jueves, 9 de mayo de 2013

3x1: Rory Gallagher + Thin Lizzy + Gary Moore

Como suelo hacer, he decidido darle a este 3x1 algo de uniformidad. Así que como tenía a Thin Lizzy entre mis peticiones, voy a dedicar tres críticas no muy extensas a tres discos distintos de blues-hard rock irlandés. Eso es ser específico, sí señor (no tanto como mi 3x1 de artistas australianos con gaitas, pero algo).

Rory Gallagher - Top Priority (1979)


Puede que esta sea la primera vez en mi vida que escucho de forma consciente a Rory Gallagher. Y sé que no debería: es uno de los bluesman blancos más importantes de la historia, no tan lejos de Clapton o SRV como algunos pensarían. Su habilidad con la Stratocaster es reconocida ampliamente por guitarristas de todo tipo, con Brian May llegando a afirmar que debe su idiosincrático sonido al irlandés.

Según tengo entendido, "Top Priority" pertenece al repertorio más rockero de Gallagher. Escuchando la primera canción, "Follow Me", es difícil no empezar comparándole a Mano Lenta, si bien es una canción más potente que todo lo que hiciera éste en su vida. El talento instrumental de Gallagher se hace patente tema tras tema, y creo que en directo esto debía ser espectacular (corrijo, lo era). En cada canción parece ofrecer algo distinto: está el bottleneck de "Wayward Child", la veloz y despreocupada "At the Depot", el blues puro y duro de "Off the Handle" o la acelerada "Just Hit Town". Todo ello aderezado de licks de guitarra monumentales por todas partes.

El sonido me recuerda en general al rock sureño que se había desarrollado en EE.UU. no muchos años antes, rock simple y guitarrero con mucha influencia del blues. Y nos llega nada menos que de Irlanda. Un gran disco, desde luego.

-----
LO MEJOR: "Wayward Child", "At the Depot"

VALORACIÓN: ***

SI TE GUSTA, PRUEBA: Los primeros discos de Clapton en solitario, tal vez Ted Nugent. O Robin Trower.

NOTA ACTUALIZADA 2017: 22/30
-----

Thin Lizzy - Jailbreak (1976)


Thin Lizzy era una banda con miembros irlandeses, norirlandeses e ingleses en pleno éxtasis del IRA de los años setenta. Así que merecen un aplauso, ya de entrada. Por si esto no fuera suficiente, además son una de las bandas de hard rock más duraderas de todos los tiempos.

Esta es probablemente su obra maestra, en la que Phil Lynott y sus chicos estaban más en forma. Las guitarras gemelas de Scott Gorham y Brian Robertson sientan un precedente al que recurrirían posteriormente múltiples bandas de la NWOBHM. Todo es rock puro y duro, sin fisuras, sólido como... bueno, como la roca. El potente "Jailbreak", que abre el disco, da paso a temas más desenfadados como "Running Back", que suena casi a Van Morrison. Sin embargo, los verdaderos pilares del álbum son el brutal himno "The Boys Are Back In Town", y la épica "Cowboy Song", que va creciendo poco a poco hasta convertirse en un tema increíble.

Este disco es definitivamente imprescindible para todo amante del rock que se precie. Es asequible, no muy largo, y no hay apenas ningún momento de descanso. Fabuloso.

-----
LO MEJOR: "The Boys Are Back In Town", "Cowboy Song"

VALORACIÓN: ****

SI TE GUSTA, PRUEBA: Robert Christgau los comparó negativamente con Bruce Springsteen. No estaba desencaminado del todo. Quizá se puedan asemejar algo a Blue Öyster Cult.

NOTA ACTUALIZADA 2017: 24/30
-----

Gary Moore - Wild Frontier (1987)


Pese a que, en los setenta, el norirlandés Gary Moore era un verdadero bluesman (y estuvo en Thin Lizzy en dos etapas distintas); en la década siguiente hizo lo que muchos otros contemporáneos (se me ocurre, por decir alguien similar, Steve Winwood, aunque éste lo hizo de forma mucho más extrema): abrazar el lado más comercial.

La producción ochentera es evidente desde los primeros segundos de la maravillosa "Over the Hills and Far Away", con cierto toque celta. Percusión dramática y prefabricada (en todo el álbum, de hecho) y teclados verdaderamente épicos, esta canción hará las delicias de todos aquellos rockeros con cierto aprecio por la música folk irlandesa y los excesos ochenteros. Pese a lo que pueda parecer, Moore siempre deja pinceladas con su guitarra en cada canción, así que en cierto modo, la esencia sigue ahí. En la misma dinámica está "Wild Frontier", con esos coros que aparecen al final de la canción. Sin embargo, el tema que sirve como mejor escaparate de su técnica con la Gibson es el instrumental "The Loner".

Pese a que la versión de "Friday on my Mind" no es precisamente acertada (en comparación con la genial original, esta suena como si Billy Idol se hubiera puesto hasta arriba de LSD), y que la producción puede llegar a ser ridículamente pomposa, es un disco que merece una escucha. Moore bien podría ser el que mejor fusionó el rock duro con los excesos ochenteros.

-----
LO MEJOR: "Over the Hills and Far Away", "Wild Frontier". "Strangers in the Darkness" es brillante también.

VALORACIÓN: ***

SI TE GUSTA, PRUEBA: Billy Idol no sería tan descabellado. U otros grupos del tipo hard rock ochentero como Whitesnake.

NOTA ACTUALIZADA 2017: 21/30

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. "Follow Me" y "Wayward Child" molan, tampoco yo había escuchado nunca conscientemente a este chico... Thin Lizzy, por su parte, son absolutamente geniales, ya sea con himnos como los que haces aparecer por aquí o su siempre genial "Whiskey In The Jar".

    Y en cuanto a Gary Moore... Qué decir, ha sido todo un descubrimiento. "Wild Frontier" ya mola, pero es que las mayúsculas cuando hablamos del TEMAZO que es "Over The Hills And Far Away" no le hacen justicia... Épico no, lo siguiente.

    Maravilloso artículo :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...