miércoles, 23 de enero de 2013

ABC - The Lexicon of Love (1982)


Los Reyes han estado magnánimos conmigo este año, y me han concedido lo que siempre he querido: un mogollón de discos. Entre diciembre y enero han caído un total de catorce, nueve de ellos traídos por Sus Majestades, de los que criticaré seis (porque son los únicos que no he criticado y que además no son recopilatorios).

Empezamos por el principio de mi colección, alfabéticamente catalogada. "The Lexicon of Love", de los británicos ABC.



Es otro álbum ochentero, otro de esos de los nuevos románticos con bajos funky, teclados por todas partes, una voz grave y una producción pulida. Puede considerarse, sin embargo, una de las obras maestras del género, y también casi un grandes éxitos de la banda de Martin Fry, aunque sea también su debut.

Hay alguna razón que otra por la que no pudieron superar estas cotas de elegancia en sus posteriores trabajos. La que yo encuentro principalmente es que si sumas las ganas de una banda primeriza y un productor que, en palabras de Fry, les "abrió la puerta de la tienda de golosinas" dejándoles una completa libertad de maniobra, tienes un buen disco casi automáticamente.

El productor en cuestión es una leyenda: Trevor Horn, conocido como "el hombre que inventó los ochenta", así que podemos confiar en que los próximos cuarenta minutos de música no van a tener ni una falta técnica.

En el principio del álbum, nos recibe una sección de cuerda que casi nos hace imaginarnos a Fry mirando esa tienda de golosinas por primera vez. "Show Me" es una joya del género. Tiene todos los componentes: piano Rhodes, un bajo espectacular (mi objetivo en esta vida es igualar alguna vez las líneas de bajo que crearon grupos como este, o Japan, o Simple Minds) , metales que aparecen de la nada y, por si fuera poco, el genio lírico de Fry, uno de los grandes letristas de la new wave. Una de mis líneas favoritas, ya no del álbum si no del mundo en general, es ese "she might look pretty but there's make-up on her face". No es para tanto, pero me gusta.

"Poison Arrow" es un clásico y cualquiera que lo niegue merece ser defenestrado. De nuevo nos encontramos con el bajo saltarín, el piano acentuando y un saxofón. No hay ni una grieta, y Martin nos ofrece otra gran interpretación. El estribillo es maravilloso ("shoot that poison arrow to my hea-hea-heart"), y el puente incluye una breve parte hablada, muy cinematográfica, igual que su otro gran éxito al que llegaremos pronto.

En instrumentación y ritmo, las dos canciones anteriores son bastante similares, y aunque "Many Happy Returns" (ese video es lo mejor que he encontrado) tiene un comienzo más dramático, acaba en el mismo punto. El falsete de Fry, que ya se había manifestado como una especie de galán anteriormente, no termina de convencer demasiado. Esta canción me hace darme cuenta de lo necesario para conseguir un sonido ochentero: emplear todas las reservas mundiales de reverb.

Más slap bass y más falsete en otro semi-hit: "Tears Are Not Enough", que me recuerdan ligeramente al Bowie de "Young Americans". Aquí la sección de trompetas es más prominente, igual que esa guitarra metálica sincopada que tengo ahora misma clavada en el oído derecho. One moment... ¿solo de clavicordio?
FUCK YEAH!.

Hay algo bueno en este álbum, y es que los temas buenos y los menos buenos están intercalados, así que tampoco hay que esperar mucho para recibir lo que se quiere. Uno de los menos buenos (aunque es un poco ridículo hablar de temas menos buenos en un álbum donde todas las canciones son bastante parecidas) es "Valentine's Day". Su ambiente discotequero puede ser demasiado para algunos oídos más extremos, y tampoco ofrece un detalle especial que lo haga destacar.

Cosa que sí hace "The Look of Love (Part 1)" que es el tema por excelencia de ABC, y uno de los grandes de la década. En general, este álbum es un hito de la producción lujosa y bien hecha. Pero "The Look of Love" es la guinda del pop sofisticado y funky, con un estribillo de los de mover los pies. Temazo.

"Date Stamp" no le llega a la altura del betún, pero es lo que hay. Cuenta además con una voz femenina cuya identidad desconozco (una tal Tessa Webb), que contribuye a que esto suene un poco más embarazoso. El saxofón y el "shoobidoobidoobido" tan cool de Fry no hacen nada por arreglarlo, tampoco.

Una de las pocas canciones que tiene una identidad propia, que es la de balada, es "All of My Heart", que aunque cuenta con elementos similares a los otros cortes del disco, están dispuestos de forma diferente. Aquí el falsete de Fry, cuando aparece, funciona. Los violines son tan exagerados como cabe esperar del año 82, y también cumplen.

"4 Ever 2 Gether" (no he encontrado un vídeo que no sea una mierda) es otra canción que me gusta, posiblemente por su poderoso estribillo, más que por su estúpido título a lo Prince, o por su extenso puente, en el que pasa poco más que un efecto vocal bastante horrible. Pero ese estribillo que llega después lo arregla todo: "Forgive and forget/for goodness sake/for love this strong/might make or break". Y hay referencias a Mahoma y todo.

El corte final en las ediciones originales es "The Look of Love (Part 4)". Prescindible, porque no aporta nada que no aporte ya la primera parte. Me consta que hay una tercera parte, y no sé si una segunda. En otros sitios, el último tema es "Theme from Mantrap", que tampoco es muy relevante por que es "Poison Arrow" adaptada para lo que parece una película de cine negro.

En fin: es uno de los pilares del new romantic. La producción es perfecta. Tiene muchísimo ritmo. Y singles solidísimos. Poco más que añadir.

--------------
LO MEJOR: Pues "The Look of Love", "Show Me", "Poison Arrow" y "All of My Heart". Y el bajo en general.

LO PEOR: Poca variedad. Y "Date Stamp", "Valentine's Day" y "Many Happy Returns" huelen un poco a relleno.

NOTA: ****. Un 8'25 alto.

NOTA ACTUALIZADA 2017: 23/30
--------------
Quixote

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...