miércoles, 27 de diciembre de 2017

The Penrose Project - Succubus (2017)


JORGE: ¡Ho, ho, ho...der, qué frío hace! La semana pasada no hubo reseña conjunta, por cuestiones que escapan a nuestro control, y por ahora Álvaro se encuentra en unas merecidísimas vacaciones indefinidas, así que hoy me acompaña Adrián tras su debut en solitario. Y como los chicos de The Penrose Project nos han sobornado con dineros para decir cosas bonitas del EP que acaban de lanzar, pues vamos a ello.

A: Yo no he visto ese dinero. O se me paga o hago la crítica con frases aleatorias de críticas de Boyero.

J: Espero que seas consciente de que eso únicamente nos anima a no pagarte. Dicho esto, el EP Succubus... Más de lo mismo, menuda matraca, ¿no?

A: En realidad no. He seguido la incipiente carrera musical de gran parte de los miembros de la banda, y nunca habían llegado a este estilo. Ya hiciste en su momento un repaso a Brütal Köala, en la que estuvieron gran parte de la formación de The Penrose. Pero vayamos a lo importante, ¿qué es The Penrose?

J: No empecemos a imitar a locutores míticos, que no acabamos. Pero respondiendo a la pregunta, son una banda madrileña de jóvenes metaleros muy frikis que en el nombre de su banda referencian a geometría imposible, y en sus canciones a cosas tan dispares como la depresión, el machismo en el mundo heavy o nuestro amo y señor Cthulhu. Casi nada.

A: Yo me refería al estilo. Porque es bastante particular y tratan de darle un toque de bandas de los noventa, especialmente Tool. Canciones oscuras, letras que siguen esa senda como por ejemplo en la depresión que has comentado, cierto toque progresivo y alternativo en las guitarras y una voz que combina los guturales con sonidos más limpios. ¿Estás de acuerdo o añadirías algo más?

J: No, creo que tienes bastante razón. Toda esa influencia noventera está ahí, sea en el prog metal o en lo que beben del black metal de esa gente que quemaba iglesias y mataba miembros de otros grupos. Para mi gusto, que también llevo siguiendo la carrera de estos chicos años, es este su trabajo que me parece estilísticamente más atractivo (más que, por ejemplo, el thrash de Holycide, otra banda del guitarrista Salvador que lo está petando muy, muy fuerte ahora). Pero desgranemos los temas, que hay mucha tela que cortar.

A: Empezemos por el principio, por “The Maze”. Ha sido el adelanto de este EP, y es el principal ejemplo de lo que hemos comentado anteriores. Las guitarras (Salva y Diego) son protagonistas aquí y demuestran una gran creatividad tanto en riffs como en los solos. Ahora mismo de hecho acabo de escuchar un solo de la canción que me ha encantado. En este tema la voz de José es bastante limpia, cosa que cambiará en el siguiente tema.

J: He de reconocer que José fue, en el primer momento, lo que menos me gustó del disco, cuando oí el adelanto, quizás por estar más acostumbrado a la voz de Salva en Brütal Köala. Pero en cuanto me hice a ella me di cuenta de que es uno de los puntos fuertes: tiene una versatilidad soberbia, capaz de pasar de la pulcritud en “The Maze” a la ironía sutil de “Succubus”, o la oscuridad envolvente y gutural (tanto fry como growl, o cómo se llame eso) de la increíble “Echoes of the Black Days”.

A: Y además puedo asegurar que José tiene buenas tablas en un escenario, lo que es un plus para un concierto.

J: Concierto que, por cierto, dan dentro de nada. Pero volveremos a eso luego. Mentabas antes la creatividad de las guitarras, que sin duda dejan algunos solos increíbles, como en “The Maze” o “Echoes of the Black Days”, pero también la batería de Carlos es fantástica. Baste ver la intro de “Succubus” para darse uno cuenta; en general toda la instrumentación está a un gran nivel.

A: Quizá porque el tema lo tenía ya escuchado desde que lo sacaran hace un año, pero también me gusta bastante “Hunter’s Dream”. Además tiene un estribillo coreable y pegadizo. También me gusta porque esta canción y “Succubus” tienen un toque agresivo y una temática de asesinatos que me gusta. Otra cosa bastante interesantes en las letras es el uso de figuras mitológicas, especialmente del mundo de Lovecraft.

J: Con “Hunter’s Dream” tengo un problema, y es la manera en que se abre, que me parece lo puto peor del disco: “It was another day, / I mean, another night”... A ver, cronista, aunque seas imbécil podrías evitar demostrarlo en la canción. Aún así, no es más que una mancha en un expediente de letras por otra parte magnífico: los dos temas que mentas trabajan el sarcasmo y las referencias poéticas desde extremos muy dispares, pero es que “The Maze” o “Echoes of the Black Days” también dejan versos increíbles. Ese “Accept the last breath that you refuse to take. / And live (always and forever)” de esta última, por ejemplo, me parte el alma en cada escucha.

A: En los dos primeros temas predomina la ansiedad y la depresión como tema. Yo me quedo con el estribillo de la misma canción (“Echoes of the Black Days”) “The sound of the echoes of the black days. / A song that’s stuck on its replay. / Tempt the wills of our fate / Or drown yourself under the rain”. Creo que el tema se merece más de una escucha para valorarlo como es debido y profundizar en lo que cuenta. Y ya que antes no me has cogido el guante te lo voy a preguntar directamente ¿qué te ha parecido “Seas Of R’Lyeh”?

J: Que haría palidecer de orgullo al mismísimo Lovecraft. O bueno, igual exagero un poco, pero no cabe duda de que es un tema que traslada a la perfección el terror cósmico de los Mitos, al tiempo que condensa bastante bien el espíritu del EP y de estos chavales. Como cierre, resulta soberbio. Y la guitarra que abre el tema está tocada por los dioses, sin duda. Qué preciosidad de riff.

A: ¡Qué pelota que eres! A ver si voy a tener que ir ya sacando las frases de Boyero.

J: También puedo sacarles pegas. Por ejemplo, los coros de Salva y Diego, aunque en general me parecen un buen contrapunto, me sobran en temas como “Echoes of the Black Days”. Y, as much as I like la tralla heavy, echo de menos algún tema más relajado. Es una media hora muy intensa, que roza lo agotador.

A: Eso tú, que eres un flojo. Yo creo que es un disco equilibrado, con momentos oscuros, otros con más fuerza y otros limpios. Son canciones que no se repiten, y eso se agradece, pero también tienen su coherencia tanto en la música como en las letras. Por lo que veo te quedas con “Echoes of the Black Days” como tema favorito.

J: ¿Quién es el pelota ahora, eh, PAYASO DE LOS COJONES? Pero sí, es mi tema favorito, y muy de lejos (y que yo diga eso de un tema tan dominado por guturales da idea de lo bueno que me parece). Me recuerda un poco a mis temas favoritos de Amon Amarth, o incluso Alice in Chains, aunque imagino no son las referencias principales… pero hey, así funciona mi mente. Y tú qué. Cosas de matar, supongo.

A: Antes de volver a escuchar el EP unas cuantas veces mientras escribía esto, me hubiera quedado con “Hunter’s Dream” pero me han ganado mucho en las sucesivas reescuchas los dos primeros temas. Están muy ahí ahí “The Maze” y “Hunter’s Dream”. Y voy a quedarme con esta última porque ha muerto Charles Manson hace unos días y tal. 

J: ¿Y “Seas of R’Lyeh”? ¿Es que nadie piensa en los Primigenios?

A: Cito al maestro: “una modernez vacía”, “un coñazo importante”, “me aburre un montón, me carga, me irrita”, “pretenciosa gilipollez” y “celebérrima estupidez”. Ahora quiero una columna en El País para pontificar. 

J: Otro día, quizás. Por ahora, da notas.

A: Como odio esto. En fin, yo les pondría un notable.

J: ¿Así, a secas? ¿Sin valoración alfanumérica?

A: Soy seco como el clima de los Monegros. O un soriano. No sé, me apetece meterme con los sorianos hoy.

J: Además de seco como un soriano eres tonto como tú solo, por lo que veo. Como sea, mi valoración es similar: un 8 para un disco que no es perfecto, pero sí muy disfrutable, lleno de momentos soberbios, y que confirma a un grupo bastante prometedor. Ahora hazles publi del concierto para que nos paguen.

A: Penrose va a tocar su segundo concierto -el primero fue todo fuego- el 29 de diciembre junto a Suburban Incident. El lugar es Hangar 19, calle Servator, número 19, en el barrio madrileño de Hortaleza. Los metros más cercano son Pinar del Rey y Hortaleza. La apertura de puertas es a las 8:30 y el precio son 6 euros. Imagino que me pasaré si invitan a cerveza o algo. ¿Quieres decir algo antes de cerrar?

J: Que vivan el Sputnik-1 y los calcetines navideños, Lovecraft ya.

1 comentario:

  1. A mi la que me gusta es Echoes... Que alguien tenga narices y cuente los compases sin equivocarse. para mi es la más creativa del EP. Y, en general se nota la madurez que van alcanzando estos chicos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...