martes, 16 de abril de 2013

Yes - The Yes Album (1971)



Iba a reseñar el "Little Earthquakes" de Tori Amos, pero teniendo en cuenta que Blaze y SG le tienen tanto o más aprecio que yo, he decidido pasar de él de momento, y ya elegiremos quién lo critica. Así que pasamos directamente a Yes.

Yes es mi grupo preferido de rock progresivo con diferencia. Los únicos que se les acercan son Pink Floyd, pero básicamente por "The Wall", que es progresivo sobre todo en concepto, y menos musicalmente. Además, cuando uno piensa en el sonido puro de este género, en órganos grandilocuentes y patrones de batería imposibles, tiene que pensar más en Yes que en Floyd, porque estos últimos tienen un sonido propio bastante especial que no se adecúa a estos "estándares," por llamarlos de alguna manera.



King Crimson son demasiado incomprensibles, ELP demasiado técnicos, Genesis demasiado "especialitos"... Pero Yes, con su sonido a veces etéreo, gracias a la mágica voz de Jon Anderson, resulta al tiempo agradable al oído y lo suficientemente complejo como para no aburrirte.

En mi opinión, "The Yes Album" es el segundo mejor álbum del quinteto inglés, solo superado por "Close to the Edge". Además, aquí ya está casi toda la plantilla mítica de la banda (si es que se puede considerar alguna en especial, porque prácticamente cambian de miembros cada disco): Steve Howe sustituye al recientemente fallecido Peter Banks, y se añade a Anderson, Chris Squire (bajo), Tony Kaye (teclados, todavía no ha llegado Rick Wakeman) y Bill Bruford (batería, aunque en realidad Alan White viene a la mente como batería clásico de Yes tanto como Bruford).

Seis temas, solamente. Abre "Yours is No Disgrace", que llega casi a los diez minutos. Las canciones de Yes evolucionan y cambian muy deprisa, se pierden durante un rato y a veces no recuperan el rumbo que llevaban, por lo que por muy largas que sean, no aburren nunca jamás. Entramos fuerte, con un gran riff al que se une el poderoso órgano de Kaye. En general, comparando con lo tediosos que resultan muchos grupos progresivos, Yes son muy ágiles y casi divertidos. El bajo de Squire nunca para, y Howe hace unos cuantos ganchos saltarines. A partir de la mitad del tema, se llega al punto de no retorno... o eso parece. La melodía principal (que ya ha aparecido en un breve pasaje jazz) se recupera de nuevo con fondo acústico. Howe está inmenso en general, ya sea tomando el protagonismo o en un papel más secundario.

La habilidad del recién llegado guitarrista se muestra más que de sobra en "The Clap", una maravillosa cancioncilla acústica tocada íntegramente por Howe. Resulta curioso que en el primer disco en el que figura con Yes ya tenga el privilegio de gozar de tres minutos en los que no hay nadie más que él sonando por los altavoces. Como curiosidad, Howe es el responsable de tocar la parte "flamenca" en el "Innuendo" de Queen (le tuvieron que convencer entre Freddie, Brian y Roger, pero acabó haciéndolo). Ahí queda.

"Starship Trooper" es una joya absoluta, y compleja. Jon Anderson está fantástico, pero de nuevo es Howe el que se lleva la palma en unos cuantos momentos: la llegada repentina de la guitarra casi bluegrass del minuto 3:20 aproximadamente (es absolutamente genial como sacan esto de la nada y vuelven a llevárselo casi tan repentinamente) y, sobre todo, la coda que comienza en el 5:30, con esos simples acordes pasados por flanger que, tras un laaaaaargo crescendo de tres minutos (laaaaargo pero tremendamente mega-épico), dan paso a un genial solo de guitarra.

La muy extraña "I've Seen All Good People", que es mitad folk "ajedrecil" con flautas y mitad Yes normal y corriente (literalmente: mitad y mitad) es, pese a todo, uno de los temas más célebres de la banda. Las armonías del grupo son fantásticas. La mejor parte, posiblemente es el final, en la que Jon y el coro cantan cada vez más y más grave... Ojalá durara un poco más y veríamos cuan bajo puede llegar Mr. Anderson.

"A Venture" suele ser la gran olvidada, pese a que es una canción tan buena como el resto, con el piano y el bajo recordándome casi a Elton John y su "Bennie and the Jets" (pero muy de lejos, ¿eh?). Es corta y no se desarrolla mucho, pero ahí está, es un hecho.

El solemne tema final, "Perpetual Change" (cuyo nombre es básicamente el resumen de cualquier canción del grupo), es también un punto álgido. Los versos son tranquilos y muestran a Anderson en todo su esplendor, creciendo lentamente. En el 5:13, hay un cameo del rock progresivo aburrido durante unos segundos, pero pronto es arrollado por el canal derecho y todo vuelve a la normalidad.

Total: discazo. El primero de una buena racha de la que tal vez sea la mejor banda de rock progresivo de todos los tiempos.

------------
LO MEJOR: "Starship Trooper"

LO PEOR: No creo que haya nada malo aquí.

VALORACIÓN: 9,25/10

NOTA ACTUALIZADA 2017: 25/30
------------

Quixote

2 comentarios:

  1. No sabía que Howe tocase la parte de guitarra clásica en Innuendo. Buen aporte.

    En cuanto al álbum tienes toda la razón: es buenísimo junto con "Close to the edge" pero también son muy buenos, si uno se deja llevar, el "Fragile" y el "Tales from the topographic oceans".

    Por otro lado para mí Yes es más Yes con Rick Wakeman entre sus filas.

    Muy interesante la entrada, necesitamos más chicha setentera. ¿Para cuándo algo de Thin Lizzy?

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente, Yes es más Yes con Rick Wakeman. Pero Tony Jaye está genial aquí, también.

    "Fragile" y "Close to the Edge" son tremendos, y el "Tales" no le he escuchado todavía, pero según tengo entendido, se lanzaron un poco a lo extremo (cuatro temas de veinte minutos, si no me equivoco). Le echaré una ojeada.

    Y me apunto el "Jailbreak" para reseñarlo en un futuro ;). Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...