sábado, 21 de septiembre de 2013

Las 50 de Quixote: V (10-1)

10: Japan - Quiet Life




Here we are stranded
Somehow it seems the same
Beware!
Here comes the quiet life again.

En fin, volvamos a la carga tras esta pausa. Con esta parte final de la lista, todos los que tenías motivos para quejaros porque esto es demasiado ochentero me vais a odiar más todavía. Así que podéis dejar de leer, os voy adelantando: hay seis de esa década aquí, tres de la anterior y una solamente de este milenio.

Para la otra persona que sigue leyendo, aquí tenemos a Japan. Un grupo realmente innovador, que sentó muchas de las bases del pop de la siguiente década. Este "Quiet Life", aunque no lo parezca en absoluto, es de 1979. El disco en el que está incluido actúa un poco de puente entre los anteriores, más post-punk, y los posteriores, bastante más experimentales. Aquí se atreven con un funk interesante, reforzado con el increíble bajo de Mick Karn, y la voz de David Sylvian, que es como Brian Ferry pero con más pelazo.

Solo con ver la carátula podemos ver que de japoneses no tienen solo el nombre, sino también las pintas y, más adelante, en temas como "Ghosts", ciertas influencias musicales. En cualquier caso, me quedo con este "Quiet Life", su auténtica innovación y su genial ritmo.





She always was a little bit confused.

She's not worth the time
I had to lose.

En tres minutos, "I Want You Back" va a todas partes y nunca se pierde. Una de las joyas del garage australiano, sin duda alguna, ese que resucitó en los ochenta por algún motivo. Es pegadiza como hay pocas, y no hay ni una sección en toda la canción que sea poco menos que perfecta.

La batería intensa, los rasgueos de acústica que tan bien aumentan el impulso, los "ah ah ah", los ecos del estribillo... todo está hecho con el mayor cuidado. La voz de Dave Faulkner no es nada del otro mundo, pero no podría ser más apropiada aquí. La canción acaba en un punto álgido, con todos los instrumentos dándolo todo y cuando ven que ya no pueden más, cortan por lo sano y se acabó.

Llena de melodías increíbles y con una letra mordaz y divertida, tiene que ser una de las mejores cosas salidas de Australia en su historia, junto con los canguros y Hugh Jackman.



Somewhere there is some place
that one million eyes can't see.
Somewhere there is someone
who can see what I can see

El quinto disco de Simple Minds es uno de mis favoritos en el mundo entero: "New Gold Dream", "Glittering Prize", "Promised You a Miracle"... y, por encima de todas ellas, este "Someone Somewhere".

Como en todas las canciones de los escoceses durante está época, los instrumentos forman un tejido compacto, con los bajos de Derek Forbes, los teclados y por supuesto, la guitarra del increíble Charlie Burchill. Versos tranquilos, e incluso ligeramente siniestros, que dan lugar a un estribillo que supone el momento culminante de la carrera de la banda. Jim Kerr está fantástico, como siempre, cantando las crípticas letras a las que nos tienen acostumbrados.

1982 fue el año en el que Simple Minds, sin duda alguna, explotaron, y en gran medida fue gracias a impresionantes temas como este.

7: Monroes - What Do All the People Know




Could you be the one I'm thinking of?
Could you be the girl I really love?
All the people tell me so
But what do all the people know

Me es fisiológicamente imposible no empezar a cantar cada vez que empieza esta canción. Un power pop actualizado, quizá hasta algo sintético, pero sensacional. Las voces de Tony Ortiz y Bob Monroe, entrelazadas durante toda la canción, son maravillosas, aunque te obligan a elegir cual de las dos melodías quieres recordar.

La dinámica batería hace mucho por esta canción, incluso se permite un solo de 3 segundos, más o menos. Su sonido no era demasiado moderno, ni siquiera para la época, pero la canción es lo suficientemente buena como para que eso no importe en absoluto.

Ni que decir tiene que nunca lo pegaron demasiado fuerte, y que esta canción es la única que tuvo cierto éxito. Pero aunque solo sea por "What Do All the People Know", deberían ser recordados.




And if you don't love me now,
you will never love me again
I can still hear you saying, 
you would never break the chain.

Sé que echabais mucho de menos a Fleetwood Mac. Muchos no podríais creer que hubieran pasado cuatro canciones sin una mención suya. Bueno, pues aquí están otra vez.

"The Chain" pertenece, como no, a esa obra maestra que es Rumours, y es la mejor forma de ver las fuerzas de Nicks y Buckingham interactuando. Acompañados por un insistente ritmo de bombo, Stevie y Lindsey se PELEAN, con mayúsculas, durante cuatro minutos y medio, en un combate sin descalificación en el que pierden los dos y gana el público. No tengo ni idea de que significa esta última frase, así que para compensarlo os dejo de nuevo esta increíble interpretación en directo del 82, con todo el mundo puesto de coca hasta las cejas, lo que no evita que sea lo mejor que haya pasado en la historia, especialmente si recuerdas lo mucho que se odiaban los dos cantantes en ese momento.

Y por supuesto, la recordadísima sección intermedia con el bajo de McVie, y la extraordinaria coda del "running in the shadows". Probablemente lo mejor del Rumours...





Do I love you?
Yes, I love you.
But it's easy come,
and it's easy go.
All these talking, talking
is only bravado.

The Blue Nile no encajaron nunca en ninguna escena, básicamente porque es un problema hacer soul-jazz con sintetizadores, estés en la década que estés, si lo que quieres es hacerte famoso. En un mundo de amor bajo la lluvia y con luces de neón por todas partes, ahí es donde tienen Buchanan y el resto su hogar.

Llevada de forma magistral por un bajo y unos sintetizadores de cuerda que están en el punto justo entre demasiado melancólicos y demasiado horteras. Y la parte que más me gusta, cuando aparece una guitarra funky absolutamente de la nada e, igual que viene, se larga diez segundos después. La base instrumental es maravillosa, en términos generales, complemento perfecto para la gran voz de Buchanan.

Nada mal para ser un álbum que se hizo básicamente para probar un sistema de grabación. Desde luego, también pasó la prueba, sin ninguna duda.




A sixty ton angel falls to the Earth
A pile of old metal, a radiant blur.
Scars in the country, the summer and her.

Rockrítico, en el fondo, me ha dado muchas cosas. Está el conocer a los maravillosos Blaze y Pablo, y un poquito por debajo (pero tampoco mucho, no nos vengamos arriba), el descubrir esta canción, que no conocía hasta que no reseñé el "In Absentia" aquí, por petición de no me acuerdo muy bien de quien, pero alguien que mola mucho.

Steven Wilson tiene una voz perfecta para cantar este tipo de canciones, ligeramente tristes y melancólicas. Las suaves y preciosas guitarras abundan aquí, pero es realmente la voz de Wilson lo que destaca. Hay demasiados buenos momentos como para elegir solo uno, así que no lo haré. Me gusta hasta la parte semi-bluegrass, con las palmadas y tal, que aparece sin ton ni son.

Porcupine Tree es uno de esos grupos que es muy difícil que desagrade, pero que nunca ha agradado tanto como en esta obra maestra de seis minutos.



Thunder only happens when it's raining.
Players only love you when they're playing

67.810.326. Ese es el número de veces que la original de Fleetwood Mac es mejor que la versión de The Corrs. Está probado, científicamente. Entre otras cosas porque Siobhan McO'Callaghan Corr o como se llame no es Stevie Nicks. Pero hay más.

Por ejemplo, la guitarra de fondo de Buckingham, que no hace demasiado pero que está ahí siempre. O la batería de Mick Fleetwood, que tan bien adereza el estribillo. O las voces de Christine y Lindsey en el propio estribillo, haciendo unos magníficos coros. Sin embargo, lo que más me gusta de la canción, algo que ya de por sí es digno de mención, es su final. Stevie hace un breve melisma descendente que es tan genial, que la canción sabe que no puede superarlo y decide acabarse.

Os prometo ya de verdad de la buena que esta es la última vez que aparecen Fleetwood Mac en la lista. Aunque algunos hasta los vais a echar de menos.



He wants me,
but only part of the time!

El vídeo no podría empezar dando más asco. El chulo piscinas ochentero tipo, metiéndose con la pobre Aimee Mann por su pelo. Que lleva razón, vale, pero el tío tiene una pinta de imbécil que no puede con ella. En cualquier caso, hay una canción después.

Aimee Mann es una de esas personas que moló mucho después de separarse de su banda, pero que, a diferencia de Tori Amos, no tiene porqué avergonzarse de su carrera anterior. El estribillo de nuevo es la mejor parte de una canción sobre miedo, traición y el tipo odioso del principio, que encima no sabe actuar tampoco. ¿No es una lástima que no haga más que hablar de un idiota en camiseta con tirantes en mi segunda canción preferida? El final de la canción, con Mann estallando de verdad ante la injusticia de su situación, coincide con la parte más épica del vídeo, en la que empieza a chillar en la ópera. No sé si es lamentable o genial, la verdad.

En cualquiera de los casos, es difícil igualar la intensidad de Mann en esta canción, y más aún cuando viene acompañada por una música tan magnífica.

1: The Comsat Angels - High Tide



I've heard all that you have to say
but none of it makes sense to me
but I was never one for long goodbyes.

El misterio mejor (o peor, porque ya la he mencionado un par de veces) guardado del mundo, mi canción favorita. A estas alturas no sé si es una sorpresa que sea de un grupo del que nadie ha oído hablar, que pertenezca a un álbum que hasta la misma banda desdeña, y que ni siquiera saliera como single. A mí desde luego me fascina. Casi tanto como me fascinó encontrar el vinilo de este disco en una tienda de segunda mano por ocho euros. Ya solo por eso, esto merecería una mención.

Porque en el fondo, la canción no es nada del otro mundo. Un arpeggio de guitarra que se repite todo el rato, la voz suave de Stephen Fellows y una batería que grita 1985 bastante fuerte. En el fondo no puedo explicar qué tiene esta canción que me guste tanto... ¿o sí puedo?

Es muy probable que esta canción sea la peor, en términos objetivos, de toda la lista. Y aun así es la primera. Ese misterio si que quiero que siga estando guardado.

Quixote

1 comentario:

  1. HE DE RECONOCER que esta última parte de la lista me ha dejado ligeramente más frío que las otras. Quizás porque es más personal...

    No hay, eso sí, ningún tema que me haya parecido malo. El tema de 'Til Tuesday mola, aunque no me ha encandilado. Más o menos lo mismo se puede decir de The Comsat Angels, The Blue Nile y Simple Minds.

    Cierto es que el "I Want You Back" de Hoodoo Gurus me ha gustado bastante, y Japan no me ha decepcionado nada. Y bueno, los dos de Fleetwood Mac son una joya, sin duda.

    El gran descubrimiento, si tengo que destacar alguno, es el "What Do All The People Know" de los Monroes, seguido (no sé si de cerca o de lejos) por el "Trains" de Porcupine Tree. Joyas ambas ellas.

    Ha sido un paseo brutal y muy agradable por estas cincuenta canciones. Esperemos más listas similares pronto :) ¡Gracias por tu buen gusto!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...