domingo, 9 de julio de 2017

Rockrítico Weekly: Blind Melon + Glen Campbell + Crystal Castles

BLIND MELON - BLIND MELON (1992)



Blind Melon lo petó fuerte, y de manera un tanto extraña (más aún considerando la temprana muerte de su líder Shannon Hoon en 1995), han pasado prácticamente al olvido más absoluto salvo por unos cuantos noventeros trasnochados. Su estilo, pese a menudo asociarse al grunge que tan en boga estaba por aquellos años, debe bastante más al rock buenrollista y hippy de los Grateful Dead. Si acaso, la banda grunge con la que más parecido guardan sería Pearl Jam. Quizá sea ese sonido jam el responsable de su desaparición del imaginario colectivo, que le pregunten a Spin Doctors o Phish si no. Otra banda referente podrían ser Guns 'n' Roses, dado que Hoon participó en la grabación de los Use Your Illusion

Con tantas credenciales rockeras, este disco debut derrocha en guitarreos de enjundia, y también en ritmos sincopados, pero carece de ese factor X que podría diferenciarlos del resto de bandas de los noventa. Si bien musicalmente son los primeros de la clase, no sacan los pies del tiesto en ningún momento: ni la balada country "Change", ni el "lollapalooza-rock" de "Tones of Home", ni siquiera el megasingle "No Rain", un temita happy de digestión ligera con chasquido de dedos incluído.

VALORACIÓN: 18/30

RECOMENDADO PARA: Consumidores de marihuana recreacional de más de cuarenta.

GLEN CAMPBELL - WICHITA LINEMAN (1968)

 


"Wichita Lineman" es un clásico del country, una obra maestra compuesta por Jimmy Webb que rezuma melancolía y que es simplemente uno de los temas más bellos jamás escritos. Sería ideal que todas las canciones que se incluyen en el álbum compartan esa misma calidad, pero no deja de ser una utopía. Glen Campbell grabó cinco discos en 1968, y aunque en su repertorio no faltan joyas ("By the Time I Get to Phoenix", también de Webb, o la sensacional "Guess I'm Dumb", del mismísimo Brian Wilson), alguien tan prolífico tiene que tener mucho relleno. 

Tenemos aquí covers de artistas tan variopintos como Otis Redding ("(Sittin' On) The Dock of the Bay") o Jacques Brel ("If You Go Away"), que difícilmente podrían haber estado a la altura de sus predecesoras, aunque siguen siendo dignas interpretaciones. Campbell se columpia entre el cowboy en tierra hippy y el crooner teatral, y tiene credibilidad en ambas facetas, quizá porque su voz no tiene el poso rebelde de un Cash o un Nelson. Pocos temas sobresalen aparte del que le da título: por ejemplo, "Dreams of the Everyday Housewife", con su tempo de vals, es puro Campbell. El resto es meramente decente o ligeramente mediocre, pero su corta duración lo convierte en una escucha placentera.

VALORACIÓN: 17/30

RECOMENDADO PARA: Vaqueros con su corazoncito.

CRYSTAL CASTLES - CRYSTAL CASTLES (2008)

 


Crystal Castles son uno de esos grupos electrónicos que siguen la extendida fórmula de "chica que canta, señor que toca los tecladitos", como antes hicieron The Knife y luego harían Purity Ring. De hecho, Crystal Castles recuerda bastante al dúo sueco: la voz de Alice Glass (cuando aparece, que no es muy a menudo) tiene tanta personalidad como la de Karin Dreijer, capaz de ser gélida e impersonal, o rebelde y punk ("Alice Practice"). Inspirados en el electroclash, la música dance subversiva que alcanzó gran popularidad al principio del milenio, y en los videojuegos retro, el álbum oscila entre piezas más robóticas (el sarcástico "Untrust Us" que le da comienzo: "cocaine is not good for you") y locuras ruidosas como "xxzxcuzx Me".

Creo que es en el segundo aspecto en el que brillan más, quizá porque la voz de Glass no está sepultada bajo capas y capas de efectos y bleeps y bloops y cosas de estas. Las canciones más convencionales, por llamarlas de alguna manera, no llaman la atención por sí mismas, siendo relegadas más bien a música de fondo: "Good Time" podría ser infantil y divertida, pero acaba siendo desquiciantemente repetitiva. Lo más parecido a un tema pop al uso sería "Vanished", que no deja de ser un remix. En resumidas cuentas, el disco parece más una guarnición que un plato principal.

VALORACIÓN: 17/30

RECOMENDADO PARA: Ciberpunkis en una rave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...