticiones con la voz desgarrada de Till.

De muerte hablan también “Zerstören” (de la guerra, y concretamente, la de Irak) y “Hilf Mir” (sobre una niña que se quema viva a sí misma sin pretenderlo). El poder entender más alemán está haciendo que me dé cuenta de que son tipos mucho más chungos de lo que pensaba, y mira que ya lo pensaba. En la instrumentación, “Zerstören” es rápida y cañera, como lo era “Mann gegen Mann”, y “Hilf Mir” es más relajada, más en la línea melancólica que hemos comentado de las anteriores, pero llevando el concepto de balada dura a un terreno más épico y desgarrado.

“Te quiero puta!” es basura. Así. No quiero decir mucho más, porque me parece el peor tema de toda la carrera de estos chicos. Tiene gracia un par de veces, cuando lo descubres, y ya; la idea es la que luego repetirán en “Pussy”, solo que aquí la letra es mucho peor, y la mezcla de metal y mariachis y las voces mejicanas no pegan nada. Que sí, que Till cantando en español tiene su gracia, pero que esto es terrible.

Se cierra ya el disco de nuevo con la vena melancólica. “Feuer und Wasser” (“Fuego y Agua”), es la típica balada del “quiero pero ella no” soñadora, con una primera mitad muy lenta y sin apenas instrumentación, y una explosión guitarrera en el segundo minuto (hacia el final me recuerda mucho a Marilyn Manson, dicho sea). Finalmente, “Ein Lied” cierra el trabajo de la manera más esperada posible para el disco: voz casi susurrada, instrumentación prácticamente nula (sin batería, con guitarras de nuevo sin distorsionar) y una suavidad que sirve de broche perfecto, aun sin ser de lo mejor del disco.

En general, es un buen trabajo. No, no es de los mejores, pero desde luego, es mucho mejor de lo que se dice. La poca aceptación se debe, sin duda, a que es el disco más atípico de Rammstein, especialmente en esos cuatro temas (de “Rosenrot” a “Stirb nicht vor mir (Don’t die before I do”) que componen el núcleo central. La segunda mitad es muy floja comparada con la anterior, donde todas las canciones eran de primer nivel, pero con todo, se defiende.

Allez-y, mes ami!

Buenos días, y buena suerte.

---------------------------------------------------------------------------------

¿Tengo que escuchar esto?: si no has oído nunca a Rammstein, no es lo mejor para empezar. Si ya les conoces, recomiendo darle una oportunidad al trabajo.

Si solo tuviera que escuchar una canción: “Rosenrot”. Puedo que haya alguna canción mejor en el disco, pero esta es la que mejor define esta etapa de los alemanes, con diferencia.

¿Dónde debería escuchar esto?: el paisaje que aparece en la portada del álbum sería un lugar más que idóneo.

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: por recomendar dos trabajos de Rammstein, diré que Mutter (ya destripado aquí en su día), y el Liebe ist für alle da. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...