domingo, 4 de agosto de 2013

Las 50 de Quixote: III (30-21)

30: Killing Joke - Love Like Blood


'Til the fearless come and the act is done
A love like blood, a love like blood...

George ya habló de la otra faceta secundaria de Jaz Coleman, la de arreglista orquestal, en su artículo sobre versiones sinfónicas de temas rock. Esta es, sin embargo, su ocupación principal, la de patriarca del rock gótico al frente de Killing Joke, una de las bandas más rompedoras del género.

"Love Like Blood" suena como si The Cure hubieran abandonado toda sensibilidad posible y se dedicaran a reventarte la cara a base de bajos penetrantes y baterías ostentosas: cada golpe de la caja es como un latigazo. Las guitarras son extraordinarias, la voz de Coleman dramática como nunca.

Además, tuvieron a bien de sacar esta versión extendida de casi siete minutos que, si bien en el fondo no aporta nada nuevo, son dos o tres minutos más de grandiosidad, que siempre es algo bueno. 

And here's where your mother sleeps
And here is the room where your brothers were born
Indentions in the sheets 
Where their bodies once moved but don't move anymore
And it's so sad to see the world agree 
That they'd rather see their faces fill with flies
All when I'd want to keep white roses in their eyes

"In the Aeroplane Over the Sea" es uno de los álbumes más innovadores de los noventa, aunque haya pasado a ser refugio de hipsters repugnantes al cabo de los años. Un sonido sucio, la voz nasal de Jeff Mangum, trompetas como de ranchera y unas letras totalmente impresionantes.

"Holland, 1945", que en teoría habla de Ana Frank, es quizá el tour de force lírico de Mangum, uno de los letristas más infravalorados de los últimos veinte años. De fondo hay como una especie de distorsión debida en parte a que la producción es lo más pobre posible, que de eso se trataba, y que dio lugar, junto a gente como Guided By Voices, a todo el fenómeno lo-fi.

Y, entre otras cosas, también dio lugar a la mayor abominación conocida por el hombre: esto.

28: Lindsey Buckingham - Trouble



I really should be saying goodnight,
I really shouldn't stay anymore

Fleetwood Mac es la banda que más va a aparecer por aquí, con diferencia, y es en gran parte debido al genio de Lindsey Buckingham. Un guitarrista impresionante, y un compositor como pocos.

"Trouble" se parece poco a Mac: es un tema relajado, con aires casi tropicales en la percusión, como para escucharlo en una playa con una bebida fresquita en la mano. Pop sofisticado, con unos fantásticos coros (que supongo que serán obra del mismo Buckingham) y un sencillo solo de guitarra acústica para completar. Aunque la temática es bastante habitual, el ambiente es tan reposado que dan ganas de tumbarse y cerrar los ojos.

La carrera de Buckingham en solitario no es comparable a lo que hizo en Fleetwood Mac, pero desde luego esta canción puede competir con muchas de esa banda en grandeza.

27: Billy Squier - In the Dark



It's your decision, it's a chance that you take
It's on your head, it's a habit that's hard to break.

¿Es posible que esta sea la canción más "heavy" de la lista? Es muy triste, la verdad, pero no lo descartaría. En cualquier caso, es un tema brutal.

Billy Squier, otro genial guitarrista, tocaba hard rock en la tradición de las bandas más comerciales de finales de los setenta, al estilo de Styx o Journey, pero un poquito más... "agresivo", o al menos así es en este tema. Su segundo disco, "Don't Say No", en el que figura esta joya, es uno de los mejores del llamado "AOR", que es un género que en el fondo no significa nada, pero que la gente insiste en decir que es algo así como el hard rock pero con más rock que hard.

En cualquier caso, con las guitarras estruendosas y los sintetizadores pululando, podemos decir que esto es una muestra muy representativa del rock de los ochenta. Y fantástica, además.

Does it feel like a trial?
Does it trouble your mind the way you trouble mine?

¿Es The National la banda más sobrevalorada y aburrida de los últimos diez años? Quizá. Todos cantan alabanzas de este quinteto, pero saben, al mismo tiempo, que, salvo un par de excepciones, son bastante soporíferos. Lo siento mucho.

Pero. Este tema es una maravilla. Compuesto como banda sonora del sensacional videojuego Portal 2 (que no me voy a parar a describir porque tardaría un rato, pero que recomiendo a todo humano), al que ya había contribuido con una canción nada menos que "Johnny" Coulton, es una obra maestra. Un piano nos acompaña durante todo el tema, y por una vez la cansina voz de Matt Berninger cumple su objetivo a la perfección. Poco a poco se añaden las cuerdas, y unos coros, haciendo que el tema alcance el éxtasis.

No sé si es muy adecuada para el juego en concreto, que es mucho menos serio que el tema, pero sin duda es una genialidad y casi justifica todo el peloteo que se están llevando The National.


'Cause every time it rains
You're here in my head
like the sun comin' out.

Kate Bush es una alienígena que viene del futuro, eso lo sabemos todos. Desde que llegó en 1978 hasta ahora, se ha dedicado a hacer avanzar el pop de forma imparable. En 1985, sin embargo, podemos decir que su mayor logro vio la luz: "Hounds of Love".

"Cloudbusting", perteneciente a este álbum, es probablemente la joya de la corona. Sirve para definir a la perfección ese género raro llamado "art pop". Es básicamente esto. Esos teclados dando ambiente, influencias orientales las justas, baterías casi militares, y la voz sensacional de Bush. Mucho había cambiado desde "Wuthering Heights".

Por supuesto, cuando llegan los "yeyeyey... yo", es cuando hay que quitarse de verdad el sombrero. Los tambores de desfile, los gritos, las cuerdas. Totalmente impresionante. 


Wait a minute baby,
stay with me a while.
Said you'd give me light,
but you never told me about the fire.

"Tusk" era demasiado hasta para Fleetwood Mac. Un doble álbum para una banda como ellos garantizaba un 50% de temas de relleno, y así es. De "Tusk" sobra la mitad, y todo lo que canta Christine McVie, aproximadamente. Por supuesto, es un álbum fantástico, gracias a la presencia del extraordinario tema del título y, sobre todo, de "Sara".

Si Kate Bush es un alien, Stevie Nicks es una hechicera vudú, o algo así. Basta una frase suya para caer rendido. "Sara" dura 6:23, con que hay tiempo más que suficiente para eso. Tiene un toque relajado como "Trouble", pero la voz de Stevie va creciendo hasta llegar a su punto álgido alrededor de la mitad de la canción.

Aunque "Tusk" no es "Rumours", hay veces que llega a su altura. "Sara" es una de ellas.


And I feel them drown my name
so easy to know
and forget with this kiss.
I'm not afraid to go,
but it goes so slow...

Aunque fuera sólo por esta canción, Jeff Buckley sería una leyenda. Me basé casi únicamente en ella para otorgarle el discutido título de "mejor cantante de la historia", y aunque suene algo exagerado, me sigue pareciendo relativamente justo.

Además, es capaz de cantar así mientras toca la guitarra, y no precisamente cosas simples: el riff inicial ya consigue transportarte a otro mundo. El rango vocal de Buckley es asombroso, y los últimos dos minutos, absolutamente espectaculares. No hay un solo momento en el que la carne no se te ponga de gallina. Cada vez más intenso, cada vez más increíble, hasta el desaforado aullido que da en el 4:47 y que mantiene durante más de diez segundos. Simplemente, no existe una interpretación vocal mejor que esta.

El disco está plagado de maravillas similares, pero el tema que le da título es, en mi opinión, lo mejor de Jeff Buckley. Indispensable.

And I've seen your loving,
but mine is goooooooone.
And I've beeeeen in trooooubleeee....
WOOOOOOOOOOOOOOAAAAAAH!!!

No hay ninguna canción de Muse más explosiva que "Plug In Baby": escucharla en directo es como lanzarse en paracaídas, solo que rodeado de diez mil personas.

El riff es la cosa más cool que haya salido jamás de las manos de Matt Bellamy, y, aunque no me parece del todo bien que se le den tantos premios a "mejor canción de guitarra de la historia" o cosas así, porque en el fondo eso significa que la gente no tiene mucha idea, lo cierto es que en cierto modo puedo entender el razonamiento. "Wolsty" está similarmente genial en el bajo.

De nuevo, son los gritos agudísimos de Matt los que completan la canción, los que sigue clavando en cada concierto. Posiblemente nunca superen esta canción, pero hay que reconocer que es una tarea casi imposible.

When they ask me
"What are you looking at?"
I always answer
"Nothing much"

Es complicado hablar mucho de esta canción. Es un tema muy simple, muy directo, de la cantautora Suzanne Vega, más conocida por llamarse Luka y vivir en el piso de arriba, o algo similar.

Según ciertas fuentes, Suzanne no está sola aquí, cuenta con la inestimable ayuda del excelso Joe Jackson en el piano, lo cual siempre es algo bueno. Abandona sus pretensiones más folk para lanzarse a un pop melancólico, con letras identificables para un público joven, lo que probablemente tiene que ver con su inclusión en la popular película de los ochenta "La chica de rosa".

Es imposible ponerle ningún pero a la canción, aunque no sea tan obviamente brillante como otros aquí presentes. Pero si se le da la oportunidad, no defrauda.

Quixote

1 comentario:

  1. No sé cómo decir esto, pero... Joder, todas las canciones de la lista me han parecido una gozada. No ha habido ninguna que me haya defraudado o gustado menos, como me ocurrió en las dos partes anteriores...

    The National quizás no me han encandilado tanto, pero es cierto que logran lo que pretenden a la perfección. Billy Squier y Killing Joke me han sorprendido muy pero que muy gratamente. Y siendo letrista como soy, tengo que quitarme el sombrero ante Jeff Magnum... Menuda maravilla de letra, y qué bien estructurada, o desestructurada, como se vea (aunque eso sí maldigo el fenómeno lo-fi y la horrible y para mí insufrible producción).

    En cuanto a los demás, Buckingham tan fabuloso como siempre, y aunque "Sara" no me parece tan genial como algunos temas del "Rumours", sigue siendo una pedazo de canción. No conocía la de Suzanne Vega, donde se nota a las claras que Luka sigue en el piso de arriba aunque haya cambiado de vida, pero me ha molado bastante.

    Y qué decir de los clásicos. "Cloudbusting" es una canción fabulosa, aunque le tenga más cariño al rollo de "Wuthering Heights". En cuanto a Buckley, entre el "Grace" y el "Hallelujah" siempre será eterno. Y cada vez que pienso en que en su día no me gustó "Plug In Baby", me dan ganas de tirarme por un puente.

    Fabulosa lista. Ahora sí que espero con ansia la cuarta parte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...