sábado, 29 de septiembre de 2012

Muse - Black Holes and Revelations (2006) (IV)


Ya existía una crítica aquí en Rockrítico sobre este álbum, pero siendo tan vieja y corta, he creído conveniente empezar de cero otra vez. Y ha sido borrada.

Tras el "Absolution", Muse se lanzó de nuevo a los escenarios, paseándose por todos los festivales y países posibles (consideran su actuación en Glastonbury de 2004 como "el mejor concierto de sus vidas") y cimentaron su fama en directo.



Y después justo de "Black Holes and Revelations" (lo digo ahora para no colocarlo al final cuando ya haya acabado con todo), dieron el conocido concierto en el estadio de Wembley, con lleno absoluto y que luego se convertiría en el "H.A.A.R.P." (aquí tenemos, por ejemplo, "New Born", "Stockholm Syndrome" y, por variar, "Micro Cuts").

Pero vamos al asunto: si "Absolution" hizo que Muse despegara de una vez por todas, "Black Holes and Revelations" les colocó en la estratosfera. Así de simple. Por primera vez, en mi opinión, Muse alcanza una regularidad casi perfecta y no pierde el ritmo. El progresivismo se pierde (se reserva a la portada, obra del genio Storm Thorgerson, que ha trabajado con grupos desconocidos como Led Zeppelin, Pink Floyd o Megadeth), pero los temazos se suceden.

Con la introducción de "Take a Bow" se nos presenta a unos Muse todavía más metidos en la paranoia. Sinceramente, con esos maravillosos sintetizadores, siempre he pensado que es la canción con la que deberían empezar todos los conciertos, pero no goza de la fama que debiera.

Y, claro, está "Starlight". No sólo es la canción que me introdució a mí a Muse: conozco a gente (está bien, a una persona) que pagó una entrada para verles únicamente por esa canción (y tuvo que tragarse "Neutron Star Collision", que tiene mérito). Todo el mundo dando palmas, siguiendo la melodía de piano, cantando a pleno pulmón. Sigue siendo la canción que define a Muse.

Pero...

Ya he creado tensión: la siguiente canción es la que separa las dos etapas de la banda o, mejor dicho, a los dos club de fans de la banda (una cosa luego llevó a la otra, pero ya hablaremos de ello). Habré dicho un millón de veces que "Supermassive Black Hole" fue incluida en la banda sonora de Crepús-culo, primera parte, y que eso, por mucho que Stephanie Meyer sea admiradora y que se ponga a lamerles el culo en los agradecimientos, ha sido perjudicial para los fans de verdad como yo.

¿Cuáles han sido los resultados de este cambio en los seguidores? El primero, que en los conciertos las niñas deprimidas cuya misión en la vida es encontrar a un vampiro resplandeciente y con pinta de adicto al cristal no reciben con la misma calidez una joya como "New Born" y un truñardo como "Neutron Star Collision". El segundo es el evidente cambio en el estilo del grupo: ya llegaremos a "The Resistance" y "The 2nd Law", pero olvidaos de el rock progresivo casi heavy y de las obras épicas.

El caso es que la canción no me disgusta. En absoluto. Pero por muy buena que sea, lo que implicó fue mucho peor, en cualquier caso.

En otro orden de cosas, "Map of the Problematique" es una maravilla de tema. Tiene un cierto regusto a algo así como Depeche Mode, y siempre me ha gustado mucho. Es posible que la forma de machacar la batería que adopta Dom tenga algo que ver.

"Soldier's Poem" es la primera de las dos canciones que pasan desapercibidas (para mí, por lo menos). Es una especie de vals bastante cortito que recuerda a los primeros Muse, esos de "Unintended", pero con unos coros que (y es la primera vez que digo esto en esta saga) suenan a Queen. Más en concreto a Queen cantando el "Ave María" de Schubert.

Con unos tambores militares y un riff casi minimalista de slide, da comienzo "Invincible", un crescendo que eleva su intensidad poco a poco hasta desembocar en el mejor solo de guitarra de Bellamy. Especialmente en directo, cuando comienza a lucirse con tappings vertiginosos.

Si recordáis, en la crítica de "Absolution" hice unas cuantas menciones de honor a Chris Wolstenholme. Esta vez, es el momento de otorgárselas a Dominic Howard. "Assassin" es su mejor momento, con diferencia. El inicio, que evoca instantáneamente la imagen de David Hasselhoff por su similitud con la sintonía de "El coche fantástico", es explosivo y colosal, todo gracias a él.

También hablé durante un segundo de "Exo-Politics", canción con un gran riff que suele olvidarse. Es más pop, más simple, más normal y corriente que la mayoría de canciones del disco. Y tiene también un gran solo. Y, en algo que puede ser ya más personal, me parece que la forma en la que están producidas las armonías vocales de los estribillos vuelve a recordar a Queen. Así que, en contra de lo que yo pensaba, podemos datar la fecha exacta en la que Muse se transformaron en Queen: 2006.

Pero molan más los Muse de "City of Delusion": los de las epopeyas que parecen sacadas de Morricone o de alguna banda sonora. Musicalmente, la canción es verdaderamente fabulosa: la acústica, esos violines venidos de ninguna parte que se marcan unas melodías arabescas, unos cuantos juegos sonoros y un solo de trompeta. Guay, ¿no?

Épica también es "Hoodoo", aunque es la segunda canción que me suele pasar desapercibida. Tras un comienzo flamenco y unas estrofas en las que Matt se queda a solas con su guitarra y poco más, para evolucionar en un éxtasis sinfónico marcado por el piano.

Sin embargo, "Hoodoo" se queda por los suelos comparado con el festival de excesos que es "Knights of Cydonia", una especie de prog-western espacial psicotrópico dominado por el tremolo de Matt y por unas cuantas trompetas que vuelven a aparecer. Todo esto viene a ser mejorado por el sinsentido del videoclips, que es probablemente el mejor que han hecho. Ahora (o al menos en el tour de "The Resistance"), con ayuda de Wolstenholme y su armónica (tocando "Man with a Harmonica" de la banda sonora de "Érase una vez en el oeste", de Ennio), acaban sus conciertos con ella. No es fácil superarla (solo lo consigue este video, si sois tan raros como yo). Y por eso, en el álbum, tampoco lo intentan y la cosa termina.

Resumiré: "Black Holes and Revelations" es de lo mejor de su discografía, pero al mismo tiempo es el principio del fin. Cuando Muse dejaron de tomarse a sí mismos en serio, yo también...

---------
LO MEJOR: "Knights of Cydonia", "Starlight", "Map of the Problematique" y "City of Delusion"

LO PEOR: Tal vez "Hoodoo" y "Soldier's Poem"

VALORACIÓN:

- Personal: 10/10
- Musical: 8,5/10

NOTA ACTUALIZADA 2017: 21/30
---------
Quixote



5 comentarios:

  1. Buen disco y buena crítica. Aunque Bellamy se le empezara a ver el plumero en 2006, fue en 2009 cuando reclamó su certificado como hijo ilegítimo de Freddie Mercury, en "The Resistance".

    En cuanto a las teorías conspiranoicas, ya hablaré de ello en los comentarios de la siguiente crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad que a mi me parece maravilloso que sigan como ejemplo a semejante banda como lo es Queen,usando su propio estilo,Muse despues de Queen,va aser la banda mas granse del mundo!!!

      Eliminar
  2. No hay que ser tan duros con los fanáticos de Crepúsculo (por cierto, el nombre de la escritora va escrito mal en tu post, en realidad es "Stephenie"), que mira, no todos somos iguales.
    No todas, porque soy mujer, somos las tipas empedernidas en encontrar un Edward/Jacob, me gustó la novela, soy fanática, pero hasta ahí.Conozco a varias que conocen más de la banda que alguien que se hace llamar "Muser".
    Ya de por sí seré ignorada, pero sí, yo los conocí por el libro de Crepúsculo, Amanecer, para ser más exacta. Me enteré de la existencia de la banda en el 2012, a eso de entre el tercer y cuarto mes del año.
    Comencé, no como todos, a escuchar canciones como "Jimmy Kane", "Yes Please", "Ashamed", "Pink Ego Box", "Agitated", "Shrinking Universe" porque eso fue lo que me salió en una aplicación para descargar música y, después me enteré de lo demás.
    Son una banda grandísima, una banda con mucho genio, entregada, un ejemplo del "si quieres, puedes" y un montón de cosas más por verles. Yo les admiro por un montón de ellas, pero el decir "los conocí por esto" me resta del fandom... he recibido millones de insultos y aún así no dejo de escucharles.
    Cheers!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ugh, me da repelús leer esta crítica de hace tres años. "Los fans de verdad como yo", es para darme un martillazo en la cara.

      Me alegro de que hagas este comentario, porque mi impresión general es que la gente que los conoce por el libro en general no se preocupa demasiado por seguir indagando. Pero veo que no tiene porqué ser así. Una aplicación rara, esa, que recomienda cosas del Hullaballoo y caras B, ojalá fueran todas así en lugar de poner cosas que ya conoces.

      Por lo demás, de acuerdo. No sé si serás minoría entre las fans de Crepúsculo que son también fans de Muse o no, pero en cualquier caso mis disculpas. Espero que Muse solo haya sido el principio, que hay un montón de cosas bajo el sol.

      Eliminar
  3. Siempre me tengo que tragar esta mamonada de que Muse empezo su decadencia despues de este disco... la verdad y siendo muy objetivo encuentro que la banda no ha bajado su nivel ni creatividad en ningun momento. Los discos que vinieron despues, quiza no fueron tan pesados o rockeros como los primeros, pero eso es lo que me gusta de hecho en las bandas, que se muevan por todos los estilos podibles, que sean versatiles... asi como me gusta el radiohead rockero-depresivo y el radiohead electronico, el queen de los 70 y el queen popero de los 80.. tambien me quedo con ambas etapas de muse.. por sierto, considero que Resistance es el disco mas complejo de la carrera de Muse, y tmbien es mi favorito junto con el absolution.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...