domingo, 24 de febrero de 2013

Fleetwood Mac - Rumours (1977)


Fleetwood Mac es una de las bandas más cambiantes de la historia del rock. Tras una primera etapa blues, reverenciada actualmente, su guitarrista y genio principal, Peter Green, se marchó y el grupo pasó por un período de transición muy olvidable, con guitarristas y vocalistas que entraban y salían (cuatro en cinco años). Finalmente, llegaron a escena Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, pareja por aquella época.

Aprovecho este párrafo para hacer un inciso: traductores del mundo a los que se ha encargado pasar al español algo que tenga que ver con Fleetwood Mac: Stevie es mujer, Lindsey hombre. No sería la primera vez que leo un texto donde les cambian de género, y aunque lo entiendo, porque es cierto que son ambiguos, eso no quita que dichos traductores sean unos trabajadores incompetentes que no tienen ni puñetera idea del tema que están tratando.



El caso es que la llegada de estos dos al grupo ya formado por Christine y John McVie, marido y mujer, y Mick Fleetwood, supuso también su entrada al estrellato. Su primer álbum juntos, titulado "Fleetwood Mac" (como diciendo "ya hemos recuperado la identidad"), incluía fantásticas contribuciones de los dos nuevos miembros, como "Rhiannon" de Nicks o "I'm so Afraid" de Buckingham.

Y después... el horror.

Las dos parejas que configuraban el eje del grupo se desintegraron: los McVie se divorciaron y Nicks y Buckingham rompieron.Y también Mick Fleetwood (su mujer le puso los cuernos con su mejor amigo, es para enfadarse). El caso es que el ambiente no parecía el idóneo para trabajar todos juntos. Y no lo era: pese a que tenían que colaborar, había un distanciamiento casi total. Las canciones que salieron eran producto de estas tensiones, de las rupturas, incluso de algunos nuevos amores (Christine y su "You Make Loving Fun"; no me gustaría estar en el pellejo de John en este caso). Fue John el que dijo que esos temas sonaban como rumores, como cotilleos. De ahí el título.

Toda este contextualización es necesaria, porque tras saber todo lo mencionado, resulta totalmente increíble lo que salió de esas grabaciones. Entre otras cosas, cuarenta millones de copias vendidas, fuerzas como para seguir pese a todas las malas vibraciones... y un episodio de "Glee" más de treinta años después que yo personalmente me tomo como una ofensa.

En cuanto suena la primera canción, "Second Hand News", parece olvidársele a uno lo que debía estar pasando en aquel estudio de California. La canción es extremadamente jovial y desenfadada, y las voces de Nicks y Buckingham empastan a la perfección. De hecho, la letra hace pensar que han superado todos los problemas y que se llevan perfectamente pese a la separación. Cosa que era mentira, dadas las múltiples peleas que mantuvieron durante y después de la grabación.

"Dreams" es una de las varias canciones de los Mac, y más concretamente de Stevie, que suenan con bastante frecuencia en la radio y a la que presté atención muy tarde. Es una maravilla de principio a fin, superando por mil millas a la posterior versión de The Corrs. Aporta su visión sobre el fin de la relación, ligeramente más esperazadora que la de Buckingham, que aparecerá más tarde. Probablemente sea el punto álgido de Stevie Nicks como vocalista.

Lindsey nos demuestra su gran habilidad como guitarrista en "Never Going Back Again", una breve canción acústica en la que hace gala de una pulida técnica. Como curiosidad, decir que Buckingham no toca con púa, sino con los dedos, como otros grandes de la talla de Mark Knopfler o Mike Oldfield.

El segundo gran clásico es "Don't Stop", una canción que desde luego rompe con la dinámica anterior, con su mensaje optimista. Es pegadiza, muy digerible, y probablemente una de las canciones más conocidas del grupo, por lo menos por aquí. Me parece un tanto injusto, pero bueno.

Y me parece injusto básicamente porque la que tal vez sea la mayor joya del álbum y del rock comercial de los 70, "Go Your Own Way", apenas es reconocida. Tiene uno de los estribillos más estupendos de la historia, y un solo espectacular de Buckingham. Aquí es este el que nos da su punto de vista sobre su relación con Nicks, la que no se sintió precisamente contenta con esto de hacer públicos todos los trapos sucios. Pero es un temazo con mayúsculas.

El primer tema de Christine McVie aquí es "Songbird", una simple y sentida balada de piano en la que se baja un poco el ritmo del álbum, culminando con ella la cara A. La magnífica cara A, difícilisima de igualar.

Pero "The Chain" (si queréis alucinar en colores, esta versión en directo de 1982 es ideal) desde luego lo consigue. Es la única canción en la que aparecen acreditados como compositores los cinco miembros de la banda: cantada a partes iguales por Nicks y Buckingham, con coros de Christine, y unos John McVie y Mick Fleetwood más destacados que de costumbre. De hecho, el "outro" con ese increíble riff de bajo de John, es obra suya, y es probablemente la mejor parte de toda la canción, con un Buckingham apoteósico.

De las tres canciones cantadas por Christine en el disco, la mejor sin duda es "You Make Loving Fun". Es similar al "Dreams" de Nicks, en cierto modo, aunque no llega a tan altas cotas. Tiene un estribillo maravilloso, eso sí, de los mejores del álbum.

"I Don't Want to Know" es otro tema alegre con Nicks y Buckingham llevando la voz cantante a la vez, dando palmas y pasándolo bien pese a que la letra de nuevo es sincera sobre la relación; ese "you say you love but you don't know", de hecho, resume la cosa bastante bien.

La última aportación de Christine es "Oh Daddy", una canción excepcionalmente dramática, con algunos momentos de verdadera intensidad emocional. Es un buen tema, pero claro, palidece al compararlo con el resto de canciones.

El disco acaba con otro clásico del repertorio de Stevie Nicks: "Gold Dust Woman". Una Nicks, por cierto, que pese a su presencia mística y encantadora que hace que la veamos como un ser casi mágico, consumía una cantidad de drogas también extraordinaria (según algunas leyendas urbanas, no siempre a través de los orificios convencionales). De eso va, en parte, este tema siniestro, aunque la misma Nicks no se acuerde muy bien... El tema alcanza mucha fuerza hacia el final, poco a poco.

Como ya dije al principio, pese a ser un disco muy personal, la gente lo compró en masa, posiblemente por el desconocimiento del contexto y la facilidad con la que se escuchan estos temas. Es sin duda una obra maestra del pop, y al menos tres de los temas aquí presentes están entre mis favoritos de todos los tiempos, lo cual es algo destacable, al menos para mí. Sin duda merece al menos un par de ojeadas.

-------------------------------------
LO MEJOR: "The Chain", "Go Your Own Way" y "Dreams". Y luego, "You Make Loving Fun".

LO PEOR: Las otras canciones de Christine, "Songbird" y "Oh Daddy", son más flojas que el resto.

VALORACIÓN: 9/10.

NOTA ACTUALIZADA 2017: 27/30

Quixote

1 comentario:

  1. Veamos... Lo primero de todo, he de decir que este disco es el que más me ha gustado de cuantos he escuchado hoy. Y no era fácil lograrlo, porque me he escuchado dos joyas como son el "IV" de Toto y el "Little Earthquakes" de Tori.

    Estoy plenamente de acuerdo con todo o con casi todo. "The Chain" me ha encandilado (y en directo ya ni te cuento), y "Go Your Own Way" es otra joya... En cuanto a "Dreams", la tengo mucho cariño de haberla oído en la radio, aunque si me pides que decida entre esta o la versión de The Corrs no sabría decirte, porque le tengo muchísimo cariño a los hermanos irlandeses.

    Magnfíco disco y magnífico descubrimiento. Y gran artículo, claro está :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...