domingo, 7 de diciembre de 2014

Johnny Cash – Out Among the Stars (2014)



Habitualmente, miro con mucha reticencia cualquier disco lanzado de manera póstuma tras la muerte de un artista (y cuanto más tiempo ha pasado desde su muerte, peor). Cuando se trata de un trabajo truncado por el fallecimiento, que se completa y se lanza (como pudiera ocurrir con el Sketches for My Sweetheart the Drunk de Jeff Buckley, o el This Is It de Michael Jackson), no tengo problema; cuando es un disco hecho a partir de material que el artista no quiso completar en su momento porque no lo vio con suficiente calidad (como pueda pasar con lo último que está saliendo del propio Rey del Pop), me hace mucha menos gracia.

Ahora, con este trabajo del Hombre de Negro, lanzado hace pocos meses, más de diez años después de su muerte, ese problema se ha visto... digamos “reducido”. Descubrí el disco cuando una amiga (Helena, se te dedica esta crítica, por maja) me enseñó uno de los temas, lo escuché sin saber a qué disco pertenecía, indagué, y...

Out Among The Stars es un trabajo grabado a partir de sesiones que Cash hizo con Billy Sherrill entre 1981 y 1984, y que no descartaron ellos, sino la propia discográfica, Columbia. El disco, así ya tiene un enorme aliciente: las canciones mantienen una unidad y una coherencia, propiciada porque se parieron en la misma época; y el material es uno con el que el propio artista estaba a gusto (versiones de algunas de ellas saldrían después en los American Recordings, o las tocaría Cash en concierto). Puntos para él.

Desde el primer tema, el “Out Among the Stars” homónimo al disco, se entiende por qué Cash estaba a gusto con ello (y, como comenta nuestro compañero Blaze, a qué se pudo deber que el disco no saliera en su momento: a las ventas). El tema, lento, toca a modo de balada uno de esos temas que tanto gustaban al Hombre de Negro: el de un atracador, forzado a tomar ese “mal camino”, presentándolo como el héroe, con parte hablada y coros femeninos incluidos.


“Baby Ride Easy” es un dueto con June Carter, el primero del disco, que sigue los mismos parámetros de ritmo rápido y enérgico y voces entrecruzadas y unidas en los coros a que acostumbraba la pareja. Muy diferente es “She Used to Love Me a Lot”, un tema de amor desesperado donde vuelven los coros, y que se regraba en una última pista bonus con Elvis Costello… y que tiene algo, no sabría decir que (y probablemente sea una impresión absurda mía sin la menor justificación) que me recuerda al clásico country “Ghost Riders in the Sky”.

Para contrarrestar, “After All” es un canto a la amistad, lento, pausado, donde la huella más gospel y acústica de Cash se deja notar en varias ocasiones, y que está acompañada por piano, y no por cuerdas. Resulta, desde luego, un ejercicio interesante, aunque el momento del disco en que se sitúa quizás lo haga cuesta arriba.

Llegamos a “I’m Movin’ On”, un tema interpretado junto a Waylon Jennings (no olvidemos que poco después de estas sesiones montarían juntos, añadiéndose Willie Nelson y Kris Kristofferson, el supergrupo country The Highwaymen). La mecánica es la misma que con June: rapidez en el ritmo, instrumentación con bastante percusión, y voces que se van alternando y se enlazan en el coro (aquí más bien en las frases que cierran las estrofas). Cerca del final también hay un curioso solo de guitarra.

Con “If I Told You Who It Was” se mantiene esa vuelta al country más clásico de Cash, que aquí decide recitar/narrar todas las estrofas, y cantar únicamente en el estribillo (con un tono muy curioso, que agrada bastante). La instrumentación mantiene la coherencia y el efecto conseguido la verdad es que es bastante destacable. De “Call Your Mother” (primera canción del disco compuesta por él mismo) quizás no se pueda decir lo mismo, si bien es una más que decente balada lenta con armónicas ocasionales dedicada a toda madre ahí fuera.

El segundo medio destaca menos, aunque sigue teniendo temas interesantes. “I Drove Her Out of My Mind” vuelve a combinar canto y habla para narrar una historia de desamor y muerte (muy cercana a la road story americana) curiosamente alegre en la música. Por su parte, “Tennessee” retoma lo rural, con coros de bastante protagonismo, en una historia más alegre y de música bastante similar.

“Rock and Roll Shoes”, como es lógico, da más importancia a un guitarreo eléctrico, pero sin abandonar el sonido country, para contar por enésima vez la historia del músico que no quiere dejar de serlo. Es un buen contrapunto a “Don’t You Think It’s Come Our Time”, la segunda balada a dos voces con June Carter, que sigue la misma mecánica que un buen número de los duetos de la pareja: una estrofa cada uno, estribillo juntos, un par de versos por separado, y estribillo, con música más o menos animada y temática amorosa. Es un tema poco original, pero que, como habitualmente, funciona a la perfección, estando de entre lo mejor del final del trabajo.

Trabajo que, en lo que toca a novedad, se cierra con “I Came To Believe”, otra canción (la única junto con “Call Your Mother”) compuesta por el propio Cash, y donde el piano lleva la carga instrumental importante. La huella gospel está aquí centrada en la temática, más que en la forma, y la importancia vocal de Cash es bastante a tener en cuenta. Finalmente, tenemos para acabar una nueva versión de “She Used To Love Me A Lot”, la que hacía con Elvis Costello, mucho más etérea y experimental… y por ello quizás bastante más floja.

El disco es sólido, está bien construido, y no baja el ritmo en ningún momento, aun siendo verdad que tiene varios temas poco destacables. Sin embargo, demuestra el buen talento interpretativo de Cash, en una época a caballo entre el pasado que le llevó a la fama y el futuro de los American Recordings que le consagró definitivamente como leyenda (cosa que ya era, por otra parte). Los guiños a ello son constantes en el disco (empezando por la portada… a quien no le recuerde a otro álbum mítico es que ha escuchado poco a Cash) y, en general, todo ello deja buen sabor de boca. Además, no sé por qué, pero el título me encandila mucho.

Allez-y, mes ami!

Buenos días, y buena suerte.

---------------------------------------------------------------------------------

¿Tengo que escuchar esto?: si de Cash conoces cosas sueltas, podría ser un buen disco para empezar, y luego ya indagas en cuál de sus dos etapas te atrae más. Además, son 13 canciones en apenas 37 minutos (son temas muy breves todos), lo que contribuye a la variedad.

Si solo tuviera que escuchar una canción: complicada decisión. Diré que “Baby Ride Easy”, porque tengo debilidad por los duetos de John y June.

¿Dónde debería escuchar esto?: Tennessee sería perfecto. Si no, vete a algún garito country (como el Albatros Tex-Mex que nos trajo a Blue Age la semana pasada).

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: de la primera época de Cash, recomendaré el directo At Folsom Prison. De la última, el American IV: The Man Comes Around. Y ya todo es seguir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...