domingo, 19 de mayo de 2013

Anochecer en Waterloo: Recopilatorios

Uno de los temas que más divide a los melómanos es la apreciación de los álbumes recopilatorios. Los fans más convencionales los defienden como algo necesario, que reúne los mejores temas de una banda (o de un género, o de una década) y evita tener que comprarse varios discos con tal de tener las canciones que queremos; los puristas, por el contrario, opinan que los "grandes éxitos" arrancan a las canciones de su contexto y son simplemente una forma de sacar dinero.

Ambos, en cierto modo, llevan razón. Yo mismo tengo ciertos problemas a la hora de decantarme por una de las dos opciones. Dentro de mi "canon", los noventa y tantos CDs que poseo (son relativamente pocos, lo sé), solo incluyo cuatro recopilatorios: el "Substance" de New Order, el "Singles Going Steady" de Buzzcocks", el "The Sound of The Smiths" y el "The Best of Suede", mientras que tengo apartados en otro montón Greatest Hits de Boston, ABC, Ultravox, The Cars o Kajagoogoo (tuve una infancia difícil). Y todavía no sé exactamente qué hace que considere a unos dignos de mi colección y a otros no.



En mi opinión, hay tres formas de hacer un disco recopilatorio de una banda decentemente:

- Aglutinando todos los singles (o los más importantes) lanzados por el artista, de tal manera que el purista que se quejaba de la falta de contexto pierda su argumento. Al fin y al cabo, los singles han sido vendidos de forma separada a los álbumes, y en muchos casos emitidos en la radio sin ese marco que aporta el disco, así que no tiene motivos para quejarse. En caso de que el hipster insufrible de turno diga "pero es que los singles tampoco me gustan y no escucho ningún álbum si no es conceptual", tenéis mi permiso para pegarle una patada en el estómago.

- Recorriendo cronológicamente la carrera del artista, de tal forma que al escuchar el recopilatorio nos sirva para comprender su evolución a lo largo del tiempo sin tener que recurrir a la discografía entera (que sería la solución idónea, pero muchas veces demasiado pesada).

- De forma similar a la primera, muchas bandas (sobre todo antes) han lanzado singles que no aparecieron en discos de estudio, así que estos singles extra suelen juntarse en recopilaciones aparte, como es el caso, en su mayoría, del "Substance" de New Order. También se puede hacer con caras B, pero no suele ser tan interesante.

También es cierto que se pueden hacer dos tipos de recopilatorios: el CD normal y el macro-mega-hiper-director's cut-box set que tiene hasta una conversación entre el bajista y su madre sobre si convenía ponerse una chaquetilla ese día porque hacía frío. Que los hay. Centrémonos en el primer caso, porque el segundo va a tener todas las canciones, singles, demos, versiones en directo y memeces varias que hayan ocurrido en la carrera del artista en cuestión, así que no va a haber problemas de "pero te has dejado esta canción, inútil".

La cosa es que no está bien meter canciones a capón, sin orden ni concierto. En ese caso sí que me pongo de parte de los "puristas", porque se está perdiendo algo importante si se hace así. Si estoy escuchando un recopilatorio de Springsteen y de "Born to Run" me pasas a "Streets of Philadelphia", es que algo estás haciendo mal: estás transportándome en pocos segundos de 1975 a 1993, Springsteen ni siquiera canta igual y probablemente provoques una confusión en la mente del que lo escucha que le lleve a cometer tropelías.

Sigamos con el ejemplo de Springsteen. No es fácil resumir cuarenta años de carrera en quince canciones, en una hora. Y más aún cuando el artista en concreto ha estado cambiando su estilo, desde un folk íntimo y acústico ("Nebraska") a rock obrero ("Darkness on the Edge of Town") a pop ochentero ("Born in the USA") y mil cosas más. El "Boss" ya está en la fase "disco doble" de su trayectoria, no se puede cortar a un solo CD.

Y si algún loco quisiera hacerlo, necesita un conocimiento extraordinario de cada paso que ha dado el Boss en esos cuarenta años. Saber cuando puede decir: "de acuerdo, "Greetings" es estupendo pero suena parecido al segundo disco así que necesito resumir esa etapa en una sola canción", o "paso olímpicamente de "Devils & Dust". Y lo mismo pasa con cualquier otro grupo o artista del mundo.

Ahora no está tan de moda lo de hacer recopilatorios como antes, de grabar cintas y cintas de cassette, pero alguien lo hará todavía, imagino, aunque sea en forma de lista de reproducción de Spotify. Asi que si vais a hacer algo así, tenedlo en cuenta: es necesario un orden, no simplemente meter lo mejor de cada artista a tresbolillo porque no tiene gracia. Es posible llegar a comprender y apreciar a un artista en una hora, ese es el verdadero objetivo de un "best of". Siempre y cuando sus álbumes no estén compuestos íntegramente por canciones de veinte minutos.

Quixote

3 comentarios:

  1. Hay grupos que no pueden entenderse sin sus recopilatorios, como fueron los Greatest Hits de Queen, de Depeche Mode o incluso el de Los Secretos, que les dio de nuevo fama nacional. Con otros sencillamente es que es necesario para adentrarse un poco en ellos y saber si te llaman, como pasa con Pink Floyd, y por muy doloroso que sea concebir por separado Money o Another Brick in the Wall.

    Personalmente a mí me repatea MUCHO la jugada discográfica de dejarse alguna muy buena fuera de la compilación pa 'joder' y que tengas que acabar pillando también un álbum de estudio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que Queen no puede entenderse sin sus recopilatorios? Es, de hecho, al revés. Si quieres entender a un grupo, Queen en este caso, no te puedes basar en los discos recopilatorios, que no son otra cosa que una estrategia para vender, si no que lo que tienes que hacer es escuchar todos los álbumes desde el principio.

      Además, si mal no recuerdo, en los Greatest Hits no aparece ninguna canción del "Queen I" y es uno de los álbumes más pepino.

      Eliminar
  2. Yo crecí, literalmente, con el Singles 86/98 de Depeche. Y en el caso del "Greatest Hits I" de Queen, que debe de estar en cada casa, funciona mejor porque Queen no era una banda en la que el contexto del álbum fuera tan importante, como sí que lo es Pink Floyd. Queen si puede ser concebida como banda de singles, pero los Floyd no. En el caso de Money, puede ser un poco distinto, porque en realidad es una canción que no encaja mucho en "TDSotM". Sin embargo "Another Brick in the Wall" (la 2, entiendo), no es igual si no tiene "The Happiest Days of Our Lives" antes. Y así pasa con muchos otros similares: Radiohead, por ejemplo. "OK Computer" y "Kid A" son álbumes que, si no se escuchan enteros, no son iguales. Si sacas "Creep" de "Pablo Honey" o "Just" de "The Bends" no pasa nada, pero saca "Idioteque" o "Karma Police", y te lo cargas.

    Pero el "Greatest Hits" de Queen funcionaría mucho mejor si lo pones un poco en orden. Pasar de "Bohemian" a "Another One Bites the Dust" y luego otra vez atrás en el tiempo a "Killer Queen" hace que pierdas un poco el norte. Si el sonido no cambia mucho entre un álbum y otro, no pasa nada, pero en este caso... ¿No es mejor escuchar un recopilatorio de Queen y acabar conociendo mejor al grupo y no sólo sus canciones?

    Y sí, estoy de acuerdo contigo en eso último. Ya que te pones, mete todas las canciones xD.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...