jueves, 28 de junio de 2012

Linkin Park – Living Things (2012)



Que Linkin Park sea tu grupo favorito no es nada fácil de sobrellevar. Tienes que lidiar constantemente con detractores de su particular estilo pop–rock–rap–metal–electrónico, con gente que les acusa de vendidos frente a su imagen underground de los primeros años, y con fans renegados a los que no les gusta el rumbo que han tomado últimamente. Y al mismo tiempo, en tu fuero interno te ves obligado a ir aceptando el brutal cambio de estilo que realizan en cada nuevo trabajo que sacan al mercado. A pesar de todo, merece la pena, aunque solo fuera por lo prolíficos que es el grupo, o por el cariño que profesa a sus seguidores (pero es que además, son una banda de una calidad innegable).

Si bien tienen un estilo perfectamente reconocible, su mayor arma (a la vez que su mayor punto débil a la hora de mantener a los fans tradicionales) es su capacidad camaleónica para reinventarse constantemente. Cuando se formaron a finales de los 90, sacando aquellas famosas mil copias de su Hybrid Theory EP tenían un sonido duro y contundente, propio del nu metal de la escena californiana. Llegó luego Hybrid Theory (del que ya en su día hice una crítica, bastante lamentable por cierto, en este blog), que mantenía la dureza del sonido de esa primera demo, pero con canciones más trabajadas, algunas de las cuales (como “In The End”, “Papercut” o “Crawling”) rozaban la perfección. Linkin Park se daba a conocer con (corrijo los datos que di en aquella crítica que hice, ahora son verídicos) el álbum debut más vendido del siglo XXI (al menos en su momento, creo que sigue sin ser superado).

Durante un tiempo, todo pareció irles viento en popa. Tras un curioso álbum de remixes, Reanimation, llegó en 2003 Meteora que, si bien no fue tan laureado como el primer trabajo, sí que se ganó el respeto de la crítica y los fans con un sonido más melódico y depurado. El directo Live In Texas se convirtió en la tierra prometida de sus seguidores, pero dio paso al que, a mi entender, es el único disco mediocre del grupo, Collision Course, en colaboración con el rapero Jay–Z. Llegó luego el principio del fin con Minutes To Midnight, con un sonido mucho más digerible, con toques pop extremadamente melódicos y sin apenas rastro de la dureza anterior (con mi pésimo humor, suelo llamar a esta época del grupo su etapa “U2.0”, por sus semejanzas con el grupo irlandés). Aunque el disco era bueno (de hecho, desde un punto de vista objetivo, es de los mejores que tienen) y la crítica lo puso por las nubes, los fans arremetieron contra él, reclamando una vuelta al sonido de sus primeros años, que ya nunca se produciría. Llego un segundo trabajo en directo, Road To Revolution, considerablemente peor que el anterior, y un sinfín de proyectos paralelos de sus integrantes, colaboraciones y demás, que venían a unirse a los trabajos “Underground” (discos con versiones en directo y maquetas que solo podían comprar los miembros del club de fans del grupo) que llevaban desarrollándose ya varios años. Al mismo tiempo, Chester estaba teniendo muchos problemas de voz (llegó a estar hospitalizado durante un tiempo) derivados de un esfuerzo inconmensurable y cierto descuido a la hora de cuidar su mejor arma. Me daba la impresión de que el grupo estaba dando sus coletazos finales y, durante un tiempo, temí sinceramente por su futuro, que veía muy, pero que muy cerca de la destrucción.

Sin embargo, no me defraudaron. Supieron resurgir de las cenizas, y en 2010 salió a la venta su cuarto álbum de estudio, A Thousand Suns. El estilo, nuevamente, había cambiado de forma radical, introduciendo sonidos electrónicos y psicodélicos que me confirmaron que el grupo había abandonado su fase más comercial (porque A Thousand Suns es un trabajo, además de muy oscuro, complicadísimo de digerir). Lo siguiente que llegó fue Live in Madrid, su tercer directo, esta vez en la puerta de Alcalá, que rozaba la perfección (y me permitió cumplir uno de mis sueños al verles por primera vez en concierto, y gratis además). Y, sin detenerse en su ritmo de trabajo, llegaron a 2012 con el que, hasta la fecha, quizás sea su disco más maduro (no porque sea el último, sino porque en él han sabido combinar elementos de todos los trabajos anteriores, logrando aun así mantener algo que los diferencia de los cuatro primeros álbumes de estudio).

Living Things salió a la venta hace tan solo dos días, el pasado martes 26 de junio. Básicamente, podríamos definirlo como el A Thousand Suns que habrían grabado hace 12 años pues, si bien es el cuarto disco el que tiene más notas en común con éste, han sabido retomar parte de esa dureza y esa contundencia que les caracterizaba en una primera etapa, junto con una mejora brutal de las letras, cada vez más íntimas y líricas.

“Lost In The Echo”, no solo abre el disco, sino que resume perfectamente lo que vamos a ver a lo largo de todo éste: Mike rapeando nuevamente durante buena parte del trabajo (aunque reconozco que, en general, no me termina de gustar su nuevo estilo como MC), un Chester maravilloso a la voz (a pesar de que no llegue a los niveles de sus primeros años) y un protagonismo indiscutible de la electrónica de su DJ, Joe Hahn (con los otros tres miembros, Dave, Brad y Rob, cumpliendo en sus papeles perfectamente, aunque sin destacar mucho, con la excepción quizás de la batería de Rob). “In My Remains” es más melódica, más deprimente y oscura, pero también mejor tema, y con Chester creciendo por momentos. El tercer corte del disco, “Burn It Down”, fue el primer sencillo elegido y, aunque el vídeo sea un tanto soso (salvo al final), la canción, sin duda, es un gran acierto, combinando una estructura muy clásica con una pequeña parte rapeada por Mike al final (que en este caso sí que me gusta bastante), y una letra genial (además de muy oportuna, pues tiene versos como “you lost that right to hold that crown” o “when you fall I’ll take my turn”, y fue lanzada el mismo día que nuestro querido rey Don Juan Carlos se cayó en Botsuana cazando elefantes, lo que me hace pensar que estos chicos son casi proféticos), a la vez que bastante crítica y con muchas posibles interpretaciones.

Anécdotas reales aparte, llegamos al desgarrado “Lies Greed Misery”, muy en la línea de algunos temas del anterior trabajo, y que da paso a la balada “I’ll Be Gone”, preciosa pero muy deprimente (con una de las mejores letras del disco). En la misma línea (aunque no tan depresiva) llega “Castle Of Glass”, donde Mike recupera el protagonismo (aunque cantando, no rapeando, cosa que también hace genial) en un tema muy evocador y lírico.

“Victimized” es quizás (y sin quizás, lo es seguro) el tema más duro del disco, sobre todo cuando Chester berrea “Victimized, victimized, never again, victimized” en los coros, o cuando los versos rapeados de Mike destilan un odio brutal y sin compasión. Otra vez encontramos una balada en “Roads Untraveled”, con versos preciosos como “May your love never end and if you need a friend / there’s a seat here along side me”, y donde Chester simplemente hace los coros y el acompañamiento de fondo, dejando que Mike lleve las riendas a la hora de cantar (cosa que solo he visto en este disco del grupo, o al menos, que se da mucho más que en los anteriores). Llega entonces “Skin To Bone”, uno de mis temas favoritos del trabajo y que me recuerda enormemente, no a Linkin Park (no es para nada su estilo), sino al “We Could Be The Same” de los turcos manga (tema que quedó segundo en Eurovisión hará cosa de un par de años o tres… lo puede confirmar Quixote, que está más enterado de esos temas). Es un corte muy electrónico, precioso en forma y en fondo, y realmente magnífico, aunque con una letra muy simple.

“Until It Breaks” empieza con uno de esos raps de Mike que no me gustan nada, pero que se contraponen a versos geniales de Chester, lo verdaderamente destacable de la canción, junto con los esotéricos (y preciosos) coros del final. Ya acercándonos al cierre del trabajo tenemos “Tinfoil” un breve tema instrumental dominado por la electrónica, la percusión y el piano, que sirve de preludio (es básicamente una intro) al último corte del disco, “Powerless” que, a pesar de su nombre, es una balada potente y preciosa, con una letra increíble (versos tristes como no había oído nunca en Linkin Park: “I watched you fall apart and chased you to the end,/ I’m left with emptiness that words cannot defend,/, ten thousand promises, ten thousand ways to lose”…) y el mejor Chester de todo el trabajo, genial tanto en las primeras estrofas como en los emotivos agudos del final.

Un disco maravilloso, sin duda, aunque aún más difícil de digerir que A Thousand Suns. Y que me ha hecho, no solo recuperar la confianza en el grupo, sino adorarles tanto como cuando empecé a escucharles siendo un crío. Y desde luego, me parece que Chester está aquí en su mejor momento desde Live In Texas. Y eso es decir mucho.

Espero que os guste. Merece la pena que le deis la oportunidad, incluso aunque seáis fans que desterraron en los últimos años.

Buenas tardes, y buena suerte.

---------------------------------------------------------------------------------

LO MEJOR: “Castle Of Glass”, “Roads Untraveled”, “Burn It Down”, “Skin To Bone” o “Powerless”. En general, los temas más baladeros son los mejores del disco (a diferencia de otros trabajos del grupo).

LO PEOR: no me termina de gustar el rumbo que toman algunos de los raps de Mike, o la violencia forzada de algunos temas (sobre todo, si la comparamos con la energía y la brutalidad de Hybrid Theory, mucho mejores que en este trabajo). En ese sentido, “Victimized” o “Lies Greed Misery” quizás sean más flojas.

VALORACIÓN: 9,5/10. De momento, y para mi gusto, el disco del año. Y raro sería que cambiara de opinión.

---------------------------------------------------------------------------------


Linkin Park - Castle Of Glass (Lyric Video)

Linkin Park - Roads Untraveled (Lyric Video)

Linkin Park - Skin To Bone (Lyric Video)

Linkin Park - Powerless (Trailer oficial de "Abraham Lincoln: Vampire Hunter")

Linkin Park - Burn It Down (Official Video)

9 comentarios:

  1. Escuchar que Linkin Park vuelven a retomar su vena más cañera, aunque sea siempre dentro de éste marco experimental al que tanto nos tienen acostumbrados, es una buena noticia. He escuchado 3 o 4 temas del disco, y hasta que no me lo escuche entero, no podré escribir una opinión más completa, pero por lo que voy escuchando, Chester está muy en forma como pocas veces, Mike sigue siendo uno de los pocos raperos que puede generar una melodía a la vez que canta, y el guitarrista Brad Delson está... ausente como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Es lo que más les "falla" a estos chicos, que Brad como guitarrista y Phoenix como bajista pasan muy desapercibidos, y que tuvieran un poco más de protagonismo podría darle un toque interesante al grupo... Pero por lo demás, en general, ya digo que en tres días me habré escuchado el disco ya unas 30 veces mínimo (unas 50, incluso xD), y tendré que dejar que se asiente para ponerlo en ranking con el resto de álbumes. Pero me temo que estará bastante alto.

    Y por cierto, es curioso también comentar el gran número de baladas que encontramos en este último trabajo, más o menos tantas como en "Minutes To Midnight"...

    Gracias por pasarte, Salva.

    ResponderEliminar
  3. Solo lo he oído de forma completa una vez. Necesito escucharlo más. Aunque de primeras, me gusta más que el anterior.

    ResponderEliminar
  4. Vale, ya me lo he escuchado del tirón. En general, bastante satisfactorio. Para mí el disco está dividido en dos mitades, del principio hasta Victimized, y de ahí al final. La primera parte mantiene un nivel muy, muy bueno. Mike se sale en los momentos que rapea, y Chester compensa la terrible falta de guitarras con una voz que vuelve a romperse gloriosamente. Muy interesante el "Lies Greed Missery", que combina de forma perfecta la electrónica con la mala hostia. La fuerza melódica de "In My Remains", "Castle of Glass" y "Burn it Down" no pasa desapercibida, y el "Victimized", aunque es un experimento, es un chute de rabia como pocos. Y lo dice el fan de Lamb of God.

    Y por el otro lado, queda la segunda mitad del disco. Estos chicos no hacen otra cosa sino experimentar, y aquí, a mi gusto, se les ha ido la mano. Salvo la cautivadora "Powerless" un magnífico broche para cerrar el CD, el resto se hacen pesadas. Mucho experimento que no ha salido del todo bien. Y Brad Delson a todo esto, fumándose un buen porro en el mundo de yupi mientras Mike y Joe le dan a sus cacharritos electrónicos.

    En fin, en general un buen álbum , con buenas melodías y ganchos... que en la segunda mitad del mismo se desvanecen. De todas formas, es el precio de experimentar. Salen cosas unas cosas verdaderamente buenas, y algunas otras, no tanto.

    ResponderEliminar
  5. Curiosamente, a mí me pierde la segunda parte del disco, a partir de "Victimized"... Coincido en tu apreciación, si bien prefiero esa segunda mitad, quizás por ser más baladera, cosa que siempre me cautiva ("Roads Untraveled", o como mencionas "Powerless" me parecen brutales). Eso sí, es muchísimo más experimental y "Skin To Bone" (que como digo, no parece de Linkin Park, sino de maNga) lleva ese experimento al extremo.

    Pero como dice Adri, creo que la conclusión inevitable es que es mejor que el anterior. Creo.

    P.D: se nota que no te gusta que el guitarrista pase desapercibido, ¿eh, Salva? xDD

    ResponderEliminar
  6. Un grupo de rock sin un guitarrista decente es como una polla sin cojones.

    ResponderEliminar
  7. Brad es un guitarrista no solo decente, sino bueno. Otra cosa es que pase más desapercibido. Pero no es el único caso, depende del estilo de cada grupo. En el tanz-metal alemán, por ejemplo, los guitarristas suelen pasar desapercibidos. Ya hablemos de Oomph! o de Rammstein, muchas veces (no siempre, pero muchas veces) están los guitarristas en segunda línea, o ni se les escucha. Y eso no quita para que Richard Z. Kruspe y Andreas Crap sean guitarristas cojonudos.

    Además, Linkin Park son especialitos, así que si no les sale de la polla tener cojones, pues no los tienen xD

    ResponderEliminar
  8. Sinceramente como fan de grupo me encanta el disco, y me encantan las canciones, oviamente no puedo olvidarme de lo que fueron Hybrid Theory y Meteora, pero aun asi creo que sus nuevos discos son verdaderas obras de arte, y queria corregirte solo en una cosa, Minutes To Midnight tiene dos de sus canciones mas pesadas (y de mis favoritas) que son Given Up y No More Sorrow.
    Otra cosa que queria agregar es que lamentablemente, jamas podran crear otro Hybrid Theory, porque la voz de Chester no es la misma, es mucho mas aguda, mas afinada, pero no tiene esa voz tan rasposa que lo caracterizaba en su momento, solo con el hecho de comparar las versiones en vivo de sus canciones en el año 2001, como live in milan, con las actuales,se destaca la falta de voz que tiene Chester :(
    no es por ser negativo, solo es lo que pienso, y creo que jamas podra recuperarla, lamentablemente seguira cambiando de estilo musical hasta donde llegue su voz...

    ResponderEliminar
  9. Lo primero de todo, gracias por el comentario :) Tienes razón en lo de Minutes To Midnight, tanto "Given Up" como "No More Sorrow" son de las canciones más cañeras de estos chicos (en el caso de la primera, ya la metí en el blog en una lista con los 5 mejores gritos de la historia reciente del rock ;), y en el caso de la segunda es una de mis favoritas), pero me refería al disco como conjunto, que es el más melódico y "popero" (por llamarlo del alguna forma) de todos los que han hecho.

    Y con lo de la voz de Chester, pues te tengo que dar la razón. No sé si comento por ahí en algún momento del artículo (lo escribí hace tiempo y no lo recuerdo, sorry) que Chester se destrozó la voz de tanto forzarla, y que aunque la ha recuperado bastante, después de algunos años con ella horrible (en el Road To Revolution, por ejemplo), no es la misma que tenía hace 10 años.

    Evidentemente, la voz te cambia, eso es inevitable a no ser que te llames Bruce Springsteen, pero es que además Chester nunca se la ha cuidado demasiado... Él mismo lo decía en algún documental (el "Frat Party at the Pancake Festival", por ejemplo, si no recuerdo mal), que bebía, fumaba y en general, no se preocupaba de cuidarse la voz. En fin, es una pena que no pueda volver a hacer un Hybrid Theory, pero también es cierto que eso les abre un camino de experimentación muy pero que muy interesante :)

    Lo dicho, gracias por tu comentario y me alegro de charlar con otro fan de Linkin Park ;P

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...