domingo, 30 de septiembre de 2012

Muse - The Resistance (2009) (V)


Por dónde íbamos...

A ver, yo me incorporé al fanatismo Muse por estas fechas, y sé que el primer disco que esperé fervientemente fue "The Resistance". No sé si conocía bien la situación en la que se encontraba la banda, pero he de decir que el disco me gustó. Entonces.

Pero he cambiado un poco. Ahora mismo, me imagino a los tres leyendo los agradecimientos de "Luna nueva", a la Meyer diciendo que "hay emociones, escenas y hilos argumentales que nacieron a partir de canciones de Muse y que no existirían sin su genio", pensando los millones de niñatas que iban a ver eso y que iban a empezar a comprar como posesas... y Matt, Dom y Chris se miraron y dijeron: "¡A TOMAR POR CULO!", antes de empezar a reirse sin control.

El eco de esas risas dura hasta hoy. Muse dejaron de tomarse a sí mismos en serio y comenzaron básicamente a hacer las cosas más grandes, más ridículas, más ostentosas, más evidentes. Y "The Resistance" es eso. Sinfonías en tres partes, referencias orwellianas, experimentos de pop discotequero, robos a leyendas y más comidas de cabeza con las conspiraciones.

Y si bien todos los discos anteriores tienen una canción que me hace decir "guau", aquí no sucede nada parecido. A ver, son Muse, mis queridos Muse, y tienen que cagarla mucho mucho (a niveles Maroon 5 o más) para que termine mandándolos al infierno. De momento, les respeto por tener narices a poner a los críticos, fans y demás bichos en su contra lanzando al mercado cosas que no les hacen quedar demasiado bien.

"Uprising", una canción que podría ser el himno de nuestra generación, pone las cosas en marcha. Inaugura también una nueva tendencia: la protesta social, en contraste con la protesta porque el presidente de EE.UU no pone a disposición del pueblo los informes sobre el caso Roswell, o las emisiones de veneno por parte de los aviones esos que dejan estela, o cualquiera de las cosas raras en las que creía Matt Bellamy. La canción tiene una batería potente, unos gritos de "hey! hey!" para despertar a las masas y demás topicazos. No está mal la cosa: el estribillo es más pegadizo de lo normal, y viene bien en los conciertos (si bien NO para empezarlos, como ocurrió en la gira...).

Es mejor "Resistance" (¡woooh, en ese concierto estuve yo!), tal vez la mejor. A ver, el hecho de que el estribillo sea tan pastelero como "love is our resistance", en lugar del sin duda más interesante "destroy the spineless" del "New Born", probablemente haya hecho que alguna crepusculiana se haya desmayado de placer (o por haberse pasado con las cuchillas). Pero aparte de eso y de la melodía de tecladillo digna de los mejores Camela, es un temazo. Especialmente el puente, que es maravilloso ("we must ruuuuuuuun"). Y Dom, que vuelve a salirse.

La canción que define todo lo que he explicado en los primeros párrafos es "Undisclosed Desires". Es, por una parte, pop sensual de primera categoría, de verdadera calidad, con pizzicatos y un slap bass de Wolsty (paso de escribir el apellido completo, ¡demandadme!) sensacional. El único problema es que la persona a la que le gusta "Origin of Symmetry" no tiene ningún interés por escuchar algo que podría haber salido de Rihanna o alguien así. Yo, sin embargo, la acojo con cariño, porque soy muy comprensivo.

Me cuesta más serlo con el culmen de la ridiculez en lo que a expresión musical se refiere: "United States of Eurasia" comienza como una balada de piano (pero, pese a que esto ya ha ocurrido en incontables canciones anteriores de la banda, la producción mucho más lujosa y la orquesta parece que pertenezca a un musical o algo) para convertirse en Queen. Y luego, el piano y las cuerdas hacen una melodía que parece sacada de la BSO de "Lawrence de Arabia". Y venga, un nocturno de Chopin. Y unos aviones. No sé si tomarme la canción como una especie de chiste. Dicho esto, como me encanta Queen, el "EURASIA! SIA! SIA!" no me supone un gran problema. Pero entiendo las críticas.

Y luego, con la misma batería que uso Ultravox hace treinta años para el "Vienna" (canción que, por cierto, da mil millones de vueltas a esta), "Guiding Light" nos presenta a Muse con un sintetizador/organillo elevando a la máxima potencia la cualidad épica. Pienso que es un punto bajo.

El órgano de verdad hace acto de presencia en "Unnatural Selection", que vuelve a redefinir el concepto de grandiosidad. Tiene el mejor riff del álbum, de largo. Y un buen estribillo. Podría ser con facilidad el tema más "musero" del álbum, aunque sigue siendo demasiado evidente el esfuerzo de la banda por superarse a si mismos. Eso sí, la parte intermedia cuenta con un solo de guitarra bastante tremendo.

"MK Ultra" (que, oh sorpresa, es el nombre de un proyecto de la CIA y que consistía poco más o menos que en lavar el cerebro a la gente) es también bastante típica del grupo. Aunque, como casi todos los temas aquí, esté sustentada por unas cuerdas que, si bien me gustan, están ahí por lo que están. Todo: cuerdas, teclados, guitarras, baterías como metralletas... Para sobrepasar el listón de ominosidad exagerada que ya de por sí estaba bastante alto.

Da igual, lo van a ir subiendo un poco más canción a canción, porque "I Belong to You" (tema perteneciente a la BSO de la segunda parte de "Corpúsculo", "Luna Hueva"), incluye un solo de clarinete (está bien hacer solos con instrumentos de viento madera, pero ojo: SÓLO si eres Ian Anderson. O Peter Gabriel), y a Matthew cantando un aria de mezzo-soprano de Saint-Säens (a partir del 1:24, me muero de risa sólo de contarlo). En perfecto francés. Y nos viene con algunas de sus peores letras (admiro a Matt, francamente, pero es un letrista bastante mediocre): "then she attacks me like a Leo/when my heart is split like Rio". No tengo ni idea de qué significa eso: si tiene que ver con el zodiaco, con la orografía de las ciudades de la costa brasileña o con qué demonios.

Y nos sobreviene una tormenta de epicidad (Jorge ha dicho que juraría que esa palabra existe, y yo me lo creo): "Exogenesis". Primera parte. "Overture". La orquesta se limita a hacer escalas de arriba a abajo, mientras que Dom y Chris crean un poco de tensión con sus instrumentos y Matt saca el falsete y comienza con su "where are we? who are we?". Eráis Muse, ahora ya no lo sé ni yo. En cuanto a dónde estáis, en Betelgeuse, probablemente.

A ver, "Exogenesis" tiene una historia: "Overture" es la humanidad dándose cuenta de que ha destrozado el planeta Tierra y de que vivir aquí se antoja imposible, así que la única solución es... ¡colonizar otro planeta!

En "Cross-Polination", la población se multiplica bíblicamente y la raza humana vuelve a comenzar su vida en este nuevo territorio. Musicalmente, es la mejor de las tres. Y hay que reconocer que Matt hace un buen trabajo, tanto componiendo como tocando el piano.Y que si algún día sacara una sinfonía seria, estaría bastante bien. Todos sabemos que eso va a ocurrir, tarde o temprano.

El final del cuento, "Redemption", como no podría ser de otra manera, es la humanidad echando a perder ese nuevo hogar que ha encontrado, volviendo a contaminar, talar, aniquilar, etc. Así que, como dice Matt, "let's start over again". Y el ciclo se repetirá "ad infinitum". Qué malas somos las personas.

Repasando esto, he visto que le he dado una cantidad de cera a la banda que permitiría a Daniel-san convertirse en un maestro ninja. Y no era mi intención. No del todo.

Como ya he dicho, para que Muse deje de gustarme tendría que hacer algo muy gordo. Leches, Coldplay hizo un dueto con Rihanna y sigo sin tener nada en su contra. Por tanto, poseo el álbum y todas las canciones, hasta cierto punto, me gustan, aunque no me enorgullece admitirlo, porque sé perfectamente que es ridículo.

"The Resistance" nos presentó a los nuevos Muse: unos tíos que pasan olímpicamente de todo (véase "Survival", por lo de pasar de todo y lo de olímpicamente), que cogen como influencias a compositores del romanticismo, al funk de los 70 y a los tipos esos del dubstep, que con un ordenador son capaces de fabricar mierda en serie con una rapidez admirable. En resumidas cuentas: Muse entró en una fase que consistía en superar todos los límites de estilos, añadiendo orquestas cuando tocaba y electrónica cuando no, sin darse cuenta de que si nadie había superado esos límites será por algo.

Y, sin querer adelantar acontecimientos, con "The 2nd Law" no han superado esa fase.

----------
LO MEJOR: "Resistance". El resto está más o menos al mismo nivel.

LO PEOR: La reputación de Muse sale bastante mal parada.

VALORACIÓN:
- Personal: 8/10
- Musical: 5,5/10

NOTA ACTUALIZADA 2017: 14/30
----------
Quixote

6 comentarios:

  1. joder, un 5,5 en lo musical? me parece durisimo jajaj
    no me parece tan mal album musicalmente hablando, y solamente el haber sido capaces de escribir el Exogenisis me parece motivo suficiente para haberles puesto un poco mas de nota
    pero la verdad es que si, que se han echado a perder
    me quedo con ganas de leer la última parte acerca de the 2nd law, ya lo tengo descargado pero no he tenido ocasion de escucharlo, seguramente me ponga a ello ahora jeje

    ResponderEliminar
  2. ¿Me he pasao? xDDD

    La verdad es que casi toda la nota de lo musical viene por el Exogenesis. El resto es un refrito bastante poco original y que no tiene casi nada que llame la atención.

    La diferencia con The 2nd Law, que es un refrito igual de poco original o más, es que tocan más estilos y que tienen un par de canciones bastante interesantes.

    ResponderEliminar
  3. No se han echado a perder, ni mucho menos.

    Por suerte o por desgracia, Muse llegaron a una posición con el "Black Holes and Revelations" por encima del bien y del mal. Es decir, pueden hacer lo que han hecho siempre, pero aún más legitmados: hacer lo que les sale de la punta del nabo.

    Muse son un grupo en constante evolución e innovación, y la innovación conlleva un riesgo. Primero, el que las nuevas influencias introducidas se noten demasiado (Bellamy se cree a veces una Reina). Y luego, el hecho de que a veces te salen cosas decentes, como la trilogía del Exogenesis, y a veces cosas no tan buenas, como el United States of Eurasia. Todo tiene un precio, y el de innovar, suele salir caro.

    Aunque oye, el hecho de contestar a las Crepusculeras con un disco temático del "1984" de George Orwell, que es lo que pretende ser este Resistance, es de tenerlos bien puestos. Pero mucho.

    Recapitulando, no se puede esperar de Muse que hagan un "Origin of Symmetry vol.2", porque son un grupo en constante evolución. Y además, capaces de llevar a cabo el doble salto mortal de hacer lo que te salga de los cojones (siendo anticomercial), y que guste y venda bien. A ver qué acogida tiene el "The Second Law"

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, tampoco creo que se hayan echado a perder; si no no les habría puesto un ocho. Pero mientras que en discos anteriores solían acertar cuando tomaban esos riesgos, ahora es una media del 50% o incluso menos.

    A estas alturas, es casi evidente que, teniendo Muse la libertad que tiene para hacer cualquier cosa, porque saben que muchos fans van a comprar saquen lo que saquen, no van a volver a lo que hacían hace 10 años. La gente se lo pide, pero es que "Black Holes" ya de por sí no sonaba a "Origin of Symmetry".

    En cualquier caso, el verdadero problema es que Muse ya no es Muse, el grupo bien definido que era en aquella época. Ahora es Queen, y Radiohead, y U2, y Hans Zimmer, y INXS, etc. Ojo, a mí eso me gusta, pero si tienes un sonido, no intentes sustituirlo por el de otros cinco o seis artistas.

    Aunque sé perfectamente que si su séptimo disco fuera de versiones samba de canciones del "Hullabaloo", lo compraría xDD.

    ResponderEliminar
  5. No les des ideas...

    Por otra parte, yo valoro mucho el ser un culo inquieto musical, y renovar disco tras disco tu sonido. Tiene un gran mérito que no puede obviarse, eso sí, si a eso le juntas el hecho de estar como una puta cabra, te salen bizarradas como el "I Belong to You", solo de clarinete inlcuído. Creo que los extremos no son buenos...

    ResponderEliminar
  6. Resistance es un excelente album.. entiendo que a los seguidores de la primera Etapa de MUse les parezca un poco chocante que despues de venir escuchando discos con bastantes guitarras y cosas raras, de la noche a la mañana aparezca esto, con canciones sinfonicas, coros queeneros y hasta un tema medio tecno.. pero si dejamos de compararlo con los demas albumes y nos enfocamos solo en la calidad musical del disco, me parece realmente una joya. La verdad, rara vez traduzco las letras, no es lo que busco, me gusta oir la musica, y en esta ocasion la musica de Muse si me llega, mucho mas que en origin of simmetry o el absolution.. me kedo con Resistance

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...