jueves, 30 de agosto de 2012

Biffy Clyro – Puzzle (2007)


Estamos saturados. Tanto Álvaro como yo estamos de vacaciones, perdidos por tierras norteñas y, a mí personalmente (igual que a él, imagino) me cuesta un mundo actualizar el blog. Así que hoy lo que haré será algo que puede que ocurra otras veces (es probable, de hecho), y es publicar en el blog una "crítica invitada". Que, en este caso, corre a cargo de nuestro amigo Salvador Esteban, músico y periodista en ciernes capaz de escribir críticas que dejan todo mi trabajo en este blog a la altura del betún (y de paso, metiéndose con mis queridos Linkin Park). Pero os dejo que juzguéis vosotros mismos. Aquí le tenemos juzgando a Biffy Clyro y su archiconocido Puzzle. Que lo disfrutéis. Si funciona la cosa, le dejaremos volver con un análisis del "Kill 'Em All" de Metallica.

------------------------------------

Time is what we don´t have. Everywhere I look someone dies

Resulta que algún día haciendo zapping por la TV inglesa me encontré con un vídeo de Biffy Clyro en Wembley y se me quedó pegada la melodía de esa canción. Normal, pensé, una buena banda con un tema pegadizo, no es el fin del mundo. El problema surgió cuando esa melodía volvió en sí unos días después, y volvieron a pasar días hasta que localicé la canción en cuestión. Ese tema era “Mountain”, un single editado justo después de este Puzzle, así que me lancé a la búsqueda de algún disco de estos señores entre las colecciones de discos de mi familia (cosa un tanto suicida, ya que solo en mi casa juntamos más de 1200 discos). Y aquí lo tengo entre mis manos, finalmente.

Biffy Clyro es un trío escocés de Rock Alternativo integrado por Simon Neil (guitarra y voz principal) y los gemelos Johnston, James y Ben (bajo y batería, respectivamente). La banda fue formada en el año 1995, creciendo bajo la influencia de grupos de los 90 como Nirvana o Weezer. Empezaron como todas las bandas empiezan, de cachondeo, para ligar y esas cosas, versionando temas de sus héroes y componiendo algunas cosas. Hasta prácticamente el comienzo de siglo no comienzan a tomarse más en serio las cosas, editando en 1999 el single “Iname”, y publicando en el año 2000 su primer EP Thekidsthatpoptodaywillrocktomorrow. No, no me he equivocado al escribirlo, va todo junto.

A continuación fichan por una discográfica independiente, Beggars Banquet y editan su primer LP, Blackened Sky en 2002. La banda empieza a cosecharse un nombre en la escena independiente, habiendo tocado en algunos festivales como el T in the Park, y editando un par de álbumes bajo este sello (que dejarían posteriormente para firmar con 14th Floor Records poco después).

Una trayectoria bastante normal para cualquier banda. Sin embargo, en marzo de 2004 llega el punto de inflexión creativo para el grupo. La madre de Simon fallece, y él entra en una profunda depresión. Al final, como los grandes músicos, usa la música como salvoconducto y como terapia para superarlo. El álbum está lleno de nihilismo y desesperación frente a la vida debido a esta pérdida. Por lo general, esta es la línea que mantendrá el grupo hasta el presente. Rock guitarrero lleno de amargura y energía nihilista. Como el Grunge, pero con letras aún más profundas y sí, simpsonmaníacos, acabo de parafrasear a Homer Simpson. Buscadlo.

Siendo Puzzle el disco más oscuro de Biffy Clyro y posiblemente el más difícil de escuchar, fue el que les aportó el éxito mainstream, llegando al #2 en las listas británicas, #17 en las listas irlandesas y #39 en las listas mundiales. También cosechó un éxito rotundo entre la crítica, recibiendo críticas de cinco estrellas por todos lados y siendo nombrado por “Kerrang” y “Rock Sound” el álbum del año.

Por lo que a lo demás respecta, siguieron por el camino del éxito, teloneando a numerosas bandas de primer nivel, como Muse, Red Hot Chili Peppers, Queens of the Stone Age y a clásicos como The Who, o los mismísimos Rolling Stones. En 2009 editaron Only Revolutions, en la línea de Puzzle pero algo más accesible (cosa no muy difícil) y con multitud de himnos de estadio, que funcionan a la perfección en el disco de directo Revolutions: Live at Wembley, de 2011. En la actualidad, están preparando Opposites, disco de estudio que saldrá a finales de este año.

El disco arranca con un arreglo de cuerdas disonantes que dan paso a una guitarra marcando un acorde en palm mute, y unos arreglos de cuerdas entrando y saliendo súbitamente. Esto sirve de introducción al primer corte del disco, “Living Is A Problem Because Everything Dies”, una bomba rockera cargada de tensión y desesperación. Este tema recuerda mucho al Grunge de los 90 de bandas como Nirvana, pero con guitarras bien tocadas. La letra es lo más positiva del mundo: “I fear God because everything dies babe; I am drownng caught in a shit tide”; o la cita que abría la crítica. Capaz de hacer que un personaje de “Barrio Sésamo” se pille una baja por depresión.

El álbum prosigue con “Saturday Superhouse”, un tema más rockero, con una estructura más sencilla que la anterior y un estribillo diseñado para corear en estadios: “If we don´t know where we belong, it will make no difference from when we started”. En general es un aporte de energía necesario tras el anterior balazo nihilista.

El siguiente corte es “Who´s Got a Match”, un tema muy groovy con un ritmo muy marcado, dividido en dos mitades. Si la primera parte es rock con toques sureños e influencias de Queens of the Stone Age, la segunda es un trallazo heavy denso y consistente, con ecos de Muse y Radiohead en el estribillo final.

Pasamos a los tiempos lentos en “As Dust Dances”, primera balada del álbum. Ahonda en el vacío existencial y en el nihilismo (“There´s a man on the corner selling dozens of bones, every type of bone, except the one that I want”). Se aprecia un aumento de la intensidad a lo largo del tema, reventando al final, con Simon dejándose la garganta en los versos finales desde el fondo del corazón, aunque de una forma muy particular (¡Kurt Cobain, sal de ese cuerpo!). Dentro del mismo corte, está “2/15ths”, un interludio con un dramático piano solitario que sirve de broche perfecto a este “As Dust Dances”.

Más indie es “A Whole Child Ago”, en el que se aprecian influencias de gente como Bloc Party, y en general, grupos pop británicos de este siglo. Estribillo muy dinámico y pegadizo, especialmente indicado para corearlo en los conciertos. Alternamos la energía buenrollera de este tema con la tristeza profunda de “The Conversation Is…”.

En este tema se aprecian influencias del rock alternativo de los noventa, en especial de los más progresivos Porcupine Tree. Las guitarras rayan a un gran nivel melódico y técnico, complejas y transmitiendo dramatismo. Lo que destaca del tema, eso sí, es la letra deprime-teletubbies. Cito la segunda estrofa: “Are pills the only way to make myself complete again? They´ve become the only way to a wonderful life with a happy ending. The conversation is over”.

“Now I´m Everyone” empieza fuerte (“Happiness is an illusion”), y por lo general, se mantiene el mismo tono de felicidad y alegría en el tema. La base rítmica de Ben y John, como siempre en este disco, está acertada y contundente, permitendo a Simon hacer sus florituras, como el curioso solo de este tema, que no puedo evitar que me recuerde a U2. Afortunadamente, el grupo al completo se destapa con un final cargado de fuerza melódica digno de cualquier banda progresiva de los 70 o Porcupine Tree.

Volvemos al rock oscuro y contundente en “Semi-Mental”, duro en las estrofas, y más melódico en los estribillos. Biffy Clyro no se asusta a la hora de incluir disonancias o elementos que armónicamente crean conflicto, pero lo hacen rematadamente bien, y este tema es prueba de ello. Las influencias, una vez más, de Muse y de Queens of the Stone Age son palpables. Al final de este corte se encuentra el segundo interludio,” 4/15ths”, con un piano y esta vez sí, con la voz de Simon reflejando su desasosiego ante la vida.

Este interludio encamina la recta final del disco, que comienza con “Love Has a Diameter”. La batería acentuando los golpes de la caja, el bajo estático, la guitarra tímida pero emotiva en las estrofas, las melodías vocales épicas, los “uooohs”, todos estos elementos harían que este tema fuera un calco del “With or Without You” de U2 (como el “Shadow of the Day” de Linkin Park). Afortunadamente, saben mezclarlo con melodías y letras propias del rock progresivo, quedando un tema memorable. A mí, personalmente, no se me va de la cabeza ese “I´m watching the radio...”

“Get Fucked Stud” funciona bajo la llamada Dinámica Pixies, que viene a consistir en estrofa tranquila y estribillo duro. Un tema muy efectivo, rockero, lleno de energía. La rabia de los estribillos está muy bien conjugada con el toque preciosista de las estrofas, que a veces raya en lo hilarante, debido a que la letra es una bomba incendiaria cargada de insultos. Insisto, es divertido oírle cantar a Simon en la primera estrofa “Get fucked Stud, it´s time to kill” (“que te follen Stud, es tiempo de matar”) como si le estuviera diciendo “te quiero” a su novia.

Llegamos a la segunda balada del disco, y a su vez uno de sus puntos fuertes: “Folding Stars”. Si al principio de la crítica subrayábamos la importancia de la muerte de la madre de Simon, Elanor, como principal inspiración del disco, esta canción es la mención directa a esta pérdida. El propio Simon reconoció que esta canción fue la más difícil de grabar de todo el disco, a nivel sentimental. Es una balada desde lo profundo del alma, melancólica, con una fuerza emocional enorme. Tan solo con escuchar el estribillo se siente el dolor profundo que sufre Simon, con las voces de los tres entrecruzándose mientras cantan a pleno pulmón “Elanor, I would do anything for another minute with you”.

“9/15ths” es la conclusión a los dos interludios de piano del disco, sin embargo, no hay pianos, sino ritmos muy marcados, guitarras contundentes y arreglos de coros y cuerdas dignos del Apocalipsis. En este tema en concreto se aprecia una influencia muy fuerte del “The Wall” de Pink Floyd. EL tema está estructurado en dos partes: la primera, repitiendo una y otra vez “We´re on a hellslide, help us, help us”, sincopando los golpes de guitarra, bajo y batería, todos a una; y la segunda, un interludio que suena a System of a Down que tira para atrás y que retoma la letra de “4/15ths”. A modo de conclusión se repite el “We´re on a hellslide, help us, help us”, aún más contundente si cabe.

Después de toda esta descarga sónica, uno se pregunta ¿en serio os queda algo más que mostrar? La respuesta, afirmativa, es “Machines”. Aunque a lo largo del disco se mencione a la madre de Simon de forma más o menos concreta, esta es la segunda mención directa. Es una balada acústica, solo con voz, guitarra y algún arreglo de cuerda. Es el contrapunto perfecto de “Folding Stars”. Si la primera era magnificiente y capaz de reventar estadios, esta es mucho más íntima y minimalista. Y las letras ganan mucha más fuerza expresiva gracias a este toque íntimo: “I´ve started falling apart I´m not savouring life / I´ve forgotten how good it could be to be alive”. Si estas líneas las cantas a pleno pulmón con guitarras a toda tralla queda exagerado, perdiendo su original valor. Todo parafernalia. Es como si recitáramos algo de Miguel Hernández bajo la base instrumental del Highway to Hell. Sin embargo, si las susurras al oído, dan la sensación de ser algo muy, muy serio. Es un artista quitándose la careta, la parafernalia, desnudándose, y contando algo muy íntimo. Como pocos pueden hacer. A modo de ejemplo ahora mismo solo me vienen a la cabeza Jeff Buckley o Antonio Vega.

Puzzle es un disco difícil de escuchar, pero si se logra superar esa barrera inicial, la recompensa es enorme. Tenemos a una banda variada, competente, compacta, liderada por un tío capaz de hacer que se te erice el vello de la espalda. El disco está lleno de matices, elementos ocultos y detalles que hacen que escucharlo sea una experiencia única cada vez. Como las grandes obras maestras.

LO MEJOR: La brutal energía nihilista que propulsa el disco. Lo compacta que suena la banda. La capacidad de “desnudarse” de Simon Neil. Letras muy, muy profundas para una banda actual. Como temas más destacables quedan “Living Is A Problem Because Everything Dies”, “Folding Stars”, “Machines”, “Love Has a Diameter”, “9/15ths”, o “As Dust Dances”. En general el disco está a un nivel general muy bueno y compacto.

LO PEOR: A pesar de que saben conjugarlas y mezclarlas con mucho arte, las influencias del grupo se perciben a kilómetros de distancia.

VALORACIÓN FINAL: 8´5 (**** 1/2). Una perlita de nuestro tiempo. No le doy las cinco estrellas debido a que todavía es pronto para ver la influencia que ha tenido este disco. Biffy Clyro se colocó con este “Puzzle” en la primera división del Rock actual por méritos propios, ofreciendo un sonido único. Una escucha muy recomendable, si eres un oyente medio. Obligada, si te consideras algo melómano.

---------------------------------

Biffy Clyro - Living Is A Problem Because Everything Dies

Biffy Clyro - Folding Stars

Biffy Clyro - Machines

Biffy Clyro - Love Has A Diameter (Lyrics)

Biffy Clyro - 9/15ths (Lyrics)

Biffy Clyro - As Dust Dances

4 comentarios:

  1. P u f f
    Una crítica maravillosa, no sólo sabes traducir el sonido de las canciones en palabras, sino que también mantienes su mensaje intacto.

    La primera canción que yo escuché de Biffy Clyro fue "The Captain" de "Only Revolutions", pero cuando escuché "Mountains" me enamoré irremediablemente de ellos.

    Cuando me topé con "Puzzle" y lo escuché con calma, no sabía cómo digerirlo. Me pasa lo mismo que con cualquier disco de grunge, su retorcida y perturbada belleza consigue encandilarte y confundirte al mismo tiempo. Te lleva su tiempo entenderla, pero cuando lo haces ya no puedes dejar de apreciarla.

    "Eleanor" y "Machines" son mis canciones preferidas del disco, aunque "Living is a problem becaause everything dies" y "The conversation is" tampoco se quedan atrás.

    En fin, lo dicho: una crítica buenísima para un gran grupo. Enhorabuena =)
    (Sinceramente espero que te dejen publicar la crítica de Metallica también jajaja)

    ResponderEliminar
  2. Vi a Biffy Clyro en directo cuando hicieron de teloneros de Muse hace... ¿casi 3 años? (cómo pasa el tiempo...), y me gustaron, aunque nunca volví a prestarles atención.

    Bien, esta tremenda, tremenda crítica y sus interminables referencias a grupos que me encantan me ha abierto los ojos. Pienso echar un vistazo a todo lo que pueda. Es el típico grupo que parece hecho para mí.

    Así que... gracias xD.

    ResponderEliminar
  3. En una escucha rápida mientras buscaba los enlaces para la entrada, puedo afirmar que me han gustado, si bien no conquistado del todo. Lo que significa que cuando escuche el disco entero con calma probablemente ya lo hagan.

    Y como decía en mi introducción, la entrada es más que brutal, deja en ridículo todas mis críticas habidas y por haber. Y la de Metallica es igual de buena, si no mejor...

    ResponderEliminar
  4. Uau, ¡menuda acogida! Y la verdad es que Jorge y Álvaro son buenos conmigo, ¡¡sólo me pegan los domingos!! (premio para el que identifique a qué peli acabo de hacer referencia).

    Yendo al grupo en sí, la verdad es que llevo muy poco tiempo escuchándolos, pero me han sorprendido muy gratamente. Es decir, se unen a esa pequeña lista de grupos actuales que realmente me transmiten algo, que sí, que hay muchos que son muy buenos, pero que realmente consigan transmitirme algo, pocos.

    Muy recomendables estos escoceses, insisto.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...