sábado, 22 de septiembre de 2012

30 Seconds To Mars – III: This Is War


Y, ciertamente, eso fue la guerra. La guerra eterna entre los fans que exigen evolución constante, como yo, y aquellos que piden más de lo mismo, una y otra vez. Y en este caso, la guerra estaba justificada, pues ambas posturas tenían mucha lógica. Yo, que suelo ser de los partidarios de la evolución (si no, no podría adorar a Linkin Park como les adoro), tardé en cogerle el gusto al disco. Tardé en atreverme a escucharlo, en primer lugar, a pesar de que “Closer To The Edge” me encandiló desde el primer segundo en que la oí (cosa que no logró “Kings and Queens”, a pesar de lograr el premio al “Mejor vídeo de rock” en los MTV Music Video Awards). Y luego tardé en asimilarlo. La parada clave fue el concierto del MTV Day que se celebró en Madrid en noviembre de 2010, donde tocaron con (sic) Katy Perry y los propios Linkin Park, y donde se llevaron el premio a Mejor Grupo de Rock de los MTV EMA. Como véis, y decía en el último artículo, siempre se han llevado bien con la polémica Music TeleVision.



Aquel concierto al que asistí, y donde solo tocaron temas del nuevo trabajo, me hizo sospechar algo que pronto confirmaría. This Is War es cualquier cosa menos predecible, un trabajo muy contundente (quizás no tiene temas tan buenos como su predecesor, pero le gana en coherencia y en calidad media) que suena absolutamente brutal en directo. De hecho, todos los temas parecen compuestos única y exclusivamente para ser escuchados en directo, con mucha grandiosidad, arreglos épicos y coros a mil millones de voces.

Por otra parte, como en la mayoría de discos de rock sacados en los últimos tres o cuatro años, el conflicto social, la revolución, el cambio… es un tema absolutamente clave en las letras. El mismo título aquí ya lo anticipa (con el guiño también a la guerra que tenían con la discográfica, como comenté), y las canciones no hacen sino acentuar esa impresión. Por la temática (y la ya mencionada épica y grandiosidad de que he hablado), podía haber sido perfectamente disco de cabecera de Leónidas y sus colegas.

Pero dejémonos de palabras. Vayamos con el disco en cuestión.

El tema que abre el trabajo, “Escape”, es una obertura que, no sé por qué, me recuerda a los últimos trabajos de Linkin Park. Sonido ambiente que van creciendo poco a poco, envolviéndote junto con la voz de Jared, que entra susurrando versos como “Time to escape” o “No, this is not a game”, que, la verdad, no inspiran demasiada confianza. El coro, ese magnífico coro gritando “This Is War” de fondo, termina de acentuar la impresión. Estamos jodidos. O eso creo.

“Night Of The Hunter” empieza, como es de esperar, de forma muy directa y contundente, con los instrumentos (noto aquí todavía más electrónica que en el anterior trabajo) entrando de golpe sin darte un respiro. Y sin embargo, algo no me gusta, no encaja. Sí, el grupo ha evolucionado, pero también parecen haber retomado prácticas que ya habían mejorado. Jared, por algún motivo, comienza la canción otra vez susurrando, y si bien luego hace un papel magnífico (aquí se hace el solito los coros, a ratos), esas reminiscencias al primer disco no le hacen ningún bien. Tampoco entiendo lo del berrido (aunque ya lo asumo como algo normal), ni las voces hablando en idiomas raros (para mí, el francés es raro), derivados de una práctica que permitía a los fans enviar clips de audio con sus vocecitas grabadas para que el grupo los seleccionara e insertara en el disco los mejores. Así de locos están estos chicos. Por cierto, la letra (“Pray to your god, open your heart, / whatever you do, don’t be afraid of the dark”) es magnífica.

Y llegamos a una de las joyas de la corona y primer single del trabajo, “Kings and Queens”. He de reconocer que el grito del aguilucho-águila-halcón-dodo malayo del principio me parece sublime de puro absurdo. Una intro que se alarga, creciendo poco a poco (pasará lo mismo en “This Is War”, “Closer To The Edge”…) abre a unos coros multitudinarios, y luego a Jared medio cantando, medio susurrando versos cortos. En cuanto entra con esos míticos versos que son “We were the kings and queens of promise, / we were the victims of ourselves; / maybe the children of a lesser God / between Heaven and Hell”, eso sí, hay que decir que está inmenso. Puente casi acústico mientras Jared canta unas estrofas, justo antes de que la instrumentación vuelva a crecer con toda su fuerza, entrando ya junto con el coro… Nada tremendamente original, ¿verdad? La letra (si bien la fuerza de las guitarras también destaca, al igual que el coro) es sin duda el punto fuerte de un tema que representa perfectamente la esencia de todo el disco. Bien elegido como single, desde luego.

El tema que da título al disco, "This Is War", por otra parte, y aunque se parece mucho a “Kings and Queens”, es una auténtica joya. La estructura es básicamente la misma: la instrumentación crece poco a poco hasta que entra Jared que, esta vez sí, está inmenso a la voz, tanto en las estrofas de versos cortos con un magnífico acompañamiento instrumental, como en los estribillos (cuando canta “To the right, to the left / we will fight to the death, / to the edge of the earth, / it’s a brave new world” se te remueve todo por dentro). La letra es tremendamente crítica (y el videoclip un alegato clarísimo contra la guerra, magníficamente dirigido y actuado), y al mismo tiempo muy, pero que muy positiva. El punto culminante de la canción es, sin duda, el momento en que dice “I do believe in the light, / raise your hands into the sky, / the fight is done, the war is won, / lift your hands toward the sun”, para luego escucharse en segundo plano las estrofas del principio mientras el último verso lo repite Jared una y otra vez. Fastuoso.

“100 Suns” es la respuesta acústica a la grandiosidad anterior, un tema íntimo, sencillo, sin estribillo ni estrofas siquiera, solo versos sueltos en parejas que repiten su estructura constantemente, acompañados por una guitarra y un coro que, al final, se deshace en vítores, como si fuera una interpretación en directo. Otro acierto más del trabajo.

La siguiente, “Hurricane”, trae muchos más quebraderos de cabeza, y es muchísimo más difícil de analizar, porque más que como canción está concebida casi como una banda sonora de lo que sería luego el videoclip (censurado en YouTube, aunque el vídeo que os dejo enlaza a la versión sin censura). Éste no parece, como en otras ocasiones, algo extraño y accesorio, sino parte indispensable del tema que, aún así, no logro entender muy bien, pero que tiene versos absolutamente maravillosos (“Tell me, would you kill to save your life? / Tell me, would you kill to prove you’re right?” o “No matter how many deaths I die, I will never forget, / no matter how many lives I live, I will never regret”). El tema es un tanto esotérico (con un piano muy bonito) y muy ambiental, con instrumentación simplemente de fondo cuando Jared canta, y manteniendo siempre un ritmo muy lento, pesado y melancólico, impresión que se acentúa hacia el final, de lo mejor de la canción. Hay, además, una versión de la canción con Kanye West, sobre la que no haré comentarios.

Y por fin llegamos a la que, para mi gusto, es la mejor canción de todo el trabajo, “Closer To The Edge”. Con un principio y una estructura similares a “Kings and Queens” y “This Is War” (un fade in que de repente rompe, en este caso con unas baterías geniales y los sintetizadores), es una auténtica joya en todos sus aspectos. Jared la canta genial, la letra es brutal (con versos tomados de “Hurricane”, y ligeramente cambiando) y los gritos y coros son fantásticos (¡hasta el cierre que se apaga poco a poco, con los últimos versos susurrados, es genial!). Shannon hace un trabajo insuperable a la batería, y las guitarras de Tomo después de la segunda estrofa y el estribillo, son geniales. Esa parte de la canción, de hecho, con Jared y los coros gritando “I will never forget, / no, no, / I will never regret, / no, no, / I will live my life!!” es el punto álgido del tema, lo que lo convierte en un auténtico himno que tiene una fuerza desgarradora en directo. Y de hecho, no es coincidencia que el vídeo sea un compendio de conciertos de 30 Seconds To Mars por todo el mundo, porque esta es una de esas canciones que (permitidme ponerme sentimental un momento), si eres fan del grupo, te hacen verdaderamente sentir parte de la familia que es Echelon.

“Vox Populi”, por su parte, comienza nuevamente con esos coros multitudinarios (y otra vez una batería genial) antes de dar paso a los versos que canta Jared, que aún así seguirán presentes a lo largo de toda la canción que, como arenga militar, no tiene precio (“This is a call to arms, gather soldiers, / time to go to war, / this is a battle song, brothers and sisters, / time to go to war”), sobre todo cantándola, como la canta, todo un ejército de coristas. El tema de la letra, igual que en otras del trabajo, no solo gira en torno a la guerra, sino que también habla de lugares lejanos e idílicos, nuevos horizontes… Todo metáforas de esas muy bonitas para hablar del cambio de la situación mundial. Son un amor de gente (una pena que nadie les/nos hagamos caso en estos sueños).

Los primeros versos de “Search and Destroy” no invitan demasiado a la confianza (“Grab your gun, / time to go to hell, / I’m no hero, / guilty as charged”), y el tema es un tanto oscuro, a pesar de las guitarras y la batería más animadas, y de que Jared intenta también contribuir a la alegría al cantarlo con sus grititos (aquí escuchamos otra vez ese “uouh-uouh!” de fondo que ya habíamos descubierto en los discos anteriores). Así y todo, como digo, el tema no consigue despegarse de ese cierto tinte deprimente, por lo que el resultado final es, cuando menos, curioso. Y, la verdad, un pelín repetitivo (que no malo, es una canción fantástica, con, nuevamente, una batería preciosa), cosa que quizás se acentúe por su duración de casi seis minutos (cosa no muy extraña, pues de los 12 temas que componen el trabajo solo 4 duran menos de cinco minutos).

“Alibi” parece la derivación lógica de “Search and Destroy”. Éste sí que es mucho más melódico y melancólico, con un ritmo muy lento y una instrumentación muy sobria. Jared susurra versos cargados de optimismo (“I fell apart, / but got back up again”), si bien la letra se repite un poco, especialmente en ese “Way-o” (sí, como suena, “Way-o”) que no sé lo que significa (quizás sea algo así como “Away, oh”) y que el chico canta una y otra vez. En uno de estos momentos, Tomo, imagino que harto, intenta imponerse con la guitarra, pero Jared, ni corto ni perezoso, empieza a alular “I fell apart” una y otra vez. El duelo termina con el verso lógico (“But got back up again”) y un piano precioso que pone el broche final a la canción.

Sintetizadores y batería abren “Stranger In A Strange Land” (no confundir con el tema homónimo de Iron Maiden que no tiene nada que ver), y se mantienen durante casi dos minutos. Por algún extraño motivo deciden comenzar con los versos “Enemy of mine, / i’ll fuck you like the devil; / violent inside, / beautiful and evil”, que me hacen debatirme entre la sensualidad y un miedo atroz. No hay mucha más instrumentación en el tema (y eso que es largo, el más largo del disco con casi siete minutos) y la letra se hace cada vez más extraña, repitiéndose hasta la saciedad una estrofa (“Angels coming, / everybody run now, / you wanna live forever, / gonna live forever tonight, / tonight, tonight”) que, la verdad es de lo mejor del tema. Desisto de intentar entender qué está sucediendo. “Stranger In A Strange Land”, gracias por concursar. ¡Siguiente!

Le toca cerrar el trabajo a “L490” (o "Equinox", en algunas ediciones del álbum), y no es tarea fácil. ¿Triunfa en el empeño? Pues la verdad es que creo que sí, y con creces. Es un tema puramente instrumental con una guitarra preciosa a cargo de Tomo que me trae reminiscencias de alguna conocida balada rock que no consigo situar (algo de Kansas, quizás, puede que incluso la propia “Dust In The Wind”), que se va superponiendo con los sonidos electrónicos omnipresentes a lo largo del disco, y que aquí no pueden faltar. En el último minuto, un coro (en latín creo) muy siniestro, al más puro estilo gregoriano, va creciendo hasta imponerse a la instrumentación, para acabar la canción (y el disco) con una especie de invocación infernal muy curiosa.

---------------------------------------------------------------------------------

LO MEJOR: en general, es el disco más sólido y coherente del (ahora) trío, si bien también es el más repetitivo (en cuanto a las propias canciones, no al conjunto). Los mejores temazos, aquí sí, son los singles: “Kings and Queens”, “Hurricane” (si bien solo si lo ponemos en conjunto con el video), y sobre todo, “This Is War” y “Closer To The Edge”.

LO PEOR: su mayor virtud es también su mayor fallo. Aquí el protagonismo de los fans y la actuación en directo alcanza niveles máximos; y si bien eso, en los conciertos, es un auténtico soplo de aire fresco, repercute un tanto en la calidad de las canciones.

VALORACIÓN: 8/10.

---------------------------------------------------------------------------------

El reto de superar a A Beautiful Lie era enorme. Y 30 Seconds To Mars optó por no arriesgarse, aproximándose a su música desde una perspectiva totalmente distinta. Una vez demostrado que podían ser buenos músicos, decidían ahora demostrar su fervor por los fans, que desde este disco forman una parte vital de su música y su espectáculo. El “Into The Wild Tour” que dedicaron al disco lo confirma: gira constante desde febrero de 2010 a diciembre de 2011 (casi dos años, como están haciendo ahora los Scorpions, que creo que llevan ya más tiempo) y 300 conciertos, lo que convierte a este disco en el que más conciertos de presentación ha tenido en toda la historia (lograron un récord Guiness y todo…). En general, ¿es mejor o peor disco? Decirlo es difícil, pues son tremendamente diferentes (aunque yo prefiero, ligeramente, A Beautiful Lie).

Como comentaba antes, el mayor logro de este disco es al mismo tiempo su punto flaco. En su afán por acercar cada vez más su música a sus fans, hicieron de todo, y tuvieron detalles asombrosos como permitir a los fans grabar voces para determinados temas o vídeos, mostrar canciones aún sin publicar para que diéramos nuestra opinión… Pero no solo eso, los conciertos buscaban cada vez más la interacción con el público (recuerdo una brutal actuación en Reading en la que Jared hace subir al escenario a 15 personas del público para cantar, si no me falla la memoria, “Kings And Queens”), lo que a veces provoca que Jared cante menos que los fans… Así y todo, la evolución que tuvo lugar fue un auténtico soplo de aire fresco, muy bienvenido, y su dedicación por los chicos y chicas de Echelon quedó recompensada con creces. En 2012 sorprendieron con un acto que denominaron VyRT, una especie de unplugged en streaming, donde ya hablaron del cuarto disco (que se supone sacarán dentro de poco) y pusieron algún que otro tema del nuevo trabajo, como “Witness” (y he de reconocer que el rumbo que han tomado no me desagrada del todo).

En general, podrían ser solo un grupo más de rock alternativo, pero tienen auténticas joyas a las que es imposible no rendirse, amén de unos músicos fabulosos: Shannon es un batería tremendo, Tomo tiene una fuerza increíble en el escenario, y Jared es un cantante tan bueno que no hace falta ni hablar de ello. Y si en estudio ya son buenos, en directo son sencillamente arrolladores. Diez años y tres discos a sus espaldas los avalan. Y esperamos que sigan haciéndolo durante mucho tiempo.

Allez-y, mes ami!

Buenos días, y buena suerte.

16 comentarios:

  1. Increible. Me han entrado ganas de escuchar los discos del tirón y todo. Les voy a dar una oportunidad más, porque la verdad es que nunca les he prestado demasiada atención, pero veo que he hecho mal!
    Espero que repitais este tipo de reportajes con más grupos clave, porque me parecen interesantísimos.
    GRAZIE MILE JEJEJ

    ResponderEliminar
  2. Wapíssima la entrada. Voy a tener que e echarle un vistazo a estos chicos.
    Por cierto, kría pedir una pequeña crítica para un grupo sueco llamado Sabaton, al más puro estilo Blind Guardian. Pero no del último disco, porfiplis, las letras son horribles

    ResponderEliminar
  3. Aquiles, veo que sigues con el problema de comentarios duplicados xD... A ver si tenemos cuidado... Le pediré a George que le eche un ojo a esos tipos, que entran más en su estilo.

    Y Gino, yo tengo la intención de hacer básicamente lo mismo para Muse a finales de mes: desde el 26 hasta el 1 de octubre, empezando por el principio y acabando en el día del lanzamiento del sexto disco, que es el 1. Mola, ¿no? xD

    ResponderEliminar
  4. yeeeeeah, si al final llevais a cabo lo del Dropbox me ofrezco a subiros el HAAARP, que lo compré en su dia con DVD y asi puedes hacer hincapié en sus directos o yo que sé, algo asi TOPE GUAY jajaja
    pero sí, la idea es cojonuda. a ver si me compro el disco último en cuanto pueda porque Muse siempre han sido muy grandes para mi!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que ya tengo el HAARP xD (tengo todos los discos de Muse excepto el Hullabaloo, que básicamente son caras B...), pero gracias por ofrecerte :-)

    A ver como lo hago, que resulta que el 26 es el miércoles que viene y no tengo nada escrito xD.

    ResponderEliminar
  6. nada coño, cualquier otra cosa aqui estamos para lo que haga falta!

    por curiosidad... cuanto tiempo antes de la fecha de publicación teneis los artículos escritos?

    ResponderEliminar
  7. Depende... Yo suelo escribir en el acto salvo que por algún motivo no pueda y tenga que dejarlos programados. Jorge creo que los planea más xD.

    P.D: Estoy escuchando ahora mismo el "The 2nd Law" (o lo que han filtrado en YouTube) y creo que "Panic Station" es la mejor canción de Muse de los últimos 10 años xDDDDD.

    ResponderEliminar
  8. Aquiles, Gino, gracias, la verdad es que estoy bastante contento con esta entrada... Y sí, haré más por el estilo, espero que os molen 30STM si no los habíais escuchado antes y os he convencido para que lo hagáis :P

    A Sabaton no les he escuchado nunca, la verdad, pero Blind Guardian me encantan... Miraré a ver qué puedo hacer (si no ves la crítica en un tiempo, recuérdamelo...).

    En cuanto a la programación, yo los artículos no suelo tenerlos preparados con más de dos semanas de antelación. Y normalmente los escribo en el momento, o uno o dos días antes (en el caso de este reportaje de 30STM estuve un par de semanas escribiéndolo, no empecé a subirlo hasta que terminé las tres partes).

    ResponderEliminar
  9. no ve, si sois organizados y todo, aunque sea dificil de creer AJAJAJ
    como va la grabación del podcast nuevo? viento en popa, espero JAJAJA

    pd: Panic Station la mejor canción de los últimos 10 años? joderr, que alto pones el listón, tendré que escucharla cuando pueda porque GRACIAS A LA GEMA EL 99% DE LOS VIDEOS DE YOUTUBE ESTAN BLOQUEADOS AQUI :'(

    ResponderEliminar
  10. Parece, parece que somos organizados jajajajaja El podcast nuevo, la verdad, de momento va mal. Está cojonudamente preparado, pero para grabarlo estamos teniendo muchos problemas (va a ser algo épico). Recemos porque haya suerte y lo grabaremos en breve.

    Panic Stations es cojonuda... Pero prefiero "Supremacy", que parece una de Morricone tocada por Metallica. Es épica xD

    ResponderEliminar
  11. A mi me bloquearon el contenido de un vídeo en Alemania... Ahora todo encaja... xD

    ResponderEliminar
  12. Hola, supongo que jamás verás este comentario pues es una entrada muy vieja - pero te dejo esto por si quieres un poco de ayuda para interpretar "Hurricane"
    http://contraelnwo.blogspot.mx/2011/04/30-seconds-to-mars-y-el-simbolismo.html

    Suerte con "el quebradero de cabeza" como tú dices que te vendrá después de esto.

    ResponderEliminar
  13. By the way... L490 la toca completamente Shannon - no Tomo. Shannon la escribió completa y él interpreta casi todos los instrumentos.
    Los coros son cantados por monjes y sí, es latín y sí es una invocación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante el artículo... ¿Es tuyo? Hay bastantes cosas que me han gustado, y muy bien interpretadas. Otras, sin embargo, me parece que son más arbitrarias, sinceramente, y más abiertas a la interpretación del espectador... y que no tienen un mensaje claro o férreo. Por cierto, que "This is War" es el tercer álbum de estudio del grupo, no el segundo.

    ¡Gracias por lo de "L490"! Sabía que la componía Shannon, pero no que la tocara él también :) Los coros sí, son latín, aunque dudo que los hagan monjes, otra cosa es que imiten el canto gregoriano xD

    Gracias por pasarte y comentar :) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los coros si los hacen mojen, aparece en la pelicula que hicieron Artifact

      Eliminar
  15. Un disco francamente bueno, aunque la verdad es que a mí Stranger In A Strange Land me parece un ladrillo de cuidado. Me ha gustado la crítica, eso sí.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...