miércoles, 10 de julio de 2013

3x1: Koma – Héroes del silencio – Sôber

Mi reciente e injustificada ausencia (bueno, injustificada no, tengo excusa) del blog se ha hecho notar por la sencilla razón de que aunque Quixote y mis otros compañeros lo han mantenido muy bien, la música española ha brillado por su ausencia (no, Santa Justa Klan no cuenta, he dicho música). Así que, para paliar esa carencia, vengo hoy con un 3x1 que de paso remienda agujeros pendientes en las peticiones que se me habían hecho hace siglos. A ello.

--------------------

Koma – La maldición divina (2011)


Puede que para muchos no sea así, pero el último disco de Koma es para mi gusto el mejor que sacaron los navarros en toda su carrera, pues aunque no hacía gala de himnos como “El marqués de Txorrapelada” o “Karnotraficante” (hay que reconocer que El infarto también es un disco genial) es el más maduro y correcto de todos, y la formación, que abandonaría Brigi Duque en 2012 (arrastrando a la banda a su cese definitivo, a pesar de la intención inicial de los otros miembros de continuar con ella), estaba en su mejor momento.

Las 15 canciones que componen el trabajo son un auténtico mazazo de metal en estado puro, del metal más clásico que podamos imaginar (“La almohada cervical”, toda una declaración de intenciones, lo deja claro: “lo nuestro siempre fue el heavy metal”. Que no se diga), logrado a base de baterías y guitarras contundentes y machaconas, con virtuosismo pero sin exagerar (con la salvedad de algún solo bastante interesante), y con una letras simples y potentes en las que Brigi lleva la voz (y menuda voz, ni Constantino Romero…) cantante de los temas.

Así, se suceden, intercalándose entre ellas tres intros instrumentales (que no están mal, aunque sí bastante fuera de lugar) como “Sin oxígeno”, “La almohada cervical”, “Blancos de los nervios” o “Los idiotas”. No sé si será casualidad, pero mis temas favoritos son, uno tras otro, los 6 primeros, y a partir de ahí la calidad del trabajo decae un poco… Cumple, aunque no sorprende, y aún es capaz de lograr un subidón de adrenalina con cortes como “Me vacío”.
El resultado general, como digo, es contundente y muy correcto, con algunas canciones que pasan más desapercibidas y otras que son verdaderas joyas del metal de nuestro país. Sin duda es una despedida a lo grande, y viéndola uno lamenta que el grupo no continuara otros 20 años más en activo. Maldito sea El Drogas por engañar a Brigi para que fuera baterista de Txarrena (a saber qué sustancias le ofreció).

LO MEJOR: “Sin oxígeno”, “La almohada cervical”, “Los idiotas” o “Bagare” son geniales.

LO PEOR: las intros están un poco fuera de lugar, y hay letras muy flojas. Temas como “Patrón a seguir” u “Ostia frontal” son más flojos, y se hacen repetitivos.

VALORACIÓN: 7,75/10. Sin duda, el disco más cuidado del grupo. Una pena que lo dejaran en este momento.

--------------------

Héroes del silencio – Senderos de traición (1990)


Héroes siempre han sido un grupo complicado para mí. Por una parte, adoro su sonido, sus letras y la instrumentación; por otra, aborrezco la voz de Bunbury, a quien considero una persona con un talento increíble, pero que lo desperdicia de manera terrible (algo así como lo que es Damon Lindelof a los guiones de televisión). Después de mucho intentarlo, me he llegado a acostumbrar a su horrible forma de cantar, a la que tengo un cariño similar que a la forma de cantar de Mark Knopfler, por su personalidad… pero no es fácil. Nada fácil.

Senderos de traición, sin embargo, quizás pueda ayudar a hacer ese tránsito más llevadero. Aquí sí que estamos sin duda ante el mejor disco de toda la carrera de este grupo, considerado de hecho uno de los mejores discos de toda la historia del rock en español. Y no es para menos, porque no hace sino derrochar himnos: “Entre dos tierras”, “Maldito duende”, “La carta”, “Senda”, “Hechizo”… Algunos de estos temas se reúnen en este segundo disco de estudio después de haber aparecido ya en maquetas, directos y similares, lo cual no quita para que la versión definitiva que conocemos todos sea la que corresponde a este trabajo.

Como sucedía un poco con Koma, aquí el disco comienza a decaer un poco a partir de su segunda mitad, y aún así mantiene un pulso y una calidad soberbias (“Con nombre de guerra”, por ejemplo, es genial). Las letras se hacen cada vez más enrevesadas, y la mitad de ellas son incomprensibles, cosa que tampoco importa mucho, dado que son una maravilla. Apenas hay temas que podamos considerar flojos, y el resultado final es de escucha obligada.

Por cierto… ¿por qué demonios tiene que hacerse Bunbury los coros a sí mismo?

LO MEJOR: todo el mundo destaca “Entre dos tierras” y “Maldito duende”, pero para mí “Hechizo” le da mil patadas a prácticamente toda la discografía de estos chicos.

LO PEOR: no hay temas malos, aunque quizás “Oración” sea más floja que el resto.

VALORACIÓN: 8,25/10. Lo mejor que hicieron Héroes en toda su carrera. Únicamente Avalancha, su último trabajo, podía acercarse a la calidad de éste, pero tampoco lo alcanzaba.

--------------------

Sôber – Reddo (2004)


Si en los dos casos anteriores estábamos ante el que fuera probablemente el mejor disco del grupo, al hablar de este álbum de la formación de los Escobedo sin duda estamos ante uno de los trabajos más flojos de su carrera.

Viéndolo en retrospectiva (e imagino que en el día en que fue lanzado también), es comprensible por qué decidieron tomarse un descanso (que duraría siete años y les serviría para volver en plena forma con Superbia, para mi gusto y el de muchos su mejor disco hasta la fecha) después de grabar esta obra que cumple pero no ofrece nada especial, en un resultado un tanto endeble que pasa bastante desapercibido y no deja mucha huella al oyente.

Aún así, el disco sigue ofreciendo algunos de los temas más clásicos de la formación madrileña, como “Una hora más”, “Cientos de preguntas”, “El hombre de hielo”, “Solo”, o “La nube”. Sôber hace gala de un sonido muy particular y personal, que si bien no es tan depurado ni tan perfecto como en su regreso posterior, sí que les aleja del resto del metal alternativo (que tampoco es muy habitual, la verdad) de nuestro país.

A pesar de todo, y aunque los temas no sean tan buenos como en otros trabajos, si hay algo que destacar es la enorme calidad de los intérpretes: Carlos está soberbio a la voz, al igual que Jorge y Antonio a las guitarras. También Manu Reyes presenta unas baterías muy correctas (no tan buenas como en otros discos, pero destacables), siendo éste el último disco que grabó con el grupo (moriría dos años más tarde en un accidente de tráfico).

LO MEJOR: “El hombre de hielo”, “La nube”, “Blanco y negro”, “Cientos de preguntas”, o “Solo”.

LO PEOR: Lo perdí o Reflejo (el tema homónimo del disco, curiosamente) son más sosas.

VALORACIÓN: 7,5/10. De lo peor de la banda, y aún así, un disco muy correcto, que les sirvió para replantearse las cosas y tomar un nuevo rumbo que les ha hechomucho bien.

2 comentarios:

  1. Buenas reseñas, aunque no coincido de que La maldición divina sea el mejor disco de Koma. Tanto El infarto o Criminal me parecen superiores.

    ResponderEliminar
  2. Sé que es una opinión la mía en este caso que prácticamente nadie comparte... Pero bueno, aunque "El infarto" es buenísimo, y tiene temazos, creo que "La maldición divina" está más pulido, y es un trabajo con un sonido mucho más maduro. Igualmente "Criminal" me gusta, pero no creo que esté a la altura de los otros dos.

    Aunque ya digo, es una opinión personal y muy subjetiva.

    Gracias por pasarte :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...