domingo, 19 de abril de 2015

Quixote escucha... Speed Garage

Hace mucho que no sale nada por aquí, así que aunque este tipo de artículo no será uno de esos que cambie el mundo de la crítica musical para siempre y nos traiga millones de visitas, había que publicar algo. Y además, tenía ganas de usar una página web que descubrí hace poco y que me parece absolutamente maravillosa.

Tal página es Every Noise at Once. Su propósito es catalogar cada género musical de la historia de la humanidad, estudiar su similaridad con otros, y de paso, enlazar a unas pocas listas de Spotify. Ahora mismo, hay 1358 géneros distintos en su base de datos, o lo que es lo mismo, 1357 géneros más de los que escucha el ser humano medio. Además, ofrece otras funcionalidades interesantes, como atlas musicales, las palabras más frecuentes en cada género, o una enorme lista de reprodución que te lleva por la totalidad del genoma musical.

Mi idea hoy es elegir un género al azar de entre los más de mil, y hablar de cinco canciones que pertenezcan a él. Cierto es que las canciones asociadas a cada género no siempre son fieles, y que hay muchos géneros que apenas existen. Pero bueno, me da igual.


Y ha salido el... speed garage

Con tal nombre, podemos pensar que va a salir algo de Motörhead. Speed garage trae a la mente guitarras aceleradas, baterías enlatadas y una producción chusca y austera que enfatiza la crudeza de la música por encima de todo. Y eso es exactamente lo que no es el speed garage.

La música garage, aunque también puede referirse a lo anterior, suele indicar un género de música electrónica predominantemente británico, que bebe mucho del rhythm and blues contemporáneo y de la escena rave. Junto con el jungle, eran los estilos más escuchados en las discotecas allá en las islas por los años noventa. Y sin duda, el artista más famoso proveniente de este mundillo es Craig David, amigo inseparable de nuestra deidad favorita, Álex Ubago.

El speed garage viene a ser lo mismo, pero un poco más rápido. De hecho, nace de una aceleración deliberada para aumentar la audiencia, que en esos momentos era favorable a los ritmos rápidos del jungle. Así que sin más dilación, veamos qué nos ofrecen estas cinco canciones.

M-Dubs - Bump 'n' Grind

Otra de las cosas que caracteriza a este género (o más bien a su predecesor), es su influencia caribeña, clara en las inflexiones vocales que podemos escuchar en esta canción. Los MCs del dub o el dancehall fueron pioneros en muchas cosas, aunque la gente no lo sepa, y entre ellas está el "ready chiki bom bom". 

"Bump 'n' Grind" no da tregua. Es un tema ágil y, claro está, repetitivo. Sin embargo, en el primer tercio podemos escuchar esa influencia R&B, aunque la base esté tan acelerada que confunde y lo saca de contexto. En los tres minutos y medio de este tema, vemos los dos mundos que engendraron el garage en contraposición: la electrónica pastillera, y el soul urbano. 

Los breaks de batería con flanger abundan, así como los scratches. Los trucos de producción van a ser el pan de cada día en este género, donde no hay tanto cantantes o DJ como "ensembles" de productores creando las pistas y añadiendo sus señas de identidad. Fíjate todo lo que estamos aprendiendo.

Gemma Fox - Messy (Paleface Mix)

Mira lo que tenemos aquí, otro caso de R&B versus electrónica. La contraposición es casi más fuerte que en el tema la anterior. Detrás de las voces hay un bajo grave como el infierno, y por lo general no hay mucho acompañamiento instrumental. El que hay, además, es bastante irritante.

A la mitad del tema tenemos un rap que se agradece bastante a estas alturas, aunque el beat me parece algo aburrido para mantener la atención. Hay una parte algo más interesante justo después, con el "don't cha" y no sé qué.

Me gusta menos que M-Dubs, porque la instrumentación me molesta, y me parece que todo está demasiado vacío y carece de algo más que pura repetición, que también había en la anterior, pero aquí acaba siendo menos atractiva por algún motivo.

Tuff Jam/Mike Sharon - Thank You House Music

Esta canción empieza como todas las canciones house de la historias, con palmas y todo, y un pianillo semi caribeño. Luego entra una batería como paulinarrubiana que tampoco aporta mucho. Eso unido al título de la canción me hace preguntarme que hace catalogada bajo "speed garage".

Cierto que hay una voz femenina pseudo-soul, pero a diferencia de en los otros temas, aquí no hay versos ni nada. Es exactamente como "Around the World" de Daft Punk. Es decir, house. El house es casi minimalista en su ejecución, lo que lo hace bastante distinguible. Buscad ritmos de bombo-caja machacones, pianos Rhodes o similares, y voces que dicen siempre lo mismo, y encontraréis house.

Pobre speed garage, no tiene representantes suficientes como para llenar una lista.

Romina Johnson - Understand Me

Esto tiene el soul, claramente. Condensa el sonido "BabyFace" de los noventa a la perfección. Es básicamente música de cama, lo que no sé cómo se puede aplicar al "speed garage". 

Si tuviera que jugármela, diría que esta señora es una persona diferente a otra Romina Johnson que sí que hacía algo que se parecía algo más al garage. Aunque pudieran ser la misma persona, en cuyo caso, felicitaciones por hacer dos cosas tan distintas.

Poco hay que decir sobre esto. Es la típica canción rhythm and blues aterciopelada de las de chasqueo de dedos y campanillas en las transiciones. Aún con mis limitados conocimientos sobre el speed garage, pondría la mano en el fuego afirmando que esto no tiene nada que ver con eso.

So Solid Crew/The Reelists - Broken Silence

Esto es hip hop tocho (como indica la palabra "crew"), lo que no necesariamente la descalifica del speed garage, supongo. Para más señas, si es música electrónica británica y tiene rapeos, puedes llamarlo grime y aciertas el 99% de las veces. Los So Solid Crew son algo así como un colectivo masivo de seres humanos. Wikipedia dice que en un videoclip enseñaron las caras de todos los que pertenecieran a él para que así la gente no pudiera ir por ahí diciendo que eran de los So Solid Crew, lo que me parece graciosísimo.

Tiene toque urbano, en ese estribillo, pero aparte de la parte hip hop, casi se parece más a Romina Johnson que a M-Dubs. No tiene nada de la locura jungle/house que deberíamos esperar, y en su lugar hay una flauta y una batería suavecita. Supongo que suena a Craig David, así que igual no va todo tan desencaminado y es en realidad garage.

Conclusión

¿Cuánto de todo esto es speed garage? ¿Cuánto es en realidad house, simple garage, grime, 2-step (que es como el garage pero sin bombo en el segundo y cuarto pulso), funky, jungle, big beat o pornogrind búlgaro? Pues no tengo ni idea.

Lo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos, es que el speed garage es británico, acelerado, festivo, sincopado, y con influencias del R&B estadounidense. Supongo que lo que más se parece es M-Dubs, pero podría estar equivocándome. En cualquier caso, dudo que ninguna de las tres personas que lea esto vaya a verse en una situación de vida o muerte que tenga que ver con distinguir el speed garage del garage house, así que tampoco pasa nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...