viernes, 21 de noviembre de 2014

Foo Fighters - Sonic Highways (2014)



El hecho de que Dave Grohl es poco menos que el mesías del rock es algo que ya sabemos todos. Que si batería de Nirvana, que si luego los Foo Fighters, que si colaboraciones con Jack Black o Queens of the Stone Age o Ghost o Paul McCartney o quién sea... Todo admirable, desde luego. Y es un tío cachondo y genial, que se le ve. Sin embargo, le veo entrando lenta pero irremediablemente en la etapa del abuelo batallitas: que si "no cantéis canciones sobre culos", que si "los talent shows son una mierda", o incluso usando el manido "cuando yo era joven" en este artículo sobre Taylor Swift y su decisión de no alojar su música en Spotify. Que me parece todo muy bien, pero como siga así, a ver quién le aguanta en diez años.

Si hubiera que definir el disco que nos ocupa con una palabra, sería... "ambicioso", posiblemente. El proyecto Sonic Highways parte de la idea de recorrer las ciudades más importantes musicalmente hablando de los Estados Unidos, y grabar una canción en cada una, inspirándose en los sonidos de cada ciudad. Además, viene acompañado de una serie documental de la HBO del mismo nombre, que incluye entrevistas e historias muy interesantes: he visto tan solo dos capítulos, pero creo que es muy recomendable.


En cuanto al disco en sí... Tiene problemas. Es un disco conceptual, pero el concepto es exterior al disco en sí. No hay un hilo que conduzca las canciones: lo que las relaciona es el contexto de las ocho ciudades. Por lo que, para ser conceptual, es absurdamente inconsistente. El sonido se queda a medias entre lo que han hecho los Foo Fighters toda la vida, y el sonido de cada ciudad, consiguiendo efectivamente no hacer bien ninguno de los dos.

"Something from Nothing", la canción de Chicago que sirve como tema inicial del documental, es un tema potente, descripción que se puede aplicar al 90% del repertorio de los Foo Fighters, por otra parte. Como, por ejemplo "The Feast and the Famine", que tiene mucha actitud, sin duda heredera del hardcore de D.C, que conocemos muy bien en el segundo capítulo (hasta ahí he visto, así que poco más diré sobre la serie).

Hago un inciso para mencionar que las letras están cargadas de referencias a cosas que nos cuentan en el documental, rozando en algunos casos el ridículo. Pero bueno, nunca han sido Bob Dylan, así que lo perdono.

"Congregation" tiene como un deje alegre, a lo "Learn to Fly", pero no del todo. Es un tema un poquito más "pop" que los anteriores, por decir algo, y contiene unos cuantos licks de guitarra bastante interesantes. Y la verdad, ese puente instrumental tan funky está bastante chulo. El principio de "What Did I Do / God As My Witness" es bastante divertido, como lo es la canción en sí. Armonías bastante buenas, acordes poderosos y un piano que aporta melancolía y alegría a partes iguales. Es una suite cuasi-progresiva que no es demasiado memorable, pero sí entretenida.

Otra queja: las canciones son muuuucho más largas de lo necesario. Que sí, que son ocho y tienen que ser un poco largas para que el disco tenga una duración normal. Pero si no tienes material, pues tampoco hace falta forzarlo.

Hablando de canciones largas, "I Am a River" dura 7 minutos y empieza recordando un poco a Coldplay, lo que es una de las peores cosas que puede hacer una canción que dura 7 minutos. Pasan dos minutos hasta que parece que vaya a pasar algo, y lo que pasa es una mierda: entra la batería más aburrida de la historia. Está bastante claro que esta es la C.L.O. (canción lenta obligatoria). Hay un momento en el que hay hasta violines, es demencial.

"Subterranean" es casi igual de aburrida, Suena un poco a "The Man Who Sold the World", dura seis minutos, y es prácticamente infumable. El chiste viene cuando descubres que es la canción basada en Seattle, es decir, la tierra del grunge, es decir, la razón por la que Dave Grohl se hizo famoso. El hecho de que este pestiño de tema sea su homenaje a esa ciudad me parece prácticamente criminal, pero bueno, él sabrá. De todas las canciones del disco que son demasiado largas, esta es la que más demasiado larga es.

Luego llega "In the Clear", petándolo o algo. Tiene metales, o eso parece. Poco notable, al igual que "Outside", que tiene una intro de bajo bastante interesante a lo Fugazi, o algo. Y un solo de Joe Walsh, el de los Eagles. Quizá los Foo Fighters quieren ser los nuevos Eagles. Eso explicaría algunas cosas.

Y esas son todas las canciones: van desde lo decente hasta lo más coñazo que te puedas imaginar, pasando por el clásico "se te va a olvidar en diez minutos que la has oído". La valoración final es "decepcionante, pero al menos no tiene a Almodóvar cantando".

P.S: Me acabo de dar cuenta de que no he escuchado el disco en el orden correcto, pero supongo que eso da bastante igual en este caso.

---------------------------------------------------------------------------------

¿Tengo que escuchar esto?: Francamente, no. Si te gustan los Foo Fighters, lo vas a escuchar de todas maneras; pero si no te emocionan demasiado, no te van a emocionar ahora.

Si sólo tuviera que escuchar una canción: Quizás "What Did I Do / God As My Witness" es la más interesante.

¿Dónde debería escuchar esto?: Pffft, te deberías dejar una pasta en vuelos de avión para escuchar CADA canción en CADA ciudad donde fue escrita. No merece la pena, ¿ves?

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: Pues si te ha gustado esto, el resto de su discografía te volverá loco, supongo. Vete a The Colour and the Shape y Wasting Light, y por supuesto, échale un ojo al documental.

Valoración: **

NOTA ACTUALIZADA 2017: 14/30

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...