jueves, 26 de julio de 2012

The Cars - The Cars (1978)


Si hay un género en el mundo del que de verdad, con fundamento, pueda decir que he oído prácticamente todo lo que merece la pena, es la new wave. Podríamos definirla como la oleada de pop que se produjo después del estallido punk (aunque ocurrieron prácticamente al mismo tiempo) y que se centraba más en los sintetizadores. Su fuerza se agotó a mediados de los ochenta, pero su influencia sigue viva en muchos grupos como Franz Ferdinand o The Killers.

En cualquier caso, dudo mucho que haya un disco mejor de este movimiento tan interesante que el debut de The Cars, la mítica banda americana de Ben Orr y Ric Ocasek. Con estas nueve canciones, más unos pocos singles de Costello o Blondie, o Talking Heads, ya tienes una guía bastante decente de todo lo que fue la new wave. No hace falta mucho más, en realidad.

La canción de inicio, "Good Times Roll", hace perfectamente el trabajo de definir el estilo del resto del disco: la guitarra infravalorada de Elliot Easton con los toques adecuados en los momentos precisos, la voz clásica de Ocasek (o de Orr, en otras canciones posteriores), el teclado de Greg Hawkes creando ambientes y aportando el sonido futurista, y un coro a lo Queen (curiosamente, Roy Thomas Baker, productor del disco, también produjo a los de Freddie).

Similar es "My Best Friend's Girl", uno de los grandes hits del álbum, que nos prepara para la gran bomba: "Just What I Needed". Una de las canciones de pop más perfectas que se han escrito, y de la forma más simple posible. Más rockera que las anteriores, y con Orr al micrófono, se eleva por encima del resto en un disco compuesto íntegramente por temas maravillosos. Hawkes y Easton (ambos lamentablemente olvidados como genios en sus respectivos instrumentos) están fantásticos, y el final es simplemente fabuloso.

Todo álbum tiene una canción rara. En este caso es "I'm In Touch With Your World", con esa percusión tan caótica y esos efectos de sonido como de dibujos animados. No puedo decir que me entusiasme demasiado, aunque es original. Mejor es "Don't Cha Stop", con un riff genial, aunque ambas son las canciones "olvidables", si es que existe algo así en este disco.

Sin embargo, las cuatro salvas finales convierten el disco en legendario. Por un lado está "You're All I've Got Tonight" (bastante similar a "Good Times Roll"). No hay nada que pueda decir en su contra: es divertida y pegadiza. Y tiene ese tecladito en el estribillo que es absolutamente perfecto. Ese tipo de detalles es lo que hacen que The Cars sean recordados a diferencia de... New Muzik, por ejemplo, que también son de la época y son buenos. Pero no son The Cars.

La canción que descubrí la última vez que escuché el disco fue "Bye Bye Love". Es tan magnífica como cualquier otra: tiene ese petardazo de guitarra al principio, la sección lenta con el pianillo y Orr con su "It's an orangy sky/Always it's some other guy/It's just a broken lullaby" y luego el estribillo tan ochentero como ningún otro: nada dice pop como repetir el título de la canción una y otra vez.

Una de las canciones míticas (en el caso de algunos adolescentes que crecieron en la época, la tendrán asociada a cierta escena picante de "Aquel excitante curso", de 1982, con un joven Sean Penn) es "Moving in Stereo". De nuevo, Greg Hawkes crea de la nada una melodía de sintetizador perfecta en todos los sentidos: quince notas inconfundibles e inolvidables que suponen el soporte del tema.

Y el final parece una especie de batiburrillo pop: "All Mixed Up", nunca mejor dicho. Es una especie de suite, pero no lo es en absoluto. Parece al principio una balada, pero cuando llega el quinto verso ya es totalmente pop (¿Gracias a quién? A Hawkes). Repitiendo lo anterior con más fuerza, acaba estallando en la melodía más perfecta, puro ELO, del disco: "she says to leave it to meeeee". El punto álgido del disco son esos segundos, con casi total seguridad. Para variar, el sintetizador burbujeante de Hawkes vuelve a acentuar la perfección, y además hay solo de saxofón, que para el que no lo sepa es mi debilidad. El disco termina en esa cumbre casi insuperable.

No sé si tengo que decir algo más para terminar de convenceros. Tiene una portada muy bonita, ¿no?

------------------------------
LO MEJOR: "Just What I Needed" y "All Mixed Up".

LO PEOR: Las dos canciones del centro: "Don't Cha Stop" y "I'm in Touch...". Pero están bien, ¿eh?

VALORACIÓN: Esta entre las cuatro y las cinco estrellas. Pero les voy a dar *****, por que ellos lo valen. Escucha obligada, y punto.

NOTA ACTUALIZADA 2017: 24/30
-----------------------------
VÍDEOS

Good Times Roll
Just What I Needed
Bye Bye Love
Moving in Stereo
All Mixed Up

Quixote

4 comentarios:

  1. QUE BIEN QUE SE RECONOZCA EL TALENTO DE BENJAMIN ORR, Y NO SOLO DE RIC OCASEK. BENJAMIN NO SOLO ERA UNA IMAGEN SEEEEEEXY Y SEDUCTORA. TAMBIEN ENAMORABA CON SU HERMOSA VOZ. RIP.

    ResponderEliminar
  2. Yo también fanática de Benjamín Orr y The Cars, el bajista es muy encantador en todo sentido. Rick Ocasek un genio. Elliot y Greg, super talentos.

    ResponderEliminar
  3. BENJAMIN: LETS GO, SEXY, MUY SEXY.

    ResponderEliminar
  4. CLARO QUE SI, SOMOS MUCHAS LAS FANATICAS DE ESTE BOMBOMSOTE.
    YO NADINE TE AMA, TE EXTRAÑA HERMOSO BENNY 11 CARTAS.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...