domingo, 18 de septiembre de 2011

Huecco – Dame Vida (2011)



“Sonrío, aún me queda un largo camino
barriendo estrellas bajo el frío.
Soy el dueño de mi destino.”

(Huecco – Barriendo Estrellas)


Hace poco comenté en un artículo (o comentaré, porque ahora mismo tengo una batería de críticas preparadas y no sé cuáles he subido ya y cuáles no), que normalmente no suelo hablar de discos que acabe de escuchar, sino de otros que me atraigan especialmente y que conozca desde hace tiempo. Hoy, sin embargo, haré una excepción (que puede que sirva de precedente).

Huecco es un personaje muy singular. Nacido como Iván en 1974, en Plasencia, siempre tuvo gustos muy eclécticos. Siendo joven, se trasladó a Leganés durante cuatro años, donde su afición por el patinaje artístico (llegó a ser campeón de España en este deporte) y la música le llevó a trabajar como DJ en una pista de patinaje. Más tarde, en 1995, se convertiría en el cantante de Sugarless, una banda de rock duro-funk metal lo que, según dice, “fue una época de aprendizaje en mi vida, de conocer los garitos, la noche, los festis... el rock, la mejor escuela del mundo”.

Aunque a gusto con sus compañeros de Sugarless, Iván (Ivanh en esta época) buscaba una mayor libertad creativa. Así, en 2006 se da a conocer con su primer disco en solitario, “Huecco”, adoptando también ese nombre artístico. En este primer trabajo destaca ya por su habilidad para mezclar distintos géneros, creando el “rumbatón” (mezcla de rumba, reggae, rock...), así como para crear letras comparables a las de grandes como Joaquín Sabina. Con “Assalto”, en 2008, lleva al extremo esa fusión, llegando a géneros como la “chanson francesa”, y cantando en distintos idiomas (francés y portugués, principalmente). En ambos trabajos se hace notar también la influencia del mercado latinoamericano, pues los dos discos están producidos en Los Ángeles, centro de trabajo del artista (aunque también suele recluirse en Las Hurdes, Extremadura, para componer).

El pasado martes, 13 de Septiembre, ve la luz su último disco, “Dame Vida” (que presentó con un concierto y una sesión de firmas en la Fnac, por lo que tuve la suerte de conocerle), y que está a caballo entre trabajo musical y proyecto solidario (del que hablaremos más tarde, si queréis). El álbum se abre con la breve pieza instrumental “Mexicali”, en el que las guitarras eléctricas crean un ambiente digno de un western. “Dame vida”, que le sigue, es el primer (y hasta ahora único) single del disco, lanzado hace ya casi un año, una canción alegre y sencilla que recuerda a su himno “Pa’ mi guerrera”, y en la que se mezclan versos en español, inglés y alemán. “Calamidad” y “La Brújula” recuerdan ya a las baladas más conocidas de Huecco, con una mezcla entre un lamento a voces y un mensaje optimista. Las letras, como se verá, no son tan complejas como en sus anteriores trabajos; sin embargo, aunque más sencillas, siguen siendo increíblemente profundas y poéticas. “Luna de nata” sigue la estela de las anteriores, siendo además una canción que dedica a las víctimas de los malos tratos (algo que ya hico con “Se acabaron las lágrimas”), y tras el interludio “Las Hurdes”, llega uno de los puntos fuertes del disco, “Amar en tiempos violentos”, un dueto en el que a Huecco se le une la preciosa voz de Papillon (que además de cantar bien, es la mánager del artista). Le sigue otra de las grandes canciones (que probablemente se convertirá también en single) del trabajo, “Barriendo estrellas”, otra balada optimista dedicada a los enfermos de los hospitales y cuyo estribillo y final, con Huecco tarareando “Pom-porom-pom, bailo, bailo” es sencillamente genial. Tras otro interludio de coros gregorianos (o algo similar... “coros metal épico”, especifica el libreto), “Sturm Der Stimmen”, escuchamos otra canción básica del disco, “Amor suicida”, que nos remite a otras de su disco homónimo, como “Mamba negra” o “Mis cien últimas mañanas”. Nuevamente un interludio, “Lungen Des Deutschen Harmophons”, abre paso a “Tres Centinelas”, una de las baladas más tristes del álbum. Siguen dos canciones muy distintas, “Solo un pokito” (de las más movidas, y de las favoritas de Huecco), y “Te necesito”, con una de las mejores letras del disco. Un último interludio, “La Limyè De Léogâne” nos lleva al final del trabajo, donde podemos disfrutar nuevamente de la voz de Huecco en otros idiomas: “Pwoteksyon” es un tema alegre en que se mezclan español y francés criollo, y donde los coros están realizados por los niños del Orfanato Notre Dame de la Charité, en Léogâne (Haití), y a quienes está dedicada la canción; y “Krasívuye Glazhá”, en el que a Huecco se le une el virtuoso violinista armenio Ara Malikian (que casualmente, reside en Madrid): el resultado es una extraña pieza cantada en ruso, con violines imposibles de seguir y cerrada con el himno ruso. Para terminar, llega la última pieza instrumental del disco, “Quién es tu papá”.

Con esto ya me despido. Espero que lo disfrutéis.

Allez-y, mes ami!

Buenas noches, y buena suerte.

---------------------------------------------------------------------------------

LO MEJOR: canciones como “Dame vida”, “Amor suicida”, “Amar en tiempos violentos”... Y, por encima de ellas, destacan “Krasívuye Glazhá”, “Pwoteksyon” y la increíble “Barriendo estrellas”.

LO PEOR: siempre me cuesta destacar algo aquí... En este caso únicamente me parecen un poco fuera de lugar alguna de las instrumentales, sobre todo “Quién es tu papá”.

VALORACIÓN: 9,5/10. Un disco bien construido, amén de magníficamente producido, que mezcla con éxito diferentes estilos y supone, sin duda, la madurez compositiva de Huecco (al menos, de momento, aunque conociéndole, volverá a superarse).

---------------------------------------------------------------------------------

Huecco - Dame Vida (un videoclip muy interesante, sobre todo para aquellos que os guste el deporte)

Huecco - Barriendo estrellas (directo)

Huecco - Pwoteksyon (no hay video ni letras, sorry, salió esta misma semana el disco)

Huecco - Krasívuye Glazhá (digo lo mismo que con la anterior).

6 comentarios:

  1. guala!!!! que entrada mas chachi chuli del paraguay!!!! ¬¬ xD Me ha parecido genial... Sobre todo por que no dices nada malo sobre el :D

    ResponderEliminar
  2. (Copio y pego comentario del caralibro, ¿no? xD)

    "No digo nada malo sobre él porque soy Hueccero (bonito palabro xD), no Sugarlessero. Adoro a ese hombre y se nota (y no olvidemos que las valoraciones son subjetivas, no objetivas)."

    Ala, dicho queda xD

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. El videoclip de Dame Vida es curiosete, tiene el puntazo de incluir a dos jugadores alemanes (no entiendo cómo ni porqué, pero bueno). Parece que todo el conjunto es un disco benéfico de estos, un charity album. Musicalmente está bien el tipo este, un poco más ¿punk? de lo que yo pensaba, pero tanta fusión acaba rezumando inconsistencia. Tanto idioma, tanto humanitarismo. Recuerda todo a Manu Chao, Macaco, Muchachito... En fin, no está mal. Puntos para Krasivuye Glazha. Ese violín triunfa.

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente, todo el conjunto es un álbum benéfico... Si te parece más duro de lo que esperabas es, precisamente, porque su anterior banda, Sugarless, era un grupo heavy... De hecho, este hombre es fan de System Of A Down, y en un par de ocasiones ha tocado "Toxicity" en directo.

    En cuanto a que la fusión rezuma inconsistencia... Bueno, yo no lo veo así... Ciertamente, es un tanto ecléctico (me ha dado con ese término xD), pero precisamente ese es su estilo, si buscas algo más consistente, escucha Sugarless. De todas formas, la consistencia no está aquí en la música, el punto de unión son las letras.

    Y claro que recuerda a Manu Chao y Macaco, pero, aún gustándome los otros dos, prefiero mil veces a Huecco. Volviendo al tema de las letras, por ejemplo, les da mil vueltas, amén de cantar mucho mejor.

    Y Krasivúye Glazhá es una genialidad... Ara Malikian, como digo, es el violinista, y es un auténtico maestro.

    ResponderEliminar
  5. Analizaré cada párrafo. Ahora que lo dices, noto la influencia de SOAD en alguna de las canciones más movidas. Los armenios en general y este chico tienen una buena relación. En lo de las letras te doy la razón, es todo como un "We Are the World" de media hora. La voz supera con creces que Macaco y Manu Chao, sin duda. Y las letras posiblemente también. ¿Te puedes creer que sentía cierto aprecio por aquella de "Pa' mi mulata, pa' mi guerrera"?

    ResponderEliminar
  6. "Los armenios en general y este chico tienen una buena relación"... Es lo que pensé el otro día después de conocerle, ver como se emocionaba con mi camiseta de SOAD y me contaba cómo había grabado "Krasivúye Glazhá" (que es de sus favoritas del disco, por cierto).

    Y lo de "Pa' mi guerrera" me lo creo... Personalmente, de entre todas sus canciones, es una de las que menos me gustan (ojo, me encanta, pero no tanto como las demás xD). Aunque, como me decían el otro día, y estoy de acuerdo en ello, en el fondo "Dame Vida" es una mezcla entre "Pa' mi guerrera" y Ricky Martin xDDDD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...