miércoles, 9 de agosto de 2017

Oasis - Be Here Now (1997)



ÁLVARO: ¡He vuelto! Que no me había ido, pero sí. El caso es que no sé qué estoy diciendo y no llevo ni veinte palabras, quizá porque el disco que hemos escogido para esta ocasión ha destruido mis neuronas hasta el punto de incapacitar mi expresividad, de dejarme sin nada que decir, aunque no lo parezca. Es el tercer disco de unos chavales bastante odiosos de Manchester, llamados Oasis. El disco se llama “Be Here Now”. No es muy bueno. Di algo, Jorge.

JORGE: Mi principal aportación en este momento es proponer que demos por finalizada la crítica aquí, ya. Yo no quiero hacerla. Tú no quieres hacerla. Nuestros (inserte número n aquí, donde n es un entero natural entre el 0 y el… 2) lectores no quieren hacerla. Oasis no quiere que la hagamos. El bello barrio suburbial de Burnage, donde nacieron estos mozos, a aproximadamente una hora a pie al sur de donde vivo no quiere que lo recordemos. Por qué.


A: Ya, pero aunque sé que te dije que íbamos a hablar de Venezuela o la turismofobia, porque había poco que contar sobre este monumento al farlopismo olímpico, un posterior análisis me hizo recapacitar un tanto. Tomé notas, y ahora las he perdido, pero de algo me acuerdo. Yo puedo empezar a hablar un poco del disco, y tu si quieres vas dando opiniones sobre un tema de tu propia elección. Sin ir más lejos, hace poco se filtró una carta de un empleado de Google en la que se culpaba a las diferencias genéticas entre hombres y mujeres de la poca presencia femenina en empresas de tecnología y ciencia. ¿Qué opinas tú? Para aquellos a los cuales se la refanfinfle lo que tenga que decir mi compañero, podéis pasar a la siguiente A, donde hablo del contexto en el que se enmarca “Be Here Now”.

J: Yo, mientras, voy a ir opinando que Noel Gallagher es gilipollas. Que es de dominio público, pero madre mía las cosas que le he leído investigando para esta crítica. Declararte de izquierdas y decir que no apoyas a Corbyn porque es comunista mientras comentas que a Thatcher uno se la podía tomar en serio es como ser del Madrid y decir que Cristiano no te cae bien porque es neozelandés, y que al menos Mono Burgos tenía un grupo de rock. No tiene sentido, no tiene correlación y es patético. Also, todo lo que dice Álvaro, que está bien chido. Ah, y que menudo asco el de Google ese. Otro gilipollas. Como Noel.

A: Corría el año 1997, y Oasis venía de lanzar dos álbumes consecutivos que causaron un verdadero terremoto en la música británica y les situaron como la banda más grande del mundo, o eso decían y dicen y dirán ellos siempre. Definitely Maybe y (What’s the Story) Morning Glory son, sin aspirar a más, dos fantásticos discos de rock nada pretenciosos en los que una banda de chicos de barrio hablan de sus sueños e ilusiones. Parece ser que no tenían ninguna esperanza de cumplirlos, porque no tenían nada preparado como continuación. Entre la crisis creativa de Noel, que había pasado de tener que componer para sobrevivir a irse de fiesta con Mick Jagger y Johnny Depp (la guitarra de pedal en “Fade-In Out” es de este último, because why not), las horrorosas medidas de la discográfica para mantener las canciones a salvo de los filtrados, y el puro hype... olía a catástrofe. Ah, y la droga. Y Liam siendo peor que Noel, diga lo que diga Jorge, insultando a su hermano e inventando excusas para no cantar. El milagro es que este disco exista, por mediocre que sea.

J: Me caen los dos mal, conste en acta. Bastante fuertemente. Pero en cuanto a todo lo que dices… la verdad es que no comparto que sea un milagro la existencia del disco. De hecho, me parece obvia y correlativa a su calidad, pues el motivo de sacarlo era (y creo que lo dijeron ellos mismos), puramente comercial. De ahí el enorme problema que te golpea en la cara en seguida: en 70 minutazos no hay ni una sola idea original. Hay temas que están bien, no se me malinterprete, pero… ¿Innovación? Cero, más o menos.

A: Innovación menos un millón. Pero es que son Oasis, un grupo con tan obvias influencias que no me voy a molestar en mencionarlas (ya lo hacen ellos en el tema que da inicio, “D’You Know What I Mean?”). Para ellos innovar es cambiar los pronombres en los puentes de las canciones, cosa que hacen continuamente, pero bueno, las letras son harina de otro costal. El caso es que el disco se llama “Be Here Now”. Vive el presente, y tal. Muchas canciones hablan de concentrarse en el futuro, como esa especie de homenaje al Partido Laborista de “It’s Getting Better (Man!!)”. Por lo que resulta irónico no sólo que sus referencias fueran tan antiguas, sino que ambos hermanos sigan viviendo casi por completo del pasado y afirmando que eran “la mayor banda de la historia de la humanidad”. O algo. Las palabras podrían no ser textuales, pero tampoco me extrañaría.

J: De hecho, añadieron que eran más famosos no ya que los Beatles, sino que “fuckin’ God”. Aunque Noel reconoció estar puesto cuando dijo eso, y tal. Anyway, hay una cosa que no hacen y es engañar acerca de lo que piensan, y esas cosas. “My Big Mouth”, por ejemplo, va de que Noel, o Liam, o ambos, son gilipollas y dicen lindezas como las que acabamos de comentar. Y hay otra cosa que no hacen, y es saber cuándo terminar las canciones. Decía antes que el disco son 70 minutos, a dividir entre tan solo 12 canciones, así que me sale a una media de casi 6 minutazos por canción. Canciones más simples que un botijo, que no es algo malo per se, pero cuando las alargas hasta los 10 minutos… no tiene sentido. Ninguno. Se basa puramente en la repetición y en cosas como, por ejemplo, esa guitarra distorsionada que cierra el tema homónimo del álbum durante 30 puñeteros insufribles segundos. Por qué.

A: Es como que Oasis querían ser ambiciosos, pero ni de lejos tenían el talento suficiente para serlo. Así que lo que quedan son repeticiones innecesarias, como tu dices. De hecho, sólo hay que ver las letras. 



A: Esto dice más de lo que podemos decir nosotros en todos estos interminables párrafos. Cierto es que no todo es horrendo. Existe “Stand By Me”, de lejísimos lo mejor del disco, una balada en la que Noel se imita a si mismo (y a Mott the Hoople) a la perfección, y también la aún más ñoña “Don’t Go Away”. Otros temas tienen algo de potencial, como “The Girl in the Dirty Shirt”, que peca de ser demasiado... parecido a todo lo demás (más todavía que el resto, que ya es decir), o “All Around the World”, que muere horriblemente tras ver alargada su extensión a nueve minutos. Once, con el reprise. Me cago en vuestra estampa.

J: Podría perfectamente copiar y pegar esas últimas líneas. Opino igual: siendo “The Girl in the Dirty Shirt” mi tema favorito, es fusilar la fórmula Oasis, en todos los aspectos, hasta la extenuación. Buena canción, pero no nueva. Y “All Around the World”, representa la otra mitad de lo malo del disco, que es alargarse hasta morir. El reprise, eso sí, me parece de lejos lo más original del trabajo, que no veo realmente malo en ningún sentido sino… eso, aburrido. Vacío. Repetitivo. Con un montón de buen material y un sonido interesante, en temas como los ya mentados, o “Fade In-Out” y “Magic Pie”, pero que queda cojo por pura soberbia.

A: Con el tiempo, parece ser que casi todos los involucrados (menos Liam, que puso la voz y punto, como siempre) han renegado del álbum. Mucha droga, muchas prisas, mucha expectación y, sorprendentemente, muy buena acogida por parte de la crítica. Durante un mes, por lo menos. Los motivos son probablemente dos: que los críticos estaban tan llenos de hype que querían que les gustase más de lo que en realidad les gustaba, y (sobre todo) que habían dado malas opiniones de los discos anteriores de Oasis y tenían que redimirse. La visión actual del disco va desde “es un petardo” a “responsable directo de la muerte del britpop, la existencia de Coldplay, y el fracaso del gobierno de Tony Blair”. Un poco de todo. 

J: Lo que más gracia me hace de la segunda opinión es que el 90% de las veces que la he leído en sitios como RYM o Youtube es, realmente, de gente que dice “pues el disco está bien, no sé por qué dicen que mató al britpop”, así que es una idea que están perpetuando más sus defensores que sus detractores. En todo caso, se comprende la reacción de la crítica en el momento, aunque no se comparta, y yo me muevo en torno a la primera opinión. No me parece un disco realmente malo, creo que tiene temas interesantes y que está bien interpretado… pero es un petardo. Aburrido y pretencioso hasta la saciedad, y no deja huella alguna. Lo que no entiendo es cómo siguieron 12 años en los escenarios después de esto.

A: Supongo que EL PARNÉ. O no. El caso es que probablemente sea hora de ir dando la nota. Que en mi caso es baja, claro, un mero 16/30, aprobado raspado. Es un disco de Oasis, y no hay que pedirle peras al olmo, pero si han sido capaces de más en la mitad de tiempo, pues pueden meterse estos setenta minutos por salva sea la parte. Les apruebo porque es lo suficientemente agradable al oído (pese a las repetidas críticas a la proporción). En dosis pequeñas, eso sí. Por cierto, esta es la misma nota que le puse a Taylor Swift y su 1989, pero que no quepa la menor duda de cual es el disco que prefiero escuchar: TAY-TAYYYYYYYYYYYYYY!!!

J: Tay-Tay es más entretenida hasta en un lipsync de The Rock, así que no quepan dudas de mi opinión tampoco. Mi nota es algo superior, aunque tampoco mucho. Un 6’5. Los motivos han sido ya expuestos. Y sí, dosis muy pequeñitas, en temas sueltos, y nunca del tirón. Por favor. Es más, si uno corta todas las canciones del disco cuando lleven la mitad, y salta a la siguiente, seguro que es un disco de, por lo menos… No sé, 7’5.

A: ¿Y ARRAN qué?

J: ¿Arran la isla, o Arran la organización independentista catalana?

A: La segunda, creo. Pero si tienes una opinión sobre la primera, adelante.

J: Ehhhh… Pueeeees… Tiene… ¿Menhires? ¿Y algún que otro crómlech? No se mucho de ninguna de las dos, la verdad, pero sí sé que la izquierda independentista catalana peca demasiado a menudo de tener la cabeza demasiado metida en el culo para ser gente que en muchas ocasiones se dice marxista. También sé que los menhires molan más que ellos, ya para convencerles del todo de que vengan a pegarme. Aunque igual Arran es guay, no lo sé. ¿Tú qué crees?

A: Yo creo que mañana llueve. Y que no queda tiempo para más, así que cierra con una frase lapidaria y sensacional.

J: Me lo has puesto fácil: que vivan los menhires. Y Tay-Tay. Coño ya.

3 comentarios:

  1. ¿Qué os parece I Know I think I hope?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco olvidable. De hecho solo recuerdo eso de "And if I stumble catch me when I fall". Es otra canción que se pierde entre todas las demás.

      Eliminar
  2. No sé, a mí la trilogía que se marcan en "Stand be Me" la susodicha y "The Girl in the dirty Shirt" me parece el mejor momento del disco. O el que más he estado atento.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...