viernes, 5 de diciembre de 2014

Taylor Swift - 1989 (2014)



Bueno, bueno.

Empezaré diciendo que me encantan Arcade Fire y The Smiths, continuamente debato conmigo mismo sobre si The Fall es mejor que Can, o si es al revés; y he usado samples de Amon Düül II y de Mayhem en algún mash-up que nunca verá la luz. Soy un connoisseur. 

Esto lo aviso para aligerar el golpe. Porque 1989 es posiblemente el disco de pop del año.

Vamos por partes.


Taylor Swift es de lo más cool. Es también de lo menos cool, dependiendo de nuestros baremos de coolería. Es cool porque es una estrella del pop que es amiga de Lorde y es un poco "manic pixie dream girl". Es muy poco cool porque es una joven blanca que hace (o hacía) country. Un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma.

Los fans de Taylor Swift son quinceañeras americanas. Esto es así. A los sibaritas de la música les parece anodino e inofensivo, y tienen toda la razón del mundo. Pero, en cierto modo, en el mundo de Rihanna, Miley Cyrus y Nicki Minaj, Taylor Swift se agradece bastante. No es un modelo de conducta, quizá (gusta de poner a parir a sus ex-novios con ilusión), aunque claro, en comparación con las otras, es un angelito.

1989 suena exactamente al año 1989, que por otra parte es el año en que nació la T-Swift. No promete mucho, quizá canciones pegadizas y un sentimiento happy: ambas promesas que, efectivamente, cumple. Ni que decir tiene que el disco es básicamente esto:

Quizá haya puesto esto para que os distraigáis en un debate sobre doblaje latino vs. castellano y olvidéis que me ha gustado un disco de Taylor Swift.

La transición del country (o lo que fuese) al synth pop retro ha sido quizá inesperada, irrelevante o ambas. "Welcome to New York" tiene un teclado más o menos memorable en el estribillo, y una especie de reivindicación LGBT que parecería fuera de lugar en Nashville, pero que aquí funciona. Es como Robin Sparkles, pero Robin Sparkles mola, así que eso no es un insulto.

El primer number one del disco es "Blank Space", que tiene un momento pop bastante genial ("cause you know I love the players/AND YOU LOVE THE GAME!" así con los brazos en alto). Otro momento que resalta lo fuera de lugar que está Swift dentro del panorama es el "I could make the bad guys good for a weekend"... Cualquier otra hubiera dicho exactamente lo contrario.

Y aquí llega la canción que verdaderamente tuve que escuchar dos veces porque no me lo creía. Por un momento pensé que se había transpapelado algo con el último disco de Daft Punk, pero no. Me pasé diez minutos pensando a qué demonios se parecía ese fondo electrofunky, y todavía no lo sé. Es "Style", y me sigue anonadando. Porque es muy buena. Y me lleva a un punto importante: si esto lo hubiera sacado Charli XCX o alguien similar, los hipsters de mierda estarían rasgándose las vestiduras. Pero bueno, eso ya va aparte.

"Out of the Woods" hace risa porque está a medio camino entre Lorde y Eurovisión, pasando por Kate Bush. Tiene una producción de batería ominosa a más no poder, que le vendría muy bien también a "Blank Space". No es el estribillo más imaginativo del mundo, pero tiene su gancho. Por su parte, "All You Had to Do Was Stay" suena a CHVRCHES (pero CHVRCHES son como super-indie ya de fuá, así que necesariamente tienen que ser mejores, ¿no?) y tiene ese gritito de "stay!" que tiene mucho encanto.

Luego llega el supersingle "Shake It Off" que tiene el saxofón chachi o algo, y que de hecho es la peor canción de momento, aunque es ridículamente pegadiza. Dejando la canción a un lado, el famoso (o infame) videoclip está dirigido por Mark Romanek, also known as el tipo de "Hurt" de Johnny Cash y "Closer" de Nine Inch Nails. Ahí queda.

Tras esta ristra, el disco no alcanza las cotas de... dejémoslo en sorprendente calidad de las canciones anteriores. La batería del estribillo de "I Wish You Would" es casi diría interesante, la cual no es una palabra que esperaba utilizar; "Bad Blood" tiene algo más de actitud de lo habitual, pero tampoco mucha, "Wildest Dreams" empieza a lo Robyn (algunos dicen que esta canción se asemeja a Lana del Rey, pero yo no es que esté muy bien informado) y tampoco termina de convencer, y el resto son simplemente normalitas, salvo quizá "Clean", que es mu bonita.

Así que igual lo de disco de pop del año es exagerar, pero no tengo ninguna duda de que es el mejor de todos los que han llegado al número uno este año. Echadle un ojo e insultadme si lo veis necesario.

---------------------------------------------------------------------------------

¿Tengo que escuchar esto?: Como mucha gente sabrá, Taylor Swift ha retirado su música de Spotify, y en YouTube es prácticamente imposible encontrar muchas de las canciones. Así que la accesibilidad es limitada a menos que te lo compres. No creo que se tenga que escuchar el disco entero, pero lo que puedas encontrar fácilmente quizá no decepcione.

Si sólo tuviera que escuchar una canción: "Style". Porque es como Daft Punk si Daft Punk fuera un guilty pleasure (que lo es, pero no viene al caso).

¿Dónde debería escuchar esto?: En Spotify no, desde luego. Yo recomiendo un viaje por carretera en un descapotable rojo, hacia la fiesta de pijamas de tu amiga Rosi.

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: Escúchate lo nuevo de Charli XCX, Sucker. Y bueno, he mencionado a CHVRCHES, y The Bones of What You Believe es un discazo.

Valoración: ****

NOTA ACTUALIZADA 2017: 16/30

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...