lunes, 1 de octubre de 2012

Muse - The 2nd Law (2012) (VI)



Ha llegado el día.

La emoción del momento viene definitivamente contaminada por el hecho de que casi cualquier seguidor de Muse ha escuchado ya este sexto disco tres o cuatro veces, dado que se ha filtrado por YouTube, la banda lo ha puesto en streaming en webs de medio mundo, etc. Pero ahora lo podemos comprar.



Aunque, por muy fan que yo sea, no pienso salir ya a la calle a gastarme veinte euros en esto. Ya he pagado cincuenta por una entrada de visión limitada que está básicamente detrás del escenario, así que, señores de Muse, discúlpenme pero voy a esperar a que esto no cueste más de quince.

Tonterías aparte, el trío de Teignmouth ha vuelto. Tres años después, y tras una eterna gira para promocionar "The Resistance", sacan este "The 2nd Law", que considero infinitesimalmente (es decir, un poquitín) superior al anterior.

Aquí, Muse se tira definitivamente del precipicio y adopta influencias que harán que más de uno se lleve las manos a la cabeza. No me resulta tan excesivo como el "The Resistance", y contiene a unos Muse más conscientes de que son gigantescos y que tienen libertad de hacer lo que les dé la gana.

Contexto histórico: en el mismo 2010, Muse se entrega a esa mitad de sus fans que se amputarían una pierna por tocar a Robert Pattinson lanzando un single exclusivo para la BSO de la tercera parte de Crepúsculo, que no sé como se llama ni me importa. Este tema, "Neutron Star Collision", hizo augurar un sexto disco horripilante, trágico. Sólo decir que cuando lo tocaron en directo en el Calderón, me senté.

Para más inri, el "guardián de las estrellas" Bellamy se convirtió en, como diría un buen amigo mío, el "novio de Hollywood" al arrejuntarse con la actriz Kate Hudson y tener un bonito niño con el precioso nombre de Bingham Hawn. Eso le hace nada menos que yerno de Kurt Russell, cosa que, seamos sinceros, es alucinante.

Y aunque, cronológicamente, tocaría hablar de "Survival" y los juegos de Londres, vamos a ir por partes y empezar el disco por el principio.

La cosa empieza más heavy de lo que uno podría esperar. "Supremacy" es, o al menos yo la veo así, una especie de adaptación del "Kashmir" de Led Zeppelin para una película de James Bond, con la colaboración de Morricone. Tiene el momento grandioso de las estrofas, muy cinematográfico, con los tambores y los coros, que desemboca en un falsete y un riff puro Page. Está por encima de el 90% de canciones del "Resistance", seguro.

El segundo single que salió del álbum puso a la gente alerta, más o menos como ocurrió con "Undisclosed Desires". "Madness" es una especie de balada sexitrónica con un parecido más que razonable tanto a "I Want to Break Free" (en serio, el solo que hace Matt, entrecortado, está basado en el que hace Brian May aquí) como al "Faith" de George Michael. Y, aun así, suena muy bien. Me encanta la forma en la que se empiezan a sumar voces en cada "maaadness", y me encanta el clímax de la canción, que es muy U2. Chris Martin, de Coldplay, así como Jesse Quin de Keane, enviaron sendos tweets considerando a esta canción como la mejor de toda la carrera de Muse. No sé si tomármelo como algo bueno todavía, si bien me encantan ambos grupos.

Y llega el que me parece que es el punto álgido del álbum, aunque sé que mucha gente no estará de acuerdo. "Panic Station" me da en el talón de Aquiles: los ochenta. Un poco de funk estilo INXS, con voces de fondo dignas del mejor Bowie y un estribillo que da en el clavo. No era para nada lo que estaba esperando cuando escuché el disco por primera vez, y me quedé con la boca abierta durante toda la canción, pensando "esto es Muse, pero si es Muse... ¿por qué suenan como Duran Duran? ¿qué va a pensar la gente? ¿por qué se me cae la baba?..." La he puesto decenas de veces desde aquella ocasión.

Tras un preludio que nos hace esperar algo bonito, aparece "Survival". Recuerdo que conecté con la BBC Radio para escucharla en primicia, y no pude dejar de reirme creyendo que Muse definitivamente habían perdido el juicio. Eran los chasquidos de dedos, acompañados de esos "ah ah ah". Pero eran ellos, no había duda. La letra es una desgracia para los mamíferos en general: "yes I'm gonna WIIIIIIIN". Probablemente sea la canción más antideportiva que haya sido seleccionada como tema oficial de los JJ.OO, gracias a frases como "whatever it takes/you won't pull ahead", que parece que anima a los atletas a ponerle la zancadilla a los rivales. Pero no soy miembro del COI, así que quién soy yo para opinar.

Los latidos del corazón del pequeño Bingham dan comienzo a "Follow Me", obligado tema sobre la paternidad de Bellamy. Producido por un tal Nero, que al parecer es un dúo de dubstep, es una balada llenapistas que tiene sonidos nunca vistos en la banda. Es pura música electrónica, sin apenas otra cosa. Hay algo que me gusta, pero no termino de saber qué es. Posiblemente la gran actuación vocal de Matt.

"Animals" tiene un ritmo de batería tremendo (en 5/4, que supongo será bastante complicado) por parte de Dominic, y Matt no toca una parte rítimca, sino una solista con un toque flamenquillo interesante. Muestra de nuevo a los Muse más socialmente conscientes, siendo el tema una crítica a la avaricia de los capitalistas en general. Muy interesante, musicalmente hablando.

Como una especie de nana empieza "Explorers", que es otra crítica similar a la anterior, esta vez a las multinacionales y a como controlan el mundo en que vivimos. La letra es superior a la media, si bien la música no termina de tener nada fuera de lo normal.

Muse vuelven a sonar a U2 en "Big Freeze", en todos los sentidos. Matt es Bono y The Edge al mismo tiempo. Es increíble. La canción mola, y el estribillo es fantástico, pero en serio, esto es demasiado. Con este tema, Muse se presentan también como candidatos a sucesores de U2. Coldplay, Killers: tenéis compañía.

Voy a hacer una comparación odiosa: si Matt Bellamy fuera Dave Gahan, Wolstenholme sería Martin Gore. Igual que sucede en Depeche Mode, Wolstenholme quiere convertirse en la voz suave en contraste con los altibajos esquizofrénicos de Bellamy. Y en "Save Me" consigue ser el cantante principal por primera vez. Sus dos canciones son bastante personales y hablan de su batalla con el alcohol y de su familia. Es una buena canción, aunque rompe un poco los esquemas, ya que parece que estás escuchando a un grupo distinto (y más aún cuando todas las canciones son tan diferentes entre sí).

La segunda oportunidad de Wolsty para cantar llega en la siguiente pista, "Liquid State". La canción más heavy del álbum, por años luz. A mí me suena un poco a QOTSA, un poco a Foo (más suave), algo así definitivamente. Me gusta más que la anterior.

El final del álbum es Muse vs. dubstep: segundo asalto. "Unsustainable" es la canción que hizo saltar las alarmas de lo que podía pasar. Voces robóticas, sonidos que parecen sacados de una banda sonora de Hans Zimmer, una presentadora de informativos y... el dubstep. Dubstep tocado con instrumentos de verdad, pero dubstep. Y cualquier argumento que se pueda dar a favor de la canción puede ser refutado con la palabra dubstep. No mola.

Para acabar, la segunda parte de esta mini-suite es el instrumental "Isolated System", que son cinco minutos de piano y orquesta y en los que pasa bastante poco, más allá de pequeños fragmentos de telediarios y un bombo persistente que viene y va.

Este es el fin. Seis días de maratón. Si os gusta Muse, bien; si no, por lo menos vais a dejarles de ver por aquí un tiempo (aunque habrá una crítica del concierto, o de lo que yo pueda ver allí).

-------
LO MEJOR: "Panic Station" es mejor que todas las canciones del "The Resistance" juntas.

LO PEOR: Es muy irregular y poco consistente.

VALORACIÓN:
- Personal: 8,25/10
- Musical: 6/10

NOTA ACTUALIZADA 2017: 9/30
-------
Quixote


8 comentarios:

  1. El disco en líneas generales está bien. No digo sobresaliente, ni muy malo, simplemente bien.
    Tiene unos cuantos puntos álgidos como el temazo que es "Panic Station", el "Animals" que a mí me lleva a los mejores momentos de Pink Floyd y de Santana (y tema complicado donde los haya, puto 5 por 4), el mejor tema tiene Bellamy como guitarra solista y el "Supremacy", en el que hacen oposiciones para banda sonora de la próxima de James Bond, aunque Adele ya les haya quitado el puesto.

    Sin embargo, hay otras cosas que no me han gustado nada del álbum, como "Big Freeze" (otra banda que imita a U2 no, por favor, otra no), o la locura aún peor que "United States of Eurasia", ese "Survival" que hace referencia a la paternidad de Bellamy, porque la letra parece que la ha escrito su recién estrenado hijo.

    Es un buen disco, con sus puntos y cosillas, pero no tiene cohesión alguna. Es muy variado, quizá demasiado, y siendo su peor lacra es también su mayor virtud: Muse tiene un montón de caminos nuevos para reinventarse.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. En todo.

    Sólo espero que en el séptimo disco la cosa no se salga de madre y cada canción sea de un estilo distinto. O igual sería la leche. No lo sé, no sé lo que quiero xD.

    ResponderEliminar
  3. Mi opinión difiere de la vuestra muchísimo más de lo que creía. El debate / mesa redonda va a estar interesante.

    Después de una primera escucha solo diré que me ha gustado. Me ha gustado más de lo que esperaba. Y aunque coincido al destacar los temas principales ("Supremacy", "Madness") con vosotros, el resto de mis favoritas no son para nada coincidentes con vuestra opinión. Tras una segunda escucha, ya comentaré más y mejor...

    ResponderEliminar
  4. Tu álbum preferido es el "Resistance", your argument is invalid xD.

    ResponderEliminar
  5. AJAJAJA quixote ha dejado las cosas claras, no hay nada más que añadir xd
    A MI ME HA GUSTADO, LA VERDAD
    echo de menos a los muse que eran a sus comienzos, pero no me desagrada el camino que están tomando
    si en el siguiente album consiguen definir y pulir el sonido de este album les deberia quedar una buena obra
    veamos lo que nos depara el futuro!

    pd: a ver que tal el concierto, espero que acompañes tu articulo con fotos y videos jeje

    ResponderEliminar
  6. Intentaré sacar alguna foto o algo, pero entre lo rollo que es subirla luego y que la calidad del móvil es patética, no creo que merezca mucho la pena.

    ResponderEliminar
  7. Pues a ver si en vez de tanto Muse habláis de otros músicos como Green Day o Mika que acaban de sacar disco hace poco

    ResponderEliminar
  8. De Green Day ya se ha hablado, y de Mika está pendiente. No podemos hablar de todos los artistas que estén en boga en el momento por haber sacado un disco, no daría tiempo. El caso de Muse ha sido un reportaje concreto...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...