jueves, 18 de enero de 2018

Avenged Sevenfold - City of Evil (2005)



En los inicios del siglo XXI el metalcore se puso de moda en la juventud próxima al metal mientras los fans más clásicos quedaban horrorizados y clamaron al cielo. Fue cuando surgieron bandas como Trivium, Bullet For My Valentine y, quizá la que mejor ha madurado de todas ellas, Avenged Sevenfold. Avenged surgió de unos amigos de instituto que se pusieron nombres guays como el cantante M. Shadows, el batería The Rev o el guitarrista Zacky Vengeance. Pronto se fueron sumando al grupo otros apodos guays como el bajista Johnny Christ o el guitarrista Synyster Gates. Estos chicos se convirtieron en solo dos discos en los referentes del metalcore y por el camino ganaron adeptos y haters.

Sin embargo, con su tercer disco City of Evil decidieron dar un cambio de estilo a su sonido para volver a un heavy metal más clásico y una forma de cantar más limpia, eliminando  el uso de gritos que tanto les había caracterizado en el álbum anterior: Waking the Fallen. Su intención era ser más melódicos y más fieles a las bandas que más les habían influido como Gun's Roses, Iron Maiden o Pantera. El resultado fue un gran éxito comercial y también contaron con la aprobación de la crítica. Avenged pasó del denostado metalcore y se abrió al heavy más clásico, convirtiéndose en una de las bandas que más seguidores reclutaba en los institutos.

El disco se abre de forma potente y magistral con “Beast and the Harlot”, toda una declaración de intenciones de como suenan los nuevos Avenged Sevenfold. Se les nota que están más cómodos, que no están haciendo un cambio forzado sino natural. Las señas están claras con el protagonismo de una voz limpia que brilla en los estribillos mientras las guitarras van doblándose a una alta velocidad. La letra nos lleva a uno de los temas estrella del disco: la corrupción del ser humano dentro de esa “ciudad del mal” llena de referencias bíblicas. Como ejemplo el puente de la canción:

"The day has come for all us sinners,
if you're not a servant you'll be struck to the ground.
Flee the burning, greedy city
looking back on her to see there's nothin' around.
I don't believe in fairy tales
and no one wants to go to Hell,
we've made the wrong decision and it's easy to see.
Now if you wanna serve above
or be a king below with us
you're welcome to the city where your future is set forever."

Inicialmente “Beast and The Harlot” iba a ser una canción más larga pero finalmente se dividió en dos canciones: ella y “Burn It Down”. Es evidente la conexión entre ambos temas, ya que llegan a encajar en un todo perfectamente. Además mantiene las nuevas señas de identidad de la banda. The Rev demuestra aquí, al igual que en todo el disco, ser un batería de primera, siendo rápido como un demonio sin restar un ápice a la contundencia. Los coros aquí son más patentes aún y también es cierto que la canción tiene un punto más agresivo. La letra nos habla de celos, traiciones y de alguien que está muy enfadado y la va a liar parda.

“Blinded in Chains” es otro tema explosivo de temática bélica donde la batería queda aún más marcada. Las guitarras demuestran tanto su agresividad como una gran química entre ellas. Mientras M. Shadows se luce cuando llega su turno, tanto en el fraseo como en los estribillos, y está muy bien apoyado por los coros. Sin embargo, aquí vemos los dos principales problemas de los que peca el disco: la canción sufre un exceso de duración y se hace algo repetitiva y pesada al ir perdiendo frescura las características que dio la banda al disco. A este tema en concreto le sobre el último minuto.

“Bat Country” es una de mis canciónes favoritas de la banda y una de las responsables de que me acercara a ella. Más allá de temas personales, es un tema pegadizo, de una estructura simple y donde de nuevo las guitarras vuelan mientras M.Shadow demuestra su carisma y versatilidad tanto en las partes más lentas como en las más agresivas. No en vano, el protagonismo de la voz es mayor respecto a otros temas. Es un auténtico petardazo que se convirtió en uno de los himnos de la banda y una de las principales responsables del éxito comercial del albúm. Personalmente me gana por la inspiración de la letra en el libro de Hunter S. Thompson Miedo y Asco en las Vegas, donde nos hablan de drogas y de la corrupción del hombre por el vicio (otra vez el mismo tema que en “Beast and the Harlot”). El estribillo reza:

"Can't you help me as I'm startin' to burn (all alone).
Too many doses and I'm starting to get an attraction.
My confidence is leaving me on my own (all alone).
No one can save me and you know I don't want the attention."

Aunque me quedo con esta parte de la letra:

"Sometimes I don't know why
we'd rather live than die,
We look up towards the sky
for answers to our lives.
We may get some solutions
but most just pass us by,
Don't want your absolution
cause I can't make it right."

En “Trashed and Scattered las guitarras se desatan por completo con unos riffs diabólicos. Por su parte, The Rev sigue estando brillante, el bajista no desentona y la voz tiene momentos verdaderamente sobresalientes. Estamos en el tema donde más se podrían acercar a sus influencias más fuertes como Pantera, aunque el estribillo y los coros siguen siendo una parte importante de la canción. La canción va sobre vengarse, ya sea de alguien en concreto o de la ciudad corrupta que es el centro por donde gira todo el disco. También podría ser una canción sobre no cambiar y de ser uno mismo. Pero sobre todo de vengarte. Parece que a Avenged le gusta plantar cara. Y eso me encanta.

"I won't be the victim, but the first to cast a stone.
Sedated nights to the bar room fights as metropolis takes its toll
And don't you try to stop me, it's a place you'll never know.
Don't try to judge or take shots at me, I'll never let you seize control."

Ya he hablado de la calidad de los guitarristas, pero haciendo hincapié en los riffs y no en los solos, donde también demuestran una gran calidad, aunque se nota que siguen de forma descarada la estela de Slash. Esto lo podemos comprobar en dos canciones tan distintas como “Trashed and Scattered” o “Seize the Day”. En este tema son más Guns N' Roses que nunca con un solo a lo “November Rain” - el videoclip también se inspira al de los Guns - y musicalmente recuerda a canciones como “Civil War”. Estamos ante la balada del disco, que tiene la sencilla premisa de no perder el tiempo porque podemos arrepentirnos después. El paso de temas más fuertes y contundentes a la balada lo llevan estupendamente y consiguen brillar, incluso cuando se ponen bastante sentimentales. De hecho la letra llega a extremos muy ñoños como:

"So, what if I never hold you, yeah, or kiss your lips again, oh?
So, I never wanna leave you and the memories of us to see
I beg don't leave me"

o...
"Will you take a journey tonight, follow me past the walls of death?
But girl, what if there is no eternal life?"

A partir de aquí el disco comienza a decaer y se nota que la frescura se desvanece. “Sidewinder” no es un mal tema pero tiene una duración excesiva (supera los 7 minutos). Además lo que tan elogiable era en cortes anteriores aquí se torna pesado y es poco original. Aunque se esfuerzan en evitarlo, sacando de la nada una guitarra acústica. La letra va de una serpiente venenosa que va a cazar a alguien (Mercy's all that you need, mercy's empty in me).

Avenged sigue sin renunciar a sus armas y en “The Wicked End” vemos unos riffs iniciales que son lo mejor de la canción. Como en el caso anterior la canción es demasiado larga y que no nos muestra apenas nada novedoso en el disco. Eso si, el nivel musical sigue siendo notable. La letra nos vuelve a contar metáforas religiosas satánicas y de profetas cristianos donde nos habla de la corrupción del mundo y su inevitable fin. Ya parece un disco conceptual donde le dan la turra a su novia sobre el fin del mundo, lo corrompido que está el hombre y como deben de aprovechar el momento porque se va perdiendo pero antes van a cabrearse con alguien que les debe una. Pero la novia tiene más razones para cabrearse como veremos en el siguiente tema. Antes, un pequeño extracto de la letra de “The Wicked End”:

"Voice your prophecy, shed us some light
Feel sorrow for mankind's chance to survive
Swallowed lies and swam in our own tears
A stab in the dark but it wounded our will
Dust the apple off, savor each bite
And deep inside you know Adam was right
Lust and power, indulgence, no fear
Left with his sins, how does this end?
We won't be here tomorrow, hold on to me for one last time"

Con “Strength of the World” el disco remonta. Tiene muchos arreglos a lo Morricone que le da un tono bastante épico en su introducción. Eso consigue que recuperé un punto de originalidad y, a pesar de ser el tema más largo del disco con más de 9 minutos, no se hace larga. Avenged se nota cómodo en temas teatrales, dramáticos y extensos como este. De todas maneras, lo que me ha deslumbrado de verdad no ha sido tanto el tema instrumental, que es un mejor uso de los recursos ya descritos anteriormente, sino la letra que va de una joven que ha perdido a toda su familia y finalmente da entender que abandona al narrador para suicidarse o vengar a su familia. Sigue encajando nuestra teoría de disco conceptual. El final es verdaderamente desgarrador (So far forever now alone, a greater punishment on me has been imposed. A killer falling from the light, I'll miss my family, I'll never be alright) pero no es el único gran momento como por ejemplo:

"Avenge the dead, kill all who crossed me in my path
Suicidal, I never planned on coming back
I want it, I need it, revenge is dripping from my teeth
Need nothin', to feel power, and bring the killers to their knees
Nothin' to lose vengeance to gain (you know I'll never be the same)
So taste my breath I'm close behind you (so desperate on your final day)
Sorrow swallows my screams" 
Por mucho que la canción se base en Dimebag Darrel – el guitarrista de Pantera asesinado en un concierto – “Betrayed” es el tema más olvidable del disco. Ni siquiera encaja con mi teoría, a no ser de que esa traición sea el motivo de la venganza del sujeto. Entonces todo tiene sentido. Todo lo que nos puede ofrecer la canción ya nos lo ha dado la banda en cortes anteriores.

A pesar cierto saturamiento, “M.I.A” es un magnífico tema de cierre. Posiblemente las guitarras están en el punto más alto en todo el disco con una gran compenetración y un M. Shadows realmente deslumbrante. El secreto del tema es la combinación entre las partes más lentas, los coros, los riffs más agresivos y el dramatismo inherente a todo esto. La canción es la culminación de la idea que la banda tenía para el disco. Se vuelve al tema bélico, con el relato de un soldado joven en una guerra que está realmente asustado por la muerte de sus compañeros y compungido a causa de sus actos (llega a afirmar que mató a una madre delante de su hijo). El estribillo es una gozada:

"Fight for honor, fight for your life.
Pray to God that our side is right.
Even though we won, I still may lose
Until I make it home to you
I see our mothers filled with tears,
grew up so fast where did those years go?
Memories won't let you cry
unless I don't return tonight."

Finalmente el soldado vuelve de la guerra y pide perdón por sus crímenes (Forgive me for my crimes; don't forget that I was so young. Fought so scared, in the name of God and country).

Podemos concluir que City of Evil es un verdadero salto de calidad y uno de los discos de metal más destacables de su década. No es perfecto, sobre todo por su excesiva duración y su reiteración en las mismas ideas, pero fue el albúm que demostró que estos chicos, que muchos despreciaban por provenir del metalcore, realmente tenían talento y la posibilidad de ser una de las bandas capaces de sustituir a los viejos dinosaurios. Mi valoración es un notable alto y lo recomiendo para los interesados en el metal sin que haya prejuicios de por medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...